Los candidatos a dirigir el PSOE confrontan estilos en un debate fallido

Eva Pérez, Enrique Pérez y Fernández Vara antes de iniciar el debate en la sede de Mérida/. :: brígido
Eva Pérez, Enrique Pérez y Fernández Vara antes de iniciar el debate en la sede de Mérida / . :: brígido

Poco más de 600 personas siguieron en sus picos más altos un encuentro destinado a los 10.000 militantes en la región

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El PSOE extremeño tiene más de 10.000 militantes. El debate que se celebró ayer entre los tres candidatos a ocupar la Secretaría general en las elecciones que se celebrarán el próximo domingo llegó en sus picos más altos a 615 espectadores. Probablemente no era ni el día (en pleno mes de julio) ni la hora (a las 17.30) ni el formato (emisión a través de Internet) más propicios, pero lo cierto es que despertó menos interés del esperado.

Tampoco contribuyó el contenido, con más exposiciones individuales que verdaderos cambios de impresiones, a pesar de que el encuentro estuvo bien diseñado, con intervenciones cortas para favorecer el diálogo y un buen papel del moderador. Aun así, los enfrentamientos directos fueron contados y en ocasiones era más interesante seguir los comentarios de los internautas, en los que se apreciaban las tensiones de un partido dividido en torno a cuestiones como el apoyo al Gobierno del PP para aprobar los Presupuestos del Estado.

Más información

En líneas generales, el resultado fue el esperado, con cada candidato exhibiendo sus virtudes y sus carencias, que en realidad son las dos caras de una misma moneda. Enrique Pérez se presentó como el candidato de las bases y demostró que puede ser una alternativa, pero tiene en contra su falta de experiencia. Guillermo Fernández Vara exhibió su conocimiento del cargo de secretario general y de presidente de la Junta, pero le echaron en cara que eso es lo que le aleja de la militancia. Y Eva María Pérez mostró una vía intermedia por parte de quien ha sido consejera y afiliada de base, pero precisamente por eso no representa ni la continuidad ni la novedad.

«Es preferible que haya dos cabezas a un partido sin cabeza» eva maría pérez

En un primer bloque, quizá el más interesante, se abordó el modelo de partido. Fernández Vara expuso que no cree en la bicefalia en el ámbito estatal y regional, de modo que considera que el secretario general debería ser también candidato a presidir el gobierno correspondiente. Enrique Pérez propone lo contrario, ya que considera que el partido necesita plena dedicación. También planteó que ningún político socialista esté más de doce años en un mismo cargo. Por su parte, Eva Pérez pidió un cambio de rumbo para evitar la pérdida de militantes y votantes y recordó que en ocasiones el PSOE ha contado con dos líderes. «Es preferible que haya dos cabezas a un partido sin cabeza», afirmó.

En cuanto a la participación de la militancia y la promoción de la igualdad, Fernández Vara planteó que una vez al año el presidente de la Junta y los consejeros expliquen su labor ante el comité regional y que los militantes participen en la preparación del debate sobre el estado de la región que se celebra en la Asamblea. Para Enrique Pérez, «difícilmente se puede participar si las agrupaciones están abandonadas», con algunas en manos de gestoras y otras sin sede. También apostó por mejorar la igualdad a través de la educación y echó en cara a sus dos oponentes los malos datos en el informe PISA. Por su parte, Eva Pérez incidió en una de las banderas de su candidatura, la promoción real de la igualdad dentro del PSOE, y recordó a Fernández Vara que en su ejecutiva regional hay una secretaría vacante sobre este área.

«Es difícil participar si las agrupaciones están abandonadas» ENRIQUE PÉREZ

Dentro de este bloque, así como prácticamente en todo el debate, planeó la sombra de la posición de cada candidato ante la nueva dirección nacional del partido. Enrique Pérez, quien en buena parte del debate llevó la iniciativa, se mostró como el único que ha apoyado a Pedro Sánchez, recordó a Fernández Vara su apuesta por Susana Díaz y acusó a Eva Pérez de no definirse hasta que se ha conocido el resultado. Uno y otro eludieron el tema y se mostraron a favor de sumar esfuerzos para tener un PSOE unido.

Presente y futuro de la región

En la segunda parte se abordaron las posiciones sobre el papel del PSOE en la Extremadura del futuro. En este caso, las intervenciones fueron más inconexas, con cada candidato hablando en ocasiones de cosas distintas y mezclando propuestas para dirigir al partido con otras más parecidas a medidas de gobierno.

Enrique Pérez fue el encargado de abrir las intervenciones. Afirmó que Extremadura no aprovecha sus recursos en materias como el turismo y las renovables y pidió mejorar la atención a la dependencia. Eva Pérez planteó invertir en pequeñas localidades y tomar medidas para evitar la fuga de jóvenes; y propuso una voz firme desde la región contra el desafío separatista catalán, «un discurso reconocible por nuestra gente». Y Fernández Vara sugirió ensalzar la educación, asegurar la financiación de la sanidad, mejorar los servicios a los mayores y aprovechar la riqueza del patrimonio natural y la economía verde.

«Mi objetivo es que ayudemos a Pedro Sánchez a ganar en España» Guillermo Fernández Vara

Cada aspirante tuvo dos minutos para su discurso final. Fernández Vara recordó su bagaje y afirmó que su objetivo es «que ayudemos a Pedro Sánchez a ganar en España». Enrique Pérez insistió en su desprofesionalizar la política y expuso sus dudas sobre la posición de sus oponentes ante la nueva dirección del PSOE. Y Eva Pérez incidió en recuperar un partido de izquierdas que respete los deseos de la militancia.