CCOO advierte de un repunte de agresiones a los vigilantes de seguridad en la región

CCOO advierte de un repunte de agresiones a los vigilantes de seguridad en la región

El sindicato achaca la situación a que no son considerados agentes de la autoridad

EFE

El sindicato CCOO ha alertado de un repunte de las agresiones y situaciones violentas que sufren los vigilantes de seguridad en la región, en línea con lo que ocurre en el resto del país, y ha pedido su consideración como agentes de la autoridad.

En declaraciones a Efe, el responsable de Seguridad Privada del sindicato en Extremadura, Antonio Pino, ha pedido a las administraciones que actúen ante estas situaciones, pues «deben atajarse».

Unas situaciones, advierte, que se producen «prácticamente a diario», por lo que considera que se debe actuar «con urgencia».

Según ha explicado, la problemática crece en los últimos tiempos, como se demuestra durante este año, en su opinión a causa de la «inacción» de las administraciones y de que la sociedad empieza a ver estas situaciones como algo normal.

En su opinión, el problema radica en que los vigilantes de seguridad no son considerados agentes de la autoridad, un reconocimiento que deberían impulsar las administraciones.

Aunque es el Estado quien debe legislar en este sentido, el responsable del sector en CCOO Extremadura considera que el Ejecutivo autonómico debe «presionar» al Gobierno central durante la próxima legislatura para «frenar» este problema.

Además, ha pedido una mayor actuación de las inspecciones de trabajo a este respecto.

Inspecciones

Según ha lamentado, «se ha perdido el respeto a los vigilantes de seguridad y se actúa contra ellos con total impunidad».

«Estas situaciones son consideradas hoy día como si fuera una agresión de una persona a otra en la calle», por lo que son consideradas meras faltas, de ahí que insista en la necesidad de considerar a estos profesionales agentes de la autoridad.

Para el representante sindical, «quedan muchas cosas por mejorar en el sector en la comunidad extremeña», entre ellas también el intrusismo que, según advierte, ha crecido en la región debido al incremento de las obras de construcción.

El sindicato quiere conocer si esta situación se produce «por falta de medios para acabar con ellas y prevenirlas, o si es por falta de interés».