Alcántara teme las consecuencias económicas de no tener Festival

Un operario público adecenta las gradas del Conventual de San Benito, que acogerá el programa alternativo. :: ARMANDO MÉNDEZ

El sector hostelero y turístico y los amantes de esta cita cultural esperan que el programa alternativo compense el revés de este año

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Alcántara está triste. Quizás no se note a simple vista porque el sol ilumina las casas blasonadas, la gente hace recados y todo parece discurrir con ese 'tempo' lento del verano en los pueblos, donde nada es urgente. Pero hay algo que roba felicidad, una especie de estrés postraumático del que intentan recuperarse sus habitantes desde que el pasado 26 de julio se hizo público que su Festival de Teatro Clásico este año hará un receso obligado por cuestiones administrativas. Ese día la Comisión Jurídica de Extremadura decidió estimar el recurso de una de las empresas que concurrieron a la licitación del festival, lo que suponía la imposibilidad de llevarlo a cabo, por primera vez en 35 años.

La gente habla de «shock», de «bombazo», de noticia inesperada que todavía hace saltar las lágrimas a algunos, literalmente. Las pérdidas tienen distinto cariz. Hay una lectura económica, ya que el festival genera reservas hoteleras desde el año anterior, con muchos visitantes fijos. En los últimos años el promedio de espectadores ha rondado los 8.000, además de los asistentes a las actividades paralelas, que se mantienen y organiza Atakama, puesto que su concurso no ha sido impugnado.

Los bares y restaurantes saben que dos o tres horas antes de las funciones hay movimiento. Las raciones y las cañas circulan antes de que empiece el embrujo de las comedias barrocas o los dramas de capa y espada. En el bar Lisboa, situado en la calle del Arco de la Concepción, Rafael Magro, su dueño, aborda el asunto con cara de resignación. «Nos parte por la mitad, era un momento fuerte, el festival movía a toda la gente de la comarca». Él ya tenía pedidos los productos para hacer frente a esos días de ajetreo.

Magro reparte responsabilidades. «Me parece una cacicada que unos funcionarios públicos puedan parar un festival, pero creo que el Ayuntamiento tendría que haber puesto un contencioso administrativo a la Junta». Como una forma de salvar los muebles el Ayuntamiento ha creado un programa paralelo in extremis en las mismas fechas, del 7 al 11 de agosto, en donde actuará El Brujo, que siempre es un reclamo, además de otros espectáculos.

Aficionados y colaboradores del festival lamentan la situación. :: A.M.
Aficionados y colaboradores del festival lamentan la situación. :: A.M.

Alcántara cuenta con unas 150 plazas hoteleras. El dato lo da Ana Salgado, trabajadora de la oficina de turismo de la localidad y miembro de Amitur, una asociación que ha participado de forma muy activa en el festival organizando las visitas guiadas y recreaciones históricas. «Vienen turistas de toda España, hay algunos que hacen tours por distintos festivales, esto afecta a toda la zona, porque cuando Alcántara está al completo la gente va a los pueblos de alrededor». Salgado asegura que la presencia del El Brujo ya ha conseguido remediar la anulación de reservas que se produjo en un primer momento. A esa tabla de salvación se agarran para mantener viva la llama de un festival que este año hace, como ella dice «un kit-kat». Su receta para remontar es que «todos los partidos se unan», y buscar un modelo de gestión adecuado. El festival pasó de ser gestionado directamente por el Ayuntamiento a licitarse, lo que, según algunas voces, generó cierto descontrol. Llegó a haber tres directores diferentes en tres años sucesivos.

Desde los hoteles aseguran que sí que hubo anulaciones de reservas, pero que se han recuperado algo por El Brujo. La hospedería de Alcántara prefiere no hacer declaraciones.

«Ha sido un duro golpe, era una cita programada para mucha gente de toda la región»

«Ha sido un duro golpe, era una cita programada para mucha gente de toda la región» PEDRO SANTANO | PRESIDENTE DE ASINDI

«Vienen turistas de toda España y cuando Alcántara se llena buscan alrededor»

«Vienen turistas de toda España y cuando Alcántara se llena buscan alrededor» ANA SALGADO | OFICINA DE TURISMO

«Nos parte por la mitad, era un momento fuerte, venía gente de toda la comarca»

«Nos parte por la mitad, era un momento fuerte, venía gente de toda la comarca» RAFAEL MAGRO | HOSTELERO

Pero no son solo los beneficios económicos lo que les duele a los de Alcántara, una localidad rayana de 1.400 habitantes. Muchos ven tocado su orgullo de pueblo por una actividad cultural que les distinguía de los demás y que había conseguido sostenerse 34 años. El pescadero del pueblo, Juan Antonio Vadillo, es un verdadero enamorado del teatro y ha participado, como muchos otros habitantes, en la animación de calle. «Esto ha sido un palo muy gordo, una fatalidad con algo de dejadez por medio, el error ha sido su privatización».

Hosteleros y colaboradores del Festival de Teatro Clásico de Alcántara ante el escenario del Conventual de San Benito:: ARMANDO MÉNDEZ
Hosteleros y colaboradores del Festival de Teatro Clásico de Alcántara ante el escenario del Conventual de San Benito:: ARMANDO MÉNDEZ

La bibliotecaria Juani Santano es colaboradora de esta cita desde hace años, organiza las exposiciones y las visitas guiadas. «Me dio dolor de barriga, rabia e impotencia cuando me enteré. Lo triste es no poder utilizar la palabra Festival de Teatro Clásico de Alcántara, duele», se indigna aludiendo a la traba legal surgida. «No me parece justo, no nos han dado ni tiempo para poder defendernos».

Pedro Santano, presidente de Asindi Plena Inclusión, que participa en el Festival, lleva 30 años en el montaje de la infraestructura y como técnico electricista. Cree también que la gestión de los últimos años no ha sido la más adecuada. «Ha sido un duro golpe, era una cita programada para mucha gente, no es una pérdida solo local, sino regional».

«El teatro es algo principal y queremos recuperarlo»

A la popular Mónica Grados Caro le ha tocado estrenarse en su cargo de alcaldesa de la localidad con una verdadera patata caliente: la suspensión de uno de los mayores iconos de Alcántara. «El tiempo se nos echó encima, sacamos la primera licitación y no estaba bien hecha, se tuvo que volver a empezar y nos la han parado», explica, una decisión con la que se muestra en desacuerdo. No quiere valorar la forma de gestionar del anterior equipo, también del PP, porque asegura que su intención es recuperar el festival. «El teatro es algo principal y queremos retomarlo», asegura haciendo hincapié en la semana cultural que han organizado en tiempo express, y que ya están difundiendo.