La campaña de recogida de fruta en Extremadura no podrá tener cupos de extranjeros

El calor de la última semana está haciendo que la fruta madure antes. :: /HOY
El calor de la última semana está haciendo que la fruta madure antes. :: / HOY

Los trámites para las contrataciones deben hacerse con tres meses de antelación y todavía no se ha hecho ninguna solicitud

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

Extremadura tiene 8.872 parados en el sector agrario según los datos del Servicio Estatal Público de Empleo (Sepe) relativos al pasado mes de abril, su último resumen estadístico publicado. Es esta información que maneja el Sepe y que aportan las comunidades autónomas las que tiene en cuenta el Ministerio de Trabajo para valorar la necesidad de tramitar la llegada de contingentes de trabajadores extranjeros a una determinada provincia. «Es muy difícil que con los niveles de paro que tenemos en Extremadura se aprueben contrataciones colectivas fuera de España», dice Catalina García, representante de UPA-UCE en la comisión de Flujos Migratorios, que es ante la que se deben hacer las solicitudes.

Dicha comisión se reunió por última vez en febrero y en ella se informó a las organizaciones agrarias y a los sindicatos de la entrada en vigor, en diciembre de 2018, de la nueva orden que regula la gestión de estas contrataciones en origen.

El motivo de tratar con tanta antelación la posibilidad de recurrir a mano de obra extranjera en las campañas agrarias se debe a que la ley marca que la presentación de las solicitudes, en caso de que sean empleos de carácter temporal, se debe hacer con tres meses de antelación respecto al inicio de la actividad laboral.

Por el momento, la Delegación del Gobierno no ha recibido ninguna solicitud, por lo que todo apunta a que la campaña de recogida de fruta –que se inició a finales del mes de abril y se prolongará hasta septiembre– no va a contar con cupos de trabajadores extranjeros.

Es cierto que existe la posibilidad de que se admitan a trámite solicitudes con una antelación inferior, siempre que la oficina de extranjería competente lo considere oportuno. Sin embargo, es difícil que suceda en Extremadura donde los agentes del sector ni siquiera están de acuerdo en la necesidad de hacerlo.

Los sindicatos entienden que hay suficientes trabajadores en situación de desempleo en la región para cubrir las necesidades laborales del campo extremeño. La última Encuesta sobre Población Activa (EPA) cifró en 20.300 las personas sin empleo en el sector primario. «No existe ninguna oferta de empleo en el Sexpe para trabajadores autóctonos», asegura Laura Méndez, responsable del sector agrario de UGT en Extremadura.

Por el contrario, los productores creen que serán necesarios unos 40.000 trabajadores hasta el mes de septiembre. «Existen dificultades para encontrar mano de obra y las próximas dos semanas serán más problemáticas porque con el calor la fruta está madurando antes», en palabras de Miguel Ángel Gómez, gerente de la Asociación de Fruticultores de Extremadura (Afruex), algo en lo que coinciden los representantes de las organizaciones agrarias. «Llevamos varios años en los que se nota la escasez, pero la situación se está agravando», expresa Juan Metidieri, presidente de Apag en la región, que informa que desde su organización están en conversaciones con la Delegación del Gobierno para valorar si se puede realizar la solicitud de cupos de trabajadores extranjeros antes de que finalice la presente campaña.

Por su parte, Ignacio Huertas, secretario general de UPA en Extremadura, cree que es difícil que este año se puedan completar los trámites y que siempre deben hacerse garantizando que no se quede ningún extremeño sin acceder a un puesto de trabajo.

Desde Afruex consideran conveniente que se tengan en cuenta estas circunstancias de cara a las próximas campañas y se analice con tiempo la posibilidad de hacer las solicitudes.

Antes de iniciar los trámites para la contratación en otros países, los empleadores deben presentar ofertas de empleo para las campañas en el servicio público regional, el Sexpe en este caso. A partir de ahí, si se detecta que no hay demandantes suficientes, se podrá poner en marcha el procedimiento.

Alojamiento digno

Entre las condiciones que los empresarios deben cumplir están organizar el viaje de ida y vuelta de los trabajadores entre sus países de origen y España y costear el primero de ellos, así como los gastos de los desplazamientos entre el punto de entrada en nuestro país y su lugar de residencia en Extremadura. Igualmente, deberán poner a disposición de los empleados un alojamiento digno durante la vigencia del contrato. Y, por supuesto, tienen que hacer frente a los salarios según marca la ley. «Es complicado que a los dueños de las explotaciones les salga rentable», aporta García, que apunta hacia que en Extremadura no hay campañas tan largas que hagan que los costes terminen compensando.