Cerca de 200 municipios extremeños acabaron el año pasado sin deuda con los bancos

Panorámica de Jerez, uno de los municipios más poblado que cerró 2017 sin deuda bancaria. /HOY
Panorámica de Jerez, uno de los municipios más poblado que cerró 2017 sin deuda bancaria. / HOY

Badajoz aumentó en 2,5 millones lo que debía y Cáceres lo hizo en 2,9; en cambio, Mérida la redujo en 9,3 millones y Plasencia en 2,2

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Algo más de la mitad de los municipios extremeños terminaron el año pasado sin deber nada a las entidades bancarias. El informe del Ministerio de Hacienda sobre la llamada deuda viva a 31 de diciembre de 2017 muestra que 196 municipios (127 de la provincia cacereña, 69 de la pacense) de los 388 de Extremadura acabaron con deuda cero. Se consolida así una tendencia ya avanzada al finalizar 2016. Entonces, la deuda bancaria de las entidades locales extremeñas cayó al nivel más bajo desde 2008, el primer año del que se dispone de información publica por parte de Hacienda.

En este panorama de reducción de deuda, sin embargo, aparecen tres ayuntamientos, los de Badajoz, Cáceres y Almendralejo con la dinámica contraria al terminar el año pasado. Sus números rojos con los bancos crecieron. Mientras, los dos consistorios con más deuda, los de Mérida y Plasencia, la redujeron de forma apreciable, sobre todo en el caso del de la capital de Extremadura.

La deuda viva incluye los datos facilitados por la Central de Riesgos del Banco de España sobre créditos financieros, valores de renta fija y otros productos, como operaciones con cargo al Fondo de Financiación a Entidades Locales.

Más informaicón

El año pasado, los municipios extremeño adeudaban 229,9 millones. De ellos, 137,3 correspondían a ayuntamientos de la provincia de Badajoz, y 92,6 a los del territorio cacereño. En 2016 la deuda bancaria se situó en 251,2 millones por lo que en un año ha bajado en 21,3 millones.

Los planes de ajustes firmados por los consistorios con Hacienda y las limitaciones de endeudamiento impuestas explican someramente este descenso de la deuda con los bancos. El superávit en las cuentas de los ayuntamientos y la imposibilidad práctica de destinarlo a otro asunto que no sea el de amortizar deuda lo explican con más detalle.

Algunos datos

21,3 millones menos en un año.
2016 acabó con una deuda viva de 251,2 millones entre todos los municipios. El año pasado terminó con 229,9 millones.
Municipios pequeños, deuda grande.
Hinojosa del Valle (500 vecinos) debía 3,2 millones; Torremejía (2.200 vecinos), 1,1; Cañaveral (1.000 personas), 1,3 millones;Plasenzuela (480 habitantes), 1,2 millones; y Madroñera (2.600 vecinos), 4,7 millones.
Diputaciones provinciales.
118.000 euros de deuda el año pasado. En 2016 fueron 6,2 millones.
Mancomunidades.
Sumaban 5,2 millones de deuda bancaria en 2016. El año pasado se rebajó a 4,2.

Entre los municipios más poblados hay dos sin deuda. Son Miajadas (9.773 vecinos) y Jerez de los Caballeros (9.445). El Consistorio de la localidad tomatera (el alcalde es Antonio Díaz, del PSOE) no tiene deuda con los bancos por segundo año consecutivo. Mientras en el caso del de la Sierra Suroeste (la alcaldesa es la socialista Virginia Borrallo) acumulaba una deuda de 1,3 millones en 2016. Un año después es cero.

Navalmoral de la Mata, con 16.400 habitantes, ha tenido una evolución positiva similar al jerezano. El Ayuntamiento que preside la socialista Raquel Medina ha pasado de 1,1 millones de deuda viva a 4.000 euros al 31 de diciembre de 2017.

En cambio, los dos municipios más poblados de Extremadura han presentado peores números. El Ayuntamiento de Badajoz que preside Francisco Javier Fragoso (PP) cerró con 16,5 millones de deuda con entidades financieras. En 2016 el dato era mejor, 12 millones. En todo caso, Badajoz aprobó hace unos días reducir su deuda en 10 millones.

Mientras, el Consistorio de Cáceres que gobierna Elena Nevado (PP) terminó 2017 con 23,3 millones de deuda con los bancos frente a los 20,4 con los que acabó el 2016.

Almendralejo empeoró igualmente sus números al finalizar el año. El Ayuntamiento que encabeza el popular José García Lobato tenía una deuda de 21,4 millones, un millón más que al terminar 2016.

Los casos de los ayuntamientos de Mérida y Plasencia, los dos más endeudados de Extremadura, siguieron el camino positivo.El emeritense (gobierno del socialista Antonio Rodríguez Osuna) acabó 2017 con 41,4 millones, 9,3 menos que como lo hizo en 2016. Por su parte, el placentino que preside Fernando Pizarro (PP) tenía con los bancos un agujero de 37,2 millones en diciembre pasado. En 2016 eran 39,4.

Por último el quinto municipio más poblado de la región, Don Benito, vio bajar su deuda de 5,5 a 3 millones. El descenso es más acusado aún si se mira que en 2016 debía a los bancos 8,1 millones.

Tres mil millones menos en el conjunto de España

Los datos del Ministerio de Hacienda indican que el año pasado el conjunto de municipios, diputaciones, entidades locales menores y mancomunidades españolas debían a los bancos 28.956 millones de euros. Esa cantidad significa un descenso de 3.130 millones respecto a lo que adeudaban al terminar el año 2016. De forma pormenorizada, mientras 2017 acabó con 23.700 millones de deuda viva por parte de los municipios, 2016 cerró con 26.183. También han visto amirorar sus números rojos con las entidades financieras las diputaciones provinciales y los cabildos insulares. En un año han pasado de deber 5.485 millones a 4.971. Por último, las entidades locales menores y las mancomunidades establecidas por todo el país han visto rebajar su deuda bancaria. El año pasado acabaron con 262 millones de deuda, frente a los 425 del año 2016.

 

Fotos

Vídeos