«Con el bucle es como si les susurraran al oído con una voz muy clara»

«Con el bucle es como si les susurraran al oído con una voz muy clara»

M. Á. M. MÉRIDA.

Raúl Ordóñez es Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones e instalador oficial de los bucles magnéticos de la Federación Extremeña de Discapacitados Auditivos Padres y Amigos del Sordo (FEDAPAS). La instalación de estos dispositivos comenzó, según explica, por los Hospitales de Mérida (3) y Tierra de Barros (2), ampliando también su campo de acción a los de Llerena (1) y Zafra (1). Queda pendiente de instalar en los de Coria y Navalmoral de la Mata. Concretamente en las consultas de otorrino.

«Cualquier persona que tenga una discapacidad auditiva y sea usuario de audífono o implante coclear se puede beneficiar de este sistema. Lo que realiza es una inducción directamente del sonido de alta calidad al audífono, quitándole todo la reverberación (que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo) y el ruido de fondo, filtrando lo que realmente interesa escuchar».

También detalla que esos sistemas no interfieren con ningún dispositivo de las consultas donde se instalan.

Ordóñez relata que, según cuentan los propios beneficiarios de estos bucles, el sistema les permite «escuchar un sonido como si le estuviesen susurrando al oído con una voz muy clara y sin ningún ruido de fondo».

El precio de estos dispositivos, según indica, oscila entre los 500 y los 3.000 o 4.000 euros.

 

Fotos

Vídeos