Adif adjudica la redacción del sistema de telemando para el tramo Plasencia-Badajoz

Adif adjudica la redacción del sistema de telemando para el tramo Plasencia-Badajoz

El contrato, que cuenta con una inversión de 94.698 euros y un plazo de ejecución de ocho meses, permitirá el control y visualización remota de las subestaciones eléctricas y la línea aérea de contacto (catenaria)

EFE

Adif ha adjudicado la consultoría y asistencia técnica para la redacción del proyecto constructivo del telemando de energía del tramo Plasencia-Badajoz, perteneciente a la línea de Alta Velocidad Madrid-Extremadura.

El contrato, que cuenta con una inversión de 94.698 euros y un plazo de ejecución de ocho meses, permitirá la implantación del telemando para el control y visualización remota de las subestaciones eléctricas y la línea aérea de contacto (catenaria), encargada de transportar la electricidad a las circulaciones ferroviarias.

Los trabajos han sido adjudicados a la empresa Saitec, ha informado el Ministerio de Fomento en una nota.

Este contrato es complementario al de la construcción y mantenimiento de las subestaciones eléctricas de tracción y centros de autotransformación asociados del tramo Plasencia-Badajoz, de 164, 6 kilómetros de longitud.

Las obras, que acaban de ser adjudicadas por valor de 21.981.738 euros, incluyen la ejecución de las instalaciones de energía necesarias para la electrificación en 2x25 kV del tramo, que principalmente son las subestaciones eléctricas de Cañaveral (Cáceres), Carmonita y Sagrajas, ambas en la provincia de Badajoz.

A estas subestaciones se suman un total de doce centros de autotransformación asociados que, en el caso de Cañaveral, se encuentran localizados en Malpartida de Plasencia I y II, Garrovillas de Alconétar y Casar de Cáceres.

De igual forma, en Carmonita, sus centros asociados son los de Cáceres (I, II y III) y Mérida; y por lo que respecta a Sagrajas, sus centros asociados son los de La Garrovilla, Torremayor y Badajoz (I y II).

La alimentación de energía eléctrica a las líneas de alta velocidad está garantizada por las subestaciones eléctricas de tracción, que transforman la tensión de 220 kV o 400 kV suministrada por Red Eléctrica Española, a los 2x25 kV en 50 hertzios de frecuencia necesarios para la catenaria.

De manera complementaria alimentan otros sistemas asociados, tales como iluminación de túneles, calefacción de agujas, telecomunicaciones móviles, así como edificios y casetas técnicas.

Por su parte, los centros de autotransformación asociados distribuyen la energía a lo largo de la línea aérea de contacto y están ubicados entre las subestaciones de tracción a una distancia de unos 10 km. EFE