Las 'bellas durmientes' de la literatura, a estudio en una tesis de la Uex

Las 'bellas durmientes' de la literatura, a estudio en una tesis de la Uex

El alumno de posgrado Francisco Javier Jiménez Bautista ha obtenido un 'cum laude' por su análisis

EUROPA PRESS

La Universidad de Extremadura ha calificado 'cum laude' una tesis del alumno de posgrado Francisco Javier Jiménez Bautista en la que rinde un homenaje a las historias que se aprenden de niño al escuchar cuentos de hadas como el de 'La bella durmiente', haciendo referencia a la «imagen» que el lector tiene en la cabeza de dichas historias.

Con la tesis 'Mujeres dormidas en la literatura. Estudio Tematológico', que está dentro del programa de doctorado 'Lenguas y Culturas' de la UEx, Jiménez Bautista «ha realizado un análisis de la escena de mujeres dormidas» y ha definido el término «escena» desde «La Tematología», que se refiere «tanto al estudio comparado de temas y mitos literarios como a la investigación teórica sobre los mismos».

El origen de la investigación «está en la comparación de textos líricos y narrativos y en el análisis de personajes como objeto de contemplación», unos textos que «tienen en común la figura de la mujer dormida y el sujeto que las contempla», informa la UEx en una nota de prensa.

Asimismo, ese acto «se convierte en devoción porque el amante la ve como otra, lo que desencadena una serie de elementos reiterados en torno a la descripción de la dormida», como luminosidad, respiración y el cabello, y en torno al contemplador, síndrome de Tántalo y angustia«.

En palabras del autor, «el amante contempla a su amada como si fuera un acto religioso, el erotismo contenido provoca en la escena un ambiente solemne y ritual. La contemplación lleva al amante a un estado de incertidumbre sobre su propio yo, el sueño es el motor de una reflexión casi metafísica».

Análisis de la tesis

Por otra parte, este análisis destaca que en el cuento, la bella durmiente del bosque se despierta cuando el príncipe la «salva del sueño con el beso», pero realmente «no es lo que sucede en los textos analizados», pues «el sueño ejerce un poder sobre el contemplador que le impide despertar a la mujer» y «la ausencia del beso sitúa a los contempladores en un escenario donde piensan, reflexionan y se atormentan al verse fuera del sueño de la amada».

Así, la escena de dormidas «se erige como ejemplo del concepto teórico de escena» y «comprende un conjunto de motivos reiterados en torno a un eje temático y que funcionan solidariamente como si fueran un sistema, protagonizado por personajes y que tiene unidad de espacio y tiempo reducido».

Además «la escena ha de ser universal», ya que «transita por géneros literarios, lenguas y movimientos, adaptándose a las modas y estilos del momento», así como «por otras expresiones artísticas como la pintura y la escultura», según ha comentado Jiménez Bautista.

En cuanto al corpus de dormidas, investigado por Francisco Javier Jiménez Bautista, «es muy amplio», pues entre los textos narrativos, el autor «destaca la novela del nobel japonés Yasunari Kawabata, 'La casa de las bellas durmientes', en la que la contemplación del sueño es el eje central del relato», y «como homenaje a esta, Gabriel García Márquez escribe 'Memoria de mis putas tristes'.

De la misma forma, como ejemplos de escenas, que forman parte de novelas o relatos, Jiménez Bautista resalta 'La piel de zapa', de Honoré de Balzac, y 'Los muertos', de James Joyce, ya que «en ellas, la escena está viva», además según apunta el investigador «las últimas novelas de Mario Vargas Llosa y de Luis Landero también contienen escenas de dormidas».

En cuanto a los textos líricos que mejor representan la esencia de la escena de dormidas, se encuentran el poema Berceuse, del 'Diario de un poeta recien casado', de Juan Ramón Jiménez, y 'Amorosa anticipación', de Jorge Luis Borges, pero también hay otros en obras de Octavio Paz, Vicente Aleixandre, Pedro Salinas, Goethe, Propercio, Stéphane Mallarmé o Julio Cortázar, y cabe destacar que en su tesis, Jiménez Bautista «cita más de cincuenta poemas» pero, según sus palabras, «esa lista no para de crecer».

Para finalizar, y como conclusión personal del autor a su estudio, ha añadido que «los novelistas escriben sobre la vida y sus experiencias, pero las revisten con literatura» pues «los escritores son lectores y verbalizan sus experiencias con clichés aprendidos».

Así, el análisis de los textos de dormidas «demuestra que el germen de la escena puede estar en una experiencia vivida, pero el autor o autora la visten con los mismos ropajes que han leído y aprendido, a veces, sin tener una intención expresa» y deja ver que «la tradición es más potente que la vida a la hora de escribir».

Temas

Uex
 

Fotos

Vídeos