Buenas noticias que son noticia

Buenas noticias que son noticia
ANTONIO TINOCO

Si jugara con ustedes a adivinar qué información creen que ha sido la más leída en la edición digital de HOY de los últimos días me atrevo a asegurar, a pesar de que muchos de ustedes la hayan leído, que la mayoría no acertaría. Unos dirían que esa noticia es de contenido político y quienes optaran por esa respuesta estarían asistidos por una cierta lógica habida cuenta de que los periodistas hemos insistido estos días en informar con pormenor sobre cualquier cosa que tenga que ver con las negociaciones de los partidos para nombrar alcaldes. Además, en esta ocasión las propias negociaciones han sido tan sorprendentes que hasta hubieran resultado divertidísimas si nuestros queridos representantes hubieran estado jugando (y lo que te rondaré, porque en ciudades como Badajoz aún siguen), con cosas de poca importancia.

Otros dirían que esa noticia tan leída tendrá relación con el mundo del cotilleo, y también se sentirían apoyados por la experiencia que muestra que cuando se juntan una celebración y un famoso el interés de la gente se dispara. Y en los últimos días hemos tenido un acontecimiento de esa naturaleza elevado al cubo: la boda por todo lo alto de dos celebridades, Sergio Ramos y Pilar Rubio, acompañados a su vez por decenas y decenas de amigos, tan conocidos como los contrayentes.

Pues nada de política ni cotilleo. La información más leída, la que ha mantenido un sostenido interés desde hace once días (se publicó el pasado día 14), es un gozoso baño de realidad para los políticos, para los futbolistas y presentadoras de televisión que pasan por la vicaría y también para los periodistas que creemos saber lo que interesa a los lectores: lo más leído ha sido la información sobre las dos estudiantes extremeñas que han conseguido un 14 (es decir, lo máximo posible) de nota de acceso a la Universidad. Sacar un 14 de nota de acceso a la Universidad significa que en las pruebas de la EBAU, la antigua Selectividad, han sacado también un 14 y que la nota media que tenían de los dos años de Bachillerato era un 10, igualmente lo máximo. Es la historia de la perfección de Alicia Barroso Soto, del Instituto Carolina Coronado de Almendralejo, y de Cristina Sánchez Fernández-Freire, del Instituto Santa Eulalia de Mérida, dos muchachas de 17 años que quieren estudiar Matemáticas y Física y Diseño Industrial e Ingeniería Mecánica y que desde que el periodista Álvaro Rubio lo publicó, su ejemplo de inteligencia y tenacidad, y de la naturalidad con que lo explican, ha venido cautivando a decenas de miles de lectores.

Los periodistas, en nuestra ignorancia, hemos otorgado a políticos y famosos el derecho a representar toda la realidad

Este hecho destierra el tópico, tan arraigado como todos y tan falso como muchos, de que las buenas noticias nunca son noticia. Y sobre todo demuestra que la vida está en alguna parte distinta de la que los periodistas creemos -y a veces pretendemos- que está: en rincones insospechados a los que les damos, en nuestra ignorancia, una importancia secundaria frente a la de políticos y famosos, dos especies a las que les hemos otorgado el derecho a representar toda la realidad.