La Aemet prevé una primavera con más calor y menos lluvia de lo normal

La Aemet prevé una primavera con más calor y menos lluvia de lo normal

El año hidrológico es seco, ya que las precipitaciones son un 25% inferiores a las esperadas, asegura Marcelino Núñez

EUROPA PRESS BADAJOZ.

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Extremadura, Marcelino Núñez, avanzó ayer que la región extremeña puede registrar en los próximos meses de primavera temperaturas más cálidas y superiores a las normales, mientras que las precipitaciones pueden ser inferiores a las habituales.

Así lo señaló en una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno en Badajoz en la que ofreció un balance climático del invierno, «muy seco y más cálido de lo normal», y la previsión de la primavera, sobre la cual ha reconocido que es la peor época del año en cuanto a predicciones porque la atmósfera es «más inestable y sufre cambios más bruscos».

En relación a las precipitaciones, Núñez indicó que en lo que queda de marzo se podrían situar por debajo de la media y en abril en la media o quizás superiores, a la vez que apuntó la existencia de una predicción más lejana al trimestre, según la cual habría una mayor probabilidad de que las temperaturas sean superiores a lo normal y las precipitaciones inferiores entre abril y junio, acerca de lo cual confió en que en ambos casos «no se separen mucho» de la media.

Asimismo y de cara a los próximos días, resaltó que esta semana y a principios de la siguiente continuará un tiempo similar con cielos poco nubosos y temperaturas sin cambios y en ligero ascenso hasta el martes 26.

Invierno muy seco

Respecto al balance climático del invierno, Núñez explicó que el pasado trimestre fue calificado de cálido en cuanto a las temperaturas y muy seco en precipitaciones y, sobre esas últimas, que las lluvias medias para toda la región fueron de 63 litros por metro cuadrado, una cifra muy inferior al valor de referencia, que son 159 litros de media.

De este modo -continuó- se han producido un 60% menos de precipitaciones de lo habitual, por lo que puede considerarse como muy seco. En concreto el pasado invierno ha sido el cuarto más seco desde 1981.

Asimismo, el delegado territorial de la Aemet se refirió al balance del año hidrológico, que entre octubre de 2018 y febrero de 2019 se puede tachar de seco dado que, hasta el momento, las precipitaciones son un 75% del valor esperado. Es decir, llovió un 25% menos.

En cuanto a las temperaturas, la media del trimestre entre diciembre y febrero en Extremadura fue de 9,2 grados, mientras que la temperatura media fue de 8,5 grados, por lo que se registró una ligera anomalía positiva de 0,7 grados, que permite clasificar este trimestre como cálido en este ámbito.