Baja el número de hogares extremeños con problemas para llegar a fin de mes, pero aún son el 57%

Oficina del paro en Mérida. :: HOY/
Oficina del paro en Mérida. :: HOY

Más de un 15% de las familias tuvieron a todos sus miembros en paro en el año 2017, según el Instituto de Estadística de Extremadura

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

Más de la mitad de las familias extremeñas tienen problemas económicos para llegar a fin de mes, según los datos del estudio Hogares de Extremadura 2017, que publicó ayer el Instituto de Estadística de la región.

Pese a que el porcentaje en la comunidad (57,1%) está por encima de la media nacional (52%), la evolución en los dos últimos años es positiva. Desde 2015, cuando la cifra fue del 66,1%, se ha reducido en nueve puntos porcentuales el número hogares que presentan complicaciones económicas. La publicación diferencia entre los grados de dificultades y Extremadura tampoco sale bien parada. Mientras en el conjunto de España un 9,3% de las familias se enmarcan en el epígrafe de 'mucha dificultad', en la región ese dato asciende hasta el 11,1%. Los hogares que se agrupan en el apartado de 'dificultad' son un 18,5% en la comunidad, lo que significa estar más de tres puntos por encima de la media nacional.

En estas categorías se encuentran familias que no pueden cubrir sus necesidades básicas. El 3,9% no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días y el 11,8% no tiene capacidad para mantener una temperatura adecuada en la casa. Además, un 7,8% incurrió en retrasos a la hora de hacer frente a los pagos relacionados con la vivienda en los últimos doce meses.

Más elevados son los porcentajes de quienes no disponen de dinero para irse de vacaciones al menos una semana al año (42,5%) o aquellos que no pueden hacer frente a gastos imprevistos (47,5%).

Estos problemas económicos están muy relacionados con otro de los datos que aporta el estudio y que señala que el 15,5% de las familias o núcleos de convivencia tuvieron a todos sus miembros en situación de desempleo durante el año 2017 y solo el 65% tuvieron a todos sus integrantes ocupados.

La renta media anual de los hogares extremeños fue de 24.375 euros y se quedó en el 76,3% de la media nacional. La diferencia se amplía en este punto a la vez que se reducen los ingresos, que en 2016 se situaron en 25.425 euros al año por hogar, con lo que estaban más cerca (con el 82,5%) de los del resto de España.

Tamaño

El trabajo publicado también analiza el tamaño de los hogares extremeños. Tres de cada diez domicilios de la región están habitados por dos personas. En segunda posición se sitúan los hogares unipersonales, que ya representan el 25,9%, en una tendencia al alza. En ellos hay una leve mayoría de personas menores de 65 años que viven solas, en concreto algo más del 53%, mientras que el 47% restante son mayores de la mencionada edad.

Por último, el estudio también tiene en cuenta las posibilidades de los hogares extremeños de acceder a Internet. La nota más destacada es la diferencia de casi catorce puntos porcentuales entre el ámbito urbano y el mundo rural. En total, el 79,6% de los hogares disponen de acceso a la red, poco más de dos puntos por debajo de la media del país. Este porcentaje crece hasta el 88,7% en las áreas urbanas y se queda en el 74,8% en las rurales.

Más parejas sin hijos

El hogar más común en la región es aquel en el que reside una pareja sin hijos. Este tipo ya supone el 21,1% del total de domicilios familiares de la comunidad, según se refleja en el estudio de Hogares en Extremadura 2017. Se trata de un aumento de una décima respecto al año anterior. Las parejas con un hijo son el 16,6% del total, un poco por detrás de las parejas con dos hijos (17,5%), el segundo hogar más habitual en la región.

En el caso de las parejas con tres o más hijos, estas solo son tres de cada cien. Más comunes son los domicilios en los que vive una madre con hijos (7,3%), mientras que el volumen de padres con hijos se queda en el 2%. También se refleja en el estudio que en un 3,6% de los hogares extremeños residen otras personas ajenas al núcleo familiar.