La región expedirá un solo tipo de licencia para todas las modalidades de caza

Un cazador espera en su puesto en una finca del municipio de La Morera, en la comarca de Zafra. :: brígido/
Un cazador espera en su puesto en una finca del municipio de La Morera, en la comarca de Zafra. :: brígido

El PSOE registra en la Asamblea la propuesta de modificación normativa, pactada con el sector, y que incluye también rebaja de tasas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Licencia única de caza (y de pesca) frente a la decena de permisos existentes ahora; tasas más reducidas; autorización para la caza del jabalí al salto y una mayor facilidad para poder formar parte de las sociedades locales de cazadores. Estos son los puntos básicos que aparecen en la propuesta de modificación de la ley de caza y de tasas de Extremadura registrada ayer por el PSOE en la Asamblea regional. Los cambios saldrán adelante, presumiblemente, y son apoyados por un sector, el cinegético, que mueve 380 millones de euros cada año y ayuda también a fijar población en las zonas rurales.

«Son tres o cuatro cambios, pocos, pero transcendentales y demandados desde el sector cinegético», enfatizó José María Gallardo, presidente de la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza). Las modificaciones previstas gozan de un amplísimo acuerdo entre los cazadores.

El establecimiento de la licencia única para todas las modalidades, tanto para la caza como para la pesca, es una de las novedades básicas. «Va a suponer una simplificación administrativa brutal. De tener diez o doce licencias por cada modalidad a tener solo una es un cambio muy positivo», agrega Gallardo. Entre las licencias vigentes ahora están la de caza mayor, caza menor, con rehalas, con galgos y otros perros de persecución, con reclamo de perdiz macho, cetrería...

«Son pocos cambios pero transcendentales y cuentan con el consenso del sector cinegético» José María Gallardo Presidente de Fedexcaza

El portavoz parlamentario del PSOE, Valentín García, también destacó ayer que uno de los aspectos clave la propuesta de modificación legislativa es la reducción de la burocracia existente ahora en torno a la actividad cinegética y pesquera en Extremadura.

García concretó que se trata de simplificar la burocracia a la hora de tramitar permisos y gestionar cotos de caza dado porque la caza tiene una «notable importancia económica en Extremadura y no es incompatible con la preservación del medio ambiente».

Los cambios propuestos por el PSOE contemplan igualmente una bonificación del 10% en la tasa de la licencia de caza tanto para los cazadores menores de 25 años como para los cazadores que estén inscritos en la Federación Extremeña de Caza.

En cuanto a la pesca se contemplan bonificaciones del 25% para menores de 16 años y familias numerosas. Asimismo aparece el cambio, también a la baja, de dos tasas relacionadas con la posesión de aves de cetrería.

Impulso a sociedades locales

Del mismo modo, la renovada ley recogerá, por primera vez, el deber de custodia de las personas que transiten con perros por terrenos cinegéticos o zonas de seguridad. «Tienen que tener controlados a los perros», remarca el presidente de Fedexcaza.

Gallardo apunta que el reconocimiento de la modalidad de caza el jabalí al salto es otro de los puntos clave de la reforma de la ley. De esta manera, indica, se cumple con una demanda unánime en el sector y se favorecerá en zonas agrícolas y ganaderas el control poblacional de esa especie cuyo censo abultado propicia la propagación de la tuberculosis bovina.

Otro cambio legal que se incluye en la iniciativa del PSOE es que la superficie mínima para constituir un coto social pasa de las 250 hectáreas de ahora a las 400, equiparando así la superficie de un coto social con la que se establece para uno privado.

Por último, desde la Federación Extremeña de Caza se apunta un último aspecto muy positivo de la propuesta registrada en la Asamblea y pactada con el sector. Se refiere a que se suavizan los requisitos para pertenecer a las sociedades locales de cazadores. Hasta ahora rigen unas condiciones muy restrictivas para pertenecer a a ellos para los que siendo de una localidad determinada no viven ahí o no nacieron ahí.

A partir del cambio que se concrete próximamente en el Parlamento extremeño, podrán formar parte de esas sociedades los cazadores que sean naturales del municipio donde se asiente o tengan vecindad administrativa.

Del mismo modo los que sean propietarios de los terrenos que formen parte del acotado y los que sean parientes con los anteriores por consanguinidad o afinidad en primer y segundo grado.

Los cambios en la nueva ley de caza de Extremadura entrarán en vigor, si las previsiones de tramitación parlamentaria se cumplen, a lo largo del primer trimestre del próximo año.

 

Fotos

Vídeos