Los centros educativos de la región tendrán desfibriladores el próximo curso

Desfibrilador instalado en un instituto de la región. /HOY
Desfibrilador instalado en un instituto de la región. / HOY

La Junta prepara un convenio con las diputaciones para acometer la instalación de los equipos

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Todos los colegios e institutos de la región contarán con desfibrilador a partir del próximo curso. La Junta de Extremadura y las diputaciones provinciales están ultimando un convenio para afrontar estas inversiones, que aún están pendientes de valoración. Pero la intención es que no haya ningún centro que no disponga de estos equipos, que permiten salvar vidas en caso de ataques cardiacos.

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ha adelantado hoy que hay un principio de acuerdo con las diputaciones para costear esta mejora. Según indica la Consejería de Educación, «se está trabajando conjuntamente para que al inicio del próximo curso 2019-2020 todos los centros educativos estén al 100% cardioprotegidos».

Fernández Vara ha anunciado esta medida durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en el que se ha aprobado un decreto por el que se regula la instalación de desfibriladores externos automatizados en el ámbito no sanitario, así como la autorización para su uso, la formación asociada al mismo y un registro autonómico.

El objetivo de este decreto es regular la obligación de la disponibilidad de desfibriladores en determinados espacios donde coincidan una alta concurrencia de personas y exista la probabilidad de que ocurra una parada cardíaca. La Junta explica que, puesto que su utilización no requiere un diagnóstico clínico previo, son idóneos para su uso por personas ajenas a la profesión sanitaria.

Además de este asunto, el Consejo de Gobierno ha autorizado la convocatoria 2019 de las ayudas para incentivos agroindustriales con una dotación de 29 millones de euros. La inversión mínima será de 25.000 euros y la máxima de 20 millones de euros. El porcentaje de la ayuda variará entre el 21 y el 31% de la inversión, dependiendo del volumen y del tipo de empresa. Entre las novedades figura que tendrán puntuación extra los proyectos que se presenten en la comarca de Campo Arañuelo por el futuro cierre de la central nuclear de Almaraz.

Por último, se ha dado luz verde al Plan de Vivienda de Extremadura 2018-2021 y las bases reguladoras de las ayudas en la materia. Fernández Vara ha explicado que entre sus objetivos destacan reactivar el sector de la construcción, impulsar el mercado inmobiliario, facilitar la construcción de viviendas que se acomoden a las posibilidades económicas de determinados colectivos, especialmente los jóvenes, atender la demanda creciente de obras de mejora en viviendas usadas y permitir la vivienda accesible para personas con discapacidad.

El nuevo plan de vivienda cuenta con los programas de ayuda directa a la entrada; vivienda protegida autopromovida; fomento de obras en vivienda existente; fomento de la rehabilitación energética en la vivienda existente (PEEVE); ayuda a la conversión de espacios cerrados en viviendas; y ayuda al promotor de viviendas protegidas de nueva construcción. Asimismo, aunque se regirán por su normativa específica, se incluyen los programas de alquiler de viviendas y las ayudas complementarias al alquiler.