Adif ya ha completado el 83% de la plataforma del tramo extremeño del AVE

Obras de la plataforma de alta velocidad en las inmediaciones dePlasencia./Andy Solé
Obras de la plataforma de alta velocidad en las inmediaciones dePlasencia. / Andy Solé

La entidad ha ampliado en ocho meses el plazo para la construcción de los ramales de conexión del AVE con la línea convencional en Plasencia

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Adif Alta Velocidad mantiene en obras una sexta parte de los tramos comprendidos entre Plasencia y Badajoz, que son imprescindibles para poner en circulación un tren de altas prestaciones en 2020. La entidad anunció este jueves la recepción del tramo Arroyo de la Charca-Grimaldo, en los términos de Malpartida de Plasencia, Mirabel y Cañaveral, lo que supone la conclusión oficial de las obras. Con esta actuación, por tanto, están terminados 136,9 kilómetros de los 164,6 entre Badajoz y Plasencia, según Adif, lo que significa que ha concluido el 83% del total.

En concreto, señala que ya están terminados los tramos Arroyo de la Charca-Grimaldo, Grimaldo-Casas de Millán, Casas de Millán-Cañaveral, Embalse de Alcántara-Garrovillas, Garrovillas-Casar de Cáceres, Casar de Cáceres-Cáceres, Ramal de conexión al norte de Cáceres, Cáceres-Aldea del Cano, Aldea del Cano-Mérida, Mérida-Montijo y Montijo-Badajoz.

Más información

Por tanto, hay 27,7 kilómetros pendientes de ejecución. Se trata de los ramales de conexión en Plasencia y el ramal sur de Cáceres, así como los tramos Estación de Plasencia (plataforma), Estación de Plasencia-Arroyo de la Charca y Cañaveral-Embalse de Alcántara. Este último es el que contiene el viaducto sobre el Tajo.

Los principales problemas se dan en los ramales de Plasencia, que habilitan los enlaces entre la vía convencional y los tramos del AVE aún en obras. Adif Alta Velocidad adjudicó este contrato a finales de 2016 con un plazo de ejecución de 15 meses, por lo que se esperaba su conclusión para la primera mitad de 2018.

Sin embargo, los trabajos no comenzaron hasta mediados de 2017. Y en mayo del pasado año Adif reconoció que habían sufrido un retraso por las fuertes lluvias de comienzos de 2018.

Ahora se ha aprobado una modificación del contrato, por el cual se añaden 1,65 millones de euros a una obra que pasa a tener un presupuesto de 18,5 millones. También se ha variado el plazo de ejecución, que pasa de 15 a 23 meses. Este cambio se produjo en noviembre. Adif no ha aclarado a qué se debe.

A finales del pasado año la entidad confirmó que en las tres obras situadas junto a Plasencia, los ramales más los dos tramos del AVE, se está trabajando mañana, tarde y noche con el objetivo de cumplir el compromiso de terminar los trabajos en 2019, aunque ya se ha anunciado que los primeros trenes no darán servicio hasta 2020.

Además de estas actuaciones, hay otros contratos necesarios para el tren de altas prestaciones. Uno de ellos corresponde a la construcción de los enlaces que permitirán el acceso a Mérida por el oeste (el norte ya está habilitado a la altura de Aljucén) y a Badajoz. Conectarán la plataforma del AVE ya construida con la línea convencional a la altura de La Garrovilla y Novelda del Guadiana, respectivamente. Adif adjudicó en enero por 174.000 euros la redacción del proyecto, que salió a concurso con un plazo de ejecución de cinco meses.

Junto a esto, el pasado mes de mayo se adjudicó la redacción del proyecto de renovación y adaptación de la vía situada entre la estación de Monfragüe y Plasencia. Esta línea, que permite la entrada de trenes a Plasencia, es la que enlazará con la plataforma del AVEcon los citados ramales, ya en obras.

Eso en cuanto a construcción de plataforma, sin olvidar que ni siquiera hay proyecto en el entorno urbano de Cáceres y que no se han terminado dos tramos en Mérida, aunque no son imprescindibles para el tren rápido. En cuanto a otras actuaciones necesarias para que los nuevos servicios puedan ser una realidad, destaca el montaje de vía entre Cáceres y Plasencia. Depende de la conclusión de las obras pendientes, pero la previsión es empezar por la capital cacereña, donde ya está terminada la plataforma AVE.

Junto a esto, Adif recuerda los contratos de protección civil y seguridad en túneles; las instalaciones de seguridad, telecomunicaciones y GSM-R y las protecciones acústicas.

A esto se suma la remodelación de las estaciones de Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz. Han salido a concurso esta semana por 19,8 millones de euros en dos contratos distintos, uno por provincia, con un plazo de ejecución de diez meses en Cáceres y once en Badajoz. Por tanto, no concluirán hasta la primera mitad del próximo año. Estas obras están destinadas a adaptar las terminales para la llegada de la alta velocidad, según recogen los pliegos de condiciones.

Electrificación

De forma paralela, Adif Alta Velocidad continúa trabajando en la electrificación del corredor entre Plasencia y Badajoz, lo que estaba comprometido para 2020.

Con ese fin, ya se ha adjudicado por casi 22 millones de euros la construcción de las subestaciones de Cañaveral, Carmonita y Sagrajas y los centros de transformación asociados que permiten suministrar al tren la energía eléctrica necesaria para circular. Las dos primeras subestaciones ya tienen la autorización administrativa del Ministerio para la Transición Ecológica, pero aún dependen de otro trámite.

Acaba de salir a concurso, por 44,4 millones y 18 meses de plazo, la instalación de la catenaria y los sistemas asociados entre Plasencia y el ramal norte de Mérida. Aún falta por tanto hasta Badajoz.

Además, Adif anunció este jueves la adjudicación por 95.000 euros del contrato para la redacción del proyecto de telemando de energía, que permitirá controlar a distancia el funcionamiento de estos equipos. El plazo de ejecución es de ocho meses.

 

Fotos

Vídeos