La Asociación Geológica alerta del mal estado del dolmen de Guadalperal

Vista aérea del dolmen 'reaparecido' de entre las aguas de Valdecañas. :: F. Martín/
Vista aérea del dolmen 'reaparecido' de entre las aguas de Valdecañas. :: F. Martín

Recomienda ubicar el monumento megalítico «en una cota superior a la de máximo embalse»

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El Gordo. El dolmen de Guadalperal es mucho más antiguo y más importante de lo que se creía. Pero también se encuentra en peor estado de conservación de lo que se pensaba. Lo primero lo defiende la asociación Raíces de Peraleda. Lo segundo, la Asociación Geológica de Extremadura (AGEX), que tras hacer un detallado estudio recomienda que el monumento megalítico se sitúe «en una cota superior a la de máximo embalse».

En cuanto a la antigüedad, el colectivo cultural señala que no tendría 4.000 o 5.000 años, como se ha dicho, sino unos 7.000, «según la arqueóloga Primitiva Bueno, que lo estudió en los años 90 cuando quedó parcialmente fuera del agua. Además en Múnich, donde están los objetos desenterrados en el dolmen durante las excavaciones, vemos objetos que van de finales del Neolítico hasta finales del Calcolítico o Edad del Cobre, según cuentan en su libro Domingo Quijada y Antonio González Cordero, que también lo estudiaron en la misma década».

Asimismo asegura que a medida que van saliendo más datos a la luz «su importancia aumenta. Podríamos estar hablando de que probablemente se trata de la construcción megalítica prehistórica más importante de España, y por tanto de las más importantes de Europa, puesto que hay investigadores que defienden que la cultura megalítica nació en la zona de Extremadura-Alentejo, entre España y Portugal, extendiéndose luego por todo el continente. Por eso por aquí están los ejemplos más antiguos. Eso explicaría su importancia y antigüedad, y sería también clave para estudiar y comprender ejemplos de más renombre como Stonehenge, que aunque visualmente más imponente, sería 2.000 años más joven».

Otros valores que destaca son el descubrimiento de las canteras de donde se sacó la piedra, a varios kilómetros de distancia; el mapa del río Tajo tallado en piedra, «que podría ser el mapa realista más antiguo del mundo», y hasta las imágenes aéreas que se han grabado, «que permiten entender realmente su gran estructura. Hasta ahora se ha estado tratando el dolmen como si fuera un grupo de menhires (144) rodeado de montones de cascotes pétreos. Ahora vemos que esos menhires son sólo el corazón del dolmen, una pequeña parte de la estructura total, y los 'cascotes' que los circunvalan son, precisamente, los que hacen más impresionante esta construcción».

A todo ello se une el informe emitido por la Asociación Geológica de Extremadura, que revela que el estado de las piedras es aún peor de lo que se sospechaba, «y si se dejan en el agua puede que ya no aguanten ni un par de años más».

Nuevo llamamiento

Para terminar, Raíces de Peraleda ofrece varios argumentos por los que entiende que el dolmen «no puede dejarse en las aguas otra vez», además de insistir ante las autoridades que pongan vigilancia sobre el terreno y organicen el acceso para evitar problemas humanos o patrimoniales.

«La subida del nivel del pantano, que llegó a ser muy preocupante, nos ha dado un respiro. El nivel se ha congelado, pero seguimos reclamando urgencia en la actuación para evitar que la subida de las aguas haga ya imposible esta última oportunidad de rescate. Falta menos de un metro y no sabemos cuántos días más podemos esperar», afirma.