Autónomas y kamikazes

Marysol Díaz y Cristina Fernández, en Skene. :: j. v. arnelas/
Marysol Díaz y Cristina Fernández, en Skene. :: j. v. arnelas

Marysol y Cristina abren en Badajoz la escuela de teatro Skene

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Esta es la historia de dos jóvenes kamikazes. «Soy autónoma, soy kamikaze a tope», se define Marysol Díaz (Badajoz, 1985) y asiente Cristina Fernández (Badajoz, 1979), dos licenciadas en Arte Dramático que han abierto una escuela de teatro en Badajoz. «Sabíamos que teníamos que estar en el Casco Antiguo, que es donde más movimiento cultural hay», apuntan. E instalaron Skene, su proyecto, su centro de formación de actores, en el 23 de la calle Ramón Albarrán, en un bajo diáfano de 50 metros cuadrados, donde en los años 70 estuvo el bar Tabares, frente al antiguo cine Pacense, un lugar con solera para una ilusión con futuro.

Marysol y Cristina se conocieron en 2004, estudiando Interpretación en la Escuela de Teatro y Danza de Extremadura. Al acabar en Olivenza, se trasladaron a Cáceres, donde se graduaron en Dirección de Escena en la Escuela Superior de Arte Dramático. Marysol probó el veneno del teatro cuando su hermano Jesús la llevó, con siete años, a ver 'Historia de una escalera'. «Y decidí ser eso», recuerda su sublime decisión. Cristina quería ser actriz desde pequeña y su primer paso fue apuntarse a un curso de malabares cuando tenía 13 años.

Marysol ha sido Candelita en 'Torero' de Suripanta y Cris en el mediometraje 'El viaje de Cris' de Antonio Gil Aparicio. Ahora trabaja en 'El reto de Zeus', un montaje de Olga Rodríguez Estecha. Cris ha sido ayudante de dirección en producciones de Z Teatro como 'Doble Jota Oriental' o 'Workers 1929', dirigida por Carmen Galarza. Han trabajado en más proyectos escénicos, pero el empeño que rondaba por sus mentes desde hace años era Skene: una escuela de formación teatral de calidad, llevada por titulados superiores en Arte Dramático, con clases regulares y talleres impartidos por especialistas.

El sueño se hizo realidad el 1 de julio de 2017, cuando estas dos jóvenes kamikazes abrieron su escuela impartiendo talleres infantiles, que se repetirán este verano, además de celebrarse también en Navidad. Durante el curso, se desarrollan las clases regulares en horarios de mañana y tarde. Los talleres se celebran los sábados: Iniciación al Teatro Circo, con Javier Rosado como profesor, o Improvisación para Teatro Musical, dirigido por Raúl Beatmac.

El próximo viernes, 11 de mayo, a las 18 horas, tendrá lugar en Skene una interesante 'master class' de Interpretación ante la Cámara a cargo del director de cine Jesús Mora, con entrada libre y gratuita previa inscripción. Mora ha dirigido, por ejemplo, la película 'Mi dulce', interpretada por Aitana Sánchez Gijón y Unax Ugalde. Estas actividades se complementan con los talleres infantiles de Navidad en San Francisco, de la mano de Aristas Martínez, o durante la Feria del Libro de Badajoz (18-27 de mayo).

«No paramos. El año pasado solo tuve un fin de semana de vacaciones y tuve que hacerlo todo en esos dos días: salir de fiesta, divertirme, cansarme y recuperarme de la resaca», confiesa riendo Marysol. «Esto tiene momentos duros, de inseguridad. Pero estamos en el momento de luchar y aportar lo mejor de nosotras. Nos puede preocupar si un mes no nos llega el dinero, pero no caemos en la desazón», se sinceran.

Herramienta por la igualdad

Tras la pausa cómplice y confidencial, vuelven a mostrarse intensas, indesmayables: «Creemos que el teatro puede ser una herramienta para luchar por la igualdad, por el feminismo, por la inclusión... El logo de Skene es el símbolo de la feminidad, un triángulo invertido». Están cursando el máster para ser profesoras de Secundaria, preparan un proyecto educativo para los colegios... «Nos moriremos formándonos».

¿Y sus alumnos...? ¿De qué les sirve la formación teatral? Responden al unísono: «Pues para andar más rectos, con el cuerpo mejor colocado, para ser más empáticos y entender las reacciones de la gente y sus causas, para superar problemas de timidez y de expresión y, sobre todo, están contentos y no paran de decir: Esto es como la vida... Esto es la vida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos