Cáceres ama, come, reza y vota

El diputado del PP Carlos Floriano ayuda a sacar el paso de los Estudiantes en la Semana Santa de Cáceres de 2012. :: HOY/
El diputado del PP Carlos Floriano ayuda a sacar el paso de los Estudiantes en la Semana Santa de Cáceres de 2012. :: HOY

En la región, será difícil llenar los mítines previos al domingo electoral de Quasimodo

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Cáceres ama, come, reza y vota. ¡Vale! ¿Pero qué va primero, la votación o la devoción? La que pasa por ser la ciudad más levítica y tridentina de la región (en Cáceres, las directrices de Trento sobre la expresión pública de la religión son sagradas) se va a enfrentar durante la inminente campaña electoral, que coincidirá con la Semana Santa, a dilemas que la pueden dislocar. Entre un mitin de Vox y la procesión del Cristo de las Batallas, ¿qué escogemos? ¿Qué hacer si coinciden Casado en el Serrano Macayo y la Esperanza en San Juan? ¿Voy al mitin matinal de Rivera o cargo con los Estudiantes? ¿Debe un concejal socialista ausentarse del supremo cortejo del Santo Entierro para ir a escuchar a Pedro Sánchez a la plaza de toros?

Se libran de la duda el Nazareno, la procesión del 'Espiri' y el Cristo Negro porque a esas horas, entre la medianoche y el amanecer, ningún político en sus sano juicio da un mitin, pero como lo que nos espera está tan fuera de lógica, cualquiera se fía de que cuando volvamos de la procesión de la madrugada no esté Pablo Iglesias impartiendo doctrina en la churrería de San Blas, la de los churros de 24 centímetros, los más largos del mundo.

En las cofradías y hermandades de Cáceres, militan 13.000 acólitos. Sumando los afiliados a partidos, sindicatos, clubes sociales, equipos deportivos, asociaciones culturales y de vecinos y cuanta sociedad puedan imaginar, no llegan a esa cantidad ni por asomo. Entonces, ¿cómo compaginar campaña y desfiles procesionales? En Cáceres, hay una memoria electoral a flor de piel y nadie olvida que un mal paso dado por los socialistas en una subida de la Virgen de la Montaña les hizo perder la alcaldía.

La primera semana de campaña, mítines a tutiplén en la España llena y laica y la segunda semana, mítines en la España vacía y capillita

Desde entonces, el socialismo local pone el grito en el cielo cada vez que se olvida poner a la Santísima Virgen en la medalla oficial o se sospecha cualquier menosprecio a la patrona, entroncando así con una tradición ancestral que viene de cuando la UGT, en tiempos de la II República, la afilió al sindicato para poder aplazar una asamblea e ir a acompañarla.

La campaña electoral va a coincidir en toda España con la Semana Santa y eso obligará a organizar un calendario de mítines en dos tandas: la primera semana, actos a tutiplén en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña, Baleares, Valencia, Madrid y Canarias, la España llena y laica. La segunda semana, a tope en el resto: la España vacía y capillita, donde las procesiones marcan la agenda y conmueven los corazones, hasta el punto de que el político que sea acusado de despreciar los cortejos acabará en el limbo de los derrotados.

En Cáceres, hay una ley no escrita, pero que siempre se cumple, de que los partidos tienen una cuota femenina, una cuota juvenil y una cuota cofrade a la hora de confeccionar sus listas de candidatos. Y no es difícil cumplirla porque en las 16 cofradías y hermandades de la ciudad hay donde escoger. Si a las de Semana Santa, sumamos la cofradía de la Virgen de la Montaña, entonces lo de votar y rezar resulta indisoluble.

De todas maneras, lo de este año va a ser muy serio y el rezo se va a colar en la campaña sí o sí. Porque en Cáceres no solo habrá coincidencia entre la Semana Santa y los mítines, es que después, la semana siguiente, se celebra la fiesta del patrón, San Jorge, y la bajada de la Virgen de la Montaña. Y si nos vamos a la provincia, entre el Chíviri, los caballos de Arroyo, el Sermón de Ceclavín, el domingo de los tiros en Zarza la Mayor... Ya me dirán qué tiempo queda para la campaña si solo el lunes es fiesta grande en 36 pueblos de Cáceres y el martes hay romería en cinco. Sumemos La Carrerita en Villanueva, las fiestas de San Marcos (25 de abril) en 13 pueblos extremeños, la fiesta de la chanfaina el último domingo de abril en Fuente de Cantos y las romerías tradicionales del día de la votación, conocido como el domingo de Quasimodo (romería en Fregenal y Plasencia). Desde luego, no me gustaría nada ser organizador de mítines.