El Catastro detecta 3.000 piscinas en la región que no habían sido declaradas

Conjunto de chalés con piscina en una urbanización. ::/HOY
Conjunto de chalés con piscina en una urbanización. :: / HOY

La revisión iniciada hace seis años en todos los municipios de Extremadura acaba con 143.998 inmuebles regularizados

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La Gerencia del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, concluye el proceso de regularización de inmuebles rústicos y urbanos iniciado en el año 2013. Los 388 municipios de Extremadura (el último ha sido la capital regional, Mérida) han sido analizados en ese procedimiento iniciado de oficio por el Gobierno. Esta actuación ha conseguido regularizar 143.998 inmuebles en la comunidad autónoma. Entre ellos, 3.009 piscinas.

Más información

La regularización catastral, aprobada por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pretende incluir las ampliaciones, reformas u obras nuevas que debían haber sido declaradas en el momento de su finalización pero no se hicieron por parte de los dueños de los inmuebles.

El uso de fotos por satélites, drones y visitas presenciales son algunos de los métodos que se han utilizado para detectar un cuarto de baño nuevo, una ampliación de una nave de aperos, una piscina o un nuevo techo de una edificación, sea rústica o urbana. Cambios acometidos en los inmuebles pero no comunicados a la Administración.

De esta forma se ha actualizado el catastro y, como es evidente, las administraciones han aumentado sus ingresos por distintos impuestos, no solo el IBI, sino también por el de Sucesiones, Plusvalías o Transmisiones Patrimoniales.

Datos

Inmuebles regularizados.
Desde el año 2013, la Dirección General de Catastro ha regularizado 143.998 inmuebles en la región, 81.476 en la provincia de Badajoz y 62.522 en la de Cáceres.
Rústicos y urbanos.
99.069 de los inmuebles actualizados en el conjunto de la región son urbanos; 44.929 son rústicos.
Nuevas construcciones y ampliaciones.
Copan el mismo porcentaje (39%) de lo que ha sido objetivo de revisión para regularizar los inmuebles. En un 18% de los casos ha sido por reformas y cambios de uso.
Todos los municipios.
Los 388 de la región se han sometido al escrutinio de Catastro en los últimos seis años. El último ha sido Mérida. Su proceso terminó el pasado 31 de diciembre.

Catastro no ha ofrecido a este diario lo recaudado con esta regularización en el conjunto de la región. Hace un año, el sindicato Gestha (Técnicos del Ministerio de Hacienda) calculó a HOY que podía suponer un 2% los ingresos anuales del IBI provenientes de la recaudación extraordinaria del Gobierno en este asunto.

Del mismo modo la Administración ha obtenido ingresos a través de una tasa de 60 euros por cada uno de los inmuebles objeto de regularización. Es el coste que entiende el Ministerio que suponía el trabajo de la empresa seleccionada para actualizar el inmueble.

Esa cantidad ha debido ser abonada por quien tenga la condición de sujeto pasivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en el ejercicio en el que se haya iniciado el procedimiento de regularización.

Además del pago de esta tasa, la revisión ha implicado una actualización de los valores catastrales, lo que tiene incidencia en el pago de ciertos impuestos, como el IBI. Los ayuntamientos son los principales beneficiarios.

Variaciones en las provincias

Según los datos publicados por la Dirección General del Catastro, el procedimiento de regularización ya ha culminado en los 388 municipios de Extremadura, 223 de la provincia cacereña y 165 de la pacense. En Mérida se inició en último lugar porque en la capital extremeña se hizo revisión catastral reciente, en el año 2015.

Los trabajos desarrollados desde 2013 han permitido actualizar los casi 144.000 inmuebles citados en Extremadura. La mayoría, 99.069, son urbanos mientras que rústicos han sido 44.929.

En cuanto a las características de los inmuebles revisados, el 39,95% corresponde a ampliaciones y rehabilitaciones; el 39,42% a nuevas construcciones y el 18,53% a reformas y cambios de uso.

La estadística de Catastro recoge una cuarta tipología a contabilizar: piscinas. Han salido a la luz 3.009 en Extremadura, un 2,09% del total de inmuebles estudiados.

Si se analizan los datos por provincias hay variaciones significativas. En el territorio pacense la mayor parte de los expedientes concluidos, el 52,9% del total, ha sido por ampliaciones y rehabilitaciones, y en el 24,9% de los casos por nuevas construcciones.

Sin embargo, en territorio cacereño ha predominado la regularización por nuevas construcciones. Han supuesto la mitad, el 50,1% del total mientras que los casos de ampliaciones y rehabilitaciones han alcanzado al 30,2% de los expedientes.

Por su parte, las actuaciones por declaración de nuevas piscinas han significado el 2,3% y 1,9% de los casos en los inmuebles de la provincia de Badajoz y en los de Cáceres, respectivamente.

El Catastro ha rastreado desde 2013 un total de 6.331 municipios españoles, el 83% de los existentes. Todos menos los de las comunidades forales de País Vasco y Navarra. A mediados de 2016 trascendió que, hasta entonces, había encontrado aproximadamente más de un millón y medio de inmuebles irregulares.