Alcaldes sin partido que arrasan en su pueblo

Moisés García, alcalde de Villar del Rey; Lorenzo Garrido, regidor de Mengabril; y Jaime Pardo, primer edil de Casatejada. / HOY
Moisés García, alcalde de Villar del Rey; Lorenzo Garrido, regidor de Mengabril; y Jaime Pardo, primer edil de Casatejada. / HOY

Mengabril, Aceuchal, Villar del Rey, Casatejada, La Cumbre, Cañaveral o Aldeacentenera son municipios con partidos locales ganadores

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

En Mengabril, un pueblecito de 472 habitantes cercano a Don Benito, varios jóvenes montaron hace doce años un partido político porque no estaban contentos con las opciones que había ni con la gestión que se hacía de su localidad. Corría el año 2007 y al frente de la Agrupación Joven de Mengabril se situó Lorenzo Garrido, que ya tenía un hijo. Hoy tiene tres y con 43 años, afronta su cuarto mandato municipal, en este caso gracias al apoyo del PP pues el PSOE, con los mismos concejales que la formación de Garrido, le superó por doce votos. «Somos más o menos el mismo grupo que empezamos hace doce años, gente que nunca antes había estado en política. Pero no lo habremos hecho tan mal estos años porque nos siguen votando», explica el alcalde de Mengabril.

Más de media docena de formaciones independientes aplastan en votos cada cuatro años a PP y PSOE

Está extendida la idea de que cualquier candidato político necesita de la estructura de un partido para alcanzar el poder. Así ocurre casi siempre, pero hay pueblos en los que se cumple la máxima de que en poblaciones pequeñas se vota a la persona, no a las siglas. En Extremadura el pasado 26 de mayo hubo al menos siete candidatos que concurrieron a las elecciones sin el respaldo de una gran estructura y han sido los más votados, casi siempre con una gran diferencia respecto al segundo. De alguna forma, son los precursores de esa nueva política que se ha relacionado a partidos como Podemos o Ciudadanos, surgidos ante el descontento con lo que había.

Desde el sábado pasado vuelven a ser alcaldes Joaquín González como líder de Compromiso por Aceuchal; Moisés García, de Socialistas Independientes de Villar del Rey; y el citado Lorenzo Garrido, máximo representante de la Agrupación Joven de Mengabril, todos ellos en la provincia de Badajoz.

El inconveniente es que se costean ellos la campañas, la ventaja, que no han de obedecer a nadie

En la provincia de Cáceres Jacinto Sánchez es alcalde tras encabezar Alternativa por Cañaveral, que sacó mayoría absoluta en las últimas elecciones municipales enfrentándose a PP y PSOE. Como él, ejercen de regidores en esta misma provincia Francisco Muñoz, de la Agrupación Independiente de Aldeacentenera (570 habitantes) con el partido AIA; Guadalupe Casero, de La Cumbre (864) al frente de Independientes La Cumbre (ILC); y Jaime Pardo de Agrupación Independiente Casatejada (AICA).

Algunos de estos alcaldes que luchan en solitario por ganarse el voto de sus vecinos han doblado el resultado de PSOE y PP juntos, símbolos del bipartidismo que en muchos municipios no tienen opción. Es el caso de Casatejada, donde AICA obtuvo 350 votos y los otros dos partidos mencionados 311 entre los dos. Otro caso en el que el candidato que va por libre arrasó fue La Cumbre, donde Casero obtuvo el 67% de los votos, 451 papeletas por 204 del PSOE y 9 del PP.

Suelen ser tentados

Todos ellos tienen en común que se costean las campañas con sus ahorros en la mayoría de los casos. ¿La ventaja? que no han de dar explicaciones a sus superiores. En general, es frecuente que los grandes partidos traten de captar a estos vecinos con tantos seguidores y arroparlos bajo sus siglas. Y si los cantos de sirena de las grandes formaciones no resultan fiables para estos alcaldes de éxito, el partido regionalista Extremeños suele ser otra opción que ha seducido a otros regidores cuya victoria es casi segura en unas municipales.

Moisés García ha vuelto a ganar por goleada en su pueblo. En este municipio pacense Socialistas Independientes de Villar del Rey (SIV) sacó el 26 de mayo 8 concejales y el PSOE 3, fruto de obtener 892 votos (40 más que hace cuatro años) contra 326.

A sus 33 años, García afronta ahora su tercer mandato. Es licenciado en Ciencias Políticas y nada más acabar la carrera sintió que su vocación era la gestión pública. Su padre había sido alcalde del PSOE en 1995, pero en 2011 este partido decidió poner a otro candidato. Moisés García se buscó la vida por su cuenta, montó su propio partido y ganó. Hoy el PSOE es su máximo rival, pero electoralmente hablando cada vez lo tiene más lejos.

«La campaña me la costeo yo y como tengo dedicación exclusiva pues sale de mi salario», dice el regidor pacense, quien admite que una de las ventajas es que ante determinadas decisiones no tiene que dar explicaciones a nadie.

En las últimas generales, autonómicas y europeas el PSOE sacó un buen resultado, pero que en las municipales este partido independiente obtenga ocho de once concejales indica que en los pueblos se opta por la persona, razona el propio García, al que otros partidos -no el PSOE, asegura- le han tentado en más de una ocasión para que compita bajo sus siglas. «Yo suelo decirles que el barco con el que navego es de fabricación propia, y si me voy con otro partido es como montarme en un barco que no sé quién lo ha hecho y puede tener carcoma»

Aunque como socialista pueda parecer que comparta un ideario similar con sus adversarios políticos, este alcalde señala algunas diferencias. Por ejemplo, el plan del PSOE de ceder servicios al consorcio medioambiental Promedio, como la recogida de basuras o la gestión del agua, García lo descarta porque prefiere que se gestione desde el mismo municipio argumentando que así sale más barato a los vecinos.

Por contra, ve una desventaja que al no pertenecer al PSOE organismos como la Diputación o la Junta lo dejan fuera del reparto de algunas ayudas que se conceden por libre designación, se queja.

Jaime Pardo, otro alcalde extremeño por mayoría absoluta, no tiene ese problema, afirma, aunque se considera un «garbanzo negro en el buen sentido» dentro de la política local. Gobierna desde 2015 Casatejada (1.300 habitantes) en la comarca cacereña de Campo Arañuelo, si bien la anterior legislatura lo hizo bajo las siglas de UPyD. Ahora ha abandonado ese partido y desde el sábado pasado lo hace bajo Agrupación Independiente Casatejada.

«Ya anteriormente era casi como ser independiente porque el partido entró en declive y tampoco es que recibiera mucho apoyo por su parte (...). En realidad no somos de centro ni de izquierda ni de derecha ni de nada porque todo lo que sea bueno para el pueblo lo aceptamos», dice este ingeniero industrial que abandonó su profesión en 2015 para embarcarse, junto a once personas más, en lo que él califica de «aventura».

Más