BBVA Research prevé que la región crecerá un 2,4% este año

José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA, y el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso./Brígido
José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA, y el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso. / Brígido

La entidad destaca que Extremadura será la comunidad con el mayor crecimiento del PIB per cápita

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La economía extremeña crecerá un 2,4% este año y un 1,9% el próximo, lo que permitiría crear 13.000 nuevos empleos. Así lo estima BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad financiera, que esta mañana ha presentado su informe Situación Extremadura.

El estudio señala que el Producto Interior Bruto (PIB) regional creció el pasado año un 2,6%, cinco décimas más que en 2017. «De este modo, la economía extremeña no se habría visto afectada en 2018 por la desaceleración generalizada que se observó en el conjunto de España», añade BBVA Research, que achaca este dinamismo al mantenimiento del crecimiento del consumo privado y a un aumento del consumo y la inversión pública.

La entidad destaca que el gasto de los hogares mantuvo estable su crecimiento y que la inversión en vivienda siguió recuperándose, aunque los precios se estancaron, lo que contrasta con el aumento a nivel nacional. Asimismo, recalca la pujanza del turismo y que la licitación de obra pública volvió a aumentar en 2018.

En este contexto, las previsiones para el bienio 2019-2020 son favorables, aunque la tendencia es de una desaceleración moderada, en línea a lo esperado para el conjunto de España. A esto contribuirá la incertidumbre política por el escenario electoral.

El estudio destaca que diversos factores siguen contribuyendo al dinamismo de la economía de la región. El impulso derivado del aumento de salarios públicos y de las pensiones, así como el incremento del salario mínimo, contribuirán a aumentar la renta disponible de los hogares y sostener el consumo a corto plazo. «Extremadura será una de las regiones más favorecidas por esas medidas de incremento del gasto público y dinamización de la renta de los hogares», añade.

Sin embargo, aunque es posible que a corto plazo el aumento del salario mínimo permita un incremento del consumo, a la larga BBVA prevé que tendrá efectos negativos sobre el crecimiento y la creación de empleo «en la medida en que no venga acompañado de medidas que ayuden a mejorar la productividad».

Por ese motivo, BBVA Research prevé que la economía extremeña crecerá un 2,4% este año (como la media nacional) y un 1,9% el próximo (una décima por debajo del promedio previsto para el país). Con esto, el PIB per cápita crecerá en torno al 2,7% anual en el periodo 2017-2020, lo que situará a la comunidad autónoma como la región con mayor crecimiento en este índice. Algo a lo que contribuirá la caída de población.

En cualquier caso, aunque la tasa de paro podría rondar el 21,2% a finales de 2020, aún estaría casi seis puntos por encima de la que había en 2008 y el empleo 4,5 puntos por debajo de ese año. Además, «la elevada proporción de jóvenes que ni estudian ni trabajan y el significativo nivel de temporalidad implican que la recuperación puede ser desigual y no inclusiva».