La chica que chillaba a Vara y no tenía que examinarse

Amanda Toro protesta ante Fernández Vara el 8 de junio. :: l.c./
Amanda Toro protesta ante Fernández Vara el 8 de junio. :: l.c.

Amanda Toro, 23 años, es habitual en las manifestaciones, estudia Filología, colaboró con IU y ha acudido a First Dates

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

El pasado 13 de junio Amanda Toro Blázquez cumplió 23 años, una edad superior a la de los estudiantes cuando pasan por la EBAU. Ella, que ya es universitaria, alumna de Filolofía en la Facultad de Filosofía y Letras en Cáceres, no ha tenido que repetir este año la antigua Selectividad, pero se ha convertido, sin embargo, en la imagen de referencia de la protesta de los más de 4.000 jóvenes extremeños que se han visto obligados a examinarse dos veces.

Su grito al presidente de la Junta de Extremadura a escasos centímetros de Guillermo Fernández Vara se convirtió en una potente imagen del enfado de los estudiantes contra los responsables educativos y políticos. También dividió a la opinión pública entre los defensores del derecho a expresar la indignación estudiantil, y quienes han visto en ese gesto un exceso lindante con la falta de educación.

Más información

Aunque no hubiese sucedido el problema de la EBAU, Amanda Toro tenía previsto acudir el pasado lunes al campus, donde el Rey Felipe VI iba a clausurar un seminario sobre Carlos V. Como miembro de la Asamblea Educativa de Cáceres, la joven y sus compañeros no han dejado ocasión de expresar su rechazo a las políticas educativas del PP, o posicionarse a favor del feminismo o la República. Ese viernes, además, los estudiantes parecían cargados de razón y ella también asumió ese testigo.

Nacida en la localidad pacense de Aceuchal, Amanda Toro es en cualquier caso una universitaria más en Cáceres. Deja ver sus inquietudes en redes sociales como aficionada la fotografía y a la poesía (en la ciudad ha participado en algunos micros abiertos) y comprometida con formaciones políticas como Coalición por Cáceres, la marca creada por la mayoría de la asamblea local que en su día abandonó Izquierda Unida. En las elecciones municipales de 2015 fue en el puesto número 20 e incluso llegó a dar ruedas de prensa. Todos los compañeros consultados expresan una buena opinión sobre ella. «Está siempre al frente y eso en tiempos de la Ley Mordaza se agradece», apuntan.

Lo está pasando mal

Amanda, sin embargo, ha preferido no contar su propia historia a este medio con el argumento de que son las luchas emprendidas y no su persona lo importante. Gente de su entorno reconoce que el impacto de esa imagen en las redes y los comentarios que la critican le han hecho «pasarlo mal».

Ella misma, en Facebook, rechazaba recientemente, con un texto encendido, las reacciones a esa foto. Con una prosa rica, reflejo de su gusto por la escritura, pide a sus seguidores en la red no amedrentarse. «Os pido que sonriáis, porque es miedo: miedo a que les hayamos perdido el miedo», asegura.

Amanda de hecho se ha manifestado a favor de las pensiones, contra la ampliación de la zona azul o la subida de las tarifas del autobús, pero también dedica tiempo a su blog 'La noia del semafor', donde incluye textos propios y fotografías. En Youtube recita uno de sus poemas junto a la interpretación de la canción 'De las dudas infinitas' de Supersubmarina que hace Marta Pavón.

Su reciente aparición el pasado mes de marzo en el programa de televisión 'First Dates', en Cuatro, abunda en el carácter desenfadado, según unos, o en su interés por ser el centro de atención, según otros, de esta joven, que le suelta a Carlos Sobera: «Las feministas también sabemos ligar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos