Hemeroteca

Detienen en Badajoz a un condenado por su implicación con los GAL

Detienen en Badajoz a un condenado por su implicación con los GAL

Juan José Rodríguez Díaz, alias el Francés, fue arrestado en Arroyo de San Serván en 1996 y tuvo que cumplir los días de prisión que le quedaban en la cárcel pacense

JAIME PANADERO

Juan José Rodríguez Díaz, conocido como el Francés, fue detenido el día 28 de julio de 1996 en las inmediaciones de Arroyo de San Serván por su implicación en el caso de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación). Había sido condenado tres años antes por ser el responsable de suministrar las armas con las que se cometió en 1984 el asesinato de Santiago Brouard, histórico dirigente de Herri Batasuna.

Tras llevar cuatro años en prisión preventiva, el Francés quedó en libertad en 1993 al dictarse la sentencia de su caso. En ella, quedaba probado que Rodríguez «suministró las armas en su condición de traficante», aunque no estaba acreditado que «conociera que estaban destinadas al concreto y específico fin de atentar contra el doctor Brouard». Por esa razón, quedaba absuelto de los cargos de cooperador necesario y cómplice de asesinato que pesaban contra él.

El tribunal le condenó a ocho años de prisión por tenencia ilícita de armas, pero no tuvo que ir a la cárcel porque ya había cumplido la mitad de la pena impuesta de forma preventiva. No obstante, meses después le advirtieron que le quedaban aún 20 días por cumplir y dictaron una orden de detención contra él.

El Francés suministró las armas para el asesinato de Santiago Brouard

Según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Extremadura, la policía se percató de su presencia cuando se entrevistó en la cafetería del Hotel Río, en Badajoz, con Daniel Fernández Aceña, otro miembro de los GAL que estaba cumpliendo condena en el centro penitenciario pacense. Había sido detenido en 1984 por el asesinato en Hendaya de Jean Pierre Leiba, un empleado de ferrocarril al que confundieron con un miembro de ETA. Por ese crimen, le cayó una pena de 29 años de la que solo cumplió 12, aunque en 2016 volvió a ser encarcelado por sus vinculaciones con el terrorismo yihadista.

Durante esa reunión entre el Francés y Fernández Aceña, un camarero les escuchó hablar sobre drogas y armas, según comunicó la Brigada Provincial de Información de Badajoz. Tras ese encuentro, Rodríguez Díaz abandonó Badajoz y fue localizado por la Guardia Civil cuando circulaba con su vehículo por las proximidades de Arroyo de San Serván, a unos 50 kilómetros de Badajoz. Tras las correspondientes comprobaciones, se constató que la Audiencia Provincial de Bilbao había ordenado su detención unos meses antes.

Al día siguiente, el Francés ingresó en el centro penitenciario de Badajoz, donde cumpliría los 20 días de cárcel restantes que le quedaban para terminar de extinguir su condena.

El suceso se dio a conocer públicamente el 6 de agosto, cuando informó de ello la Delegación del Gobierno en Extremadura. «Debemos felicitarnos por este éxito policial, en este caso de la Guardia Civil», afirmó Oscar Baselga, delegado del Gobierno en la región.

El Francés tuvo que compartir prisión con diez etarras que también se encontraban en el recinto pacense. Preguntado por este asunto, Emilio García, entonces director en funciones del centro, comentó que no tomarían medidas especiales de separación entre ellos porque allí «todos los internos son iguales», a no ser que así lo obligase «una orden judicial».

Fue detectado al entrevistarse en el Hotel Río con otro miembro de los GALCompartió prisión con diez integrantes de la banda terrorista ETA

Juan José Rodríguez fue uno de los dos condenados por el asesinato del pediatra vasco Santiago Brouard. Él había sido el encargado de suministrar la pistola Lathi y la carabina Army Jager con las que se había cometido el atentado. La Audiencia Provincial de Bilbao dictaminó que Rafael López Ocaña fue el principal responsable de los hechos, condenándolo a 33 años de cárcel, aunque solo cumplió un tercio de ellos en prisión. También sentenció que el motivo del asesinato había sido «claramente político», ya que Brouard era uno de los emblemas de la negociación con la banda terrorista ETA.

El resto de los acusados, Luis Morcillo, José Amedo y Rafael Masa, fueron absueltos en 2003 por falta de pruebas suficientes contra ellos.

Otros asuntos del día

La portada de aquel 6 de agosto de 1996 también dejaba espacio en la edición emeritense para otros acontecimientos. La noticia principal era una de esas historias que sorprenden y emocionan a partes iguales. Se trataba de un grupo de seis niños de entre 12 y 14 años que habían decidido adecentar voluntariamente los parques de la ciudad, recogiendo toda la basura que albergaban. La imagen, captada por el fotógrafo Brígido, acaparaba gran parte de la página.

Los jóvenes se acercaron al Ayuntamiento para solicitar materiales con el objetivo de poder llevar a cabo la limpieza. Propusieron su iniciativa a la concejala de Educación, Sonia Suero, e incluso fueron recibidos por el propio alcalde en funciones de la localidad, José Pérez Garrido. El Consistorio les prometió que recompensarían su esfuerzo regalándoles pases gratuitos para las piscinas municipales y entradas para las atracciones de la feria.

También se publicaron otros sucesos, como el estreno de la obra 'Marco Antonio y Cleopatra' en el teatro romano de Mérida, una nueva variedad de tomate resistente a las plagas obtenida en las vegas del Guadiana o la acusación a la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura de una supuesta estafa de 145 millones de pesetas.