Unos 2.500 extremeños se benefician del subsidio a partir de los 52 años

Ignacio Bermejo, de Cáceres, uno de los nuevos beneficiarios del subsidio para mayores de 52 años. :: L. c./
Ignacio Bermejo, de Cáceres, uno de los nuevos beneficiarios del subsidio para mayores de 52 años. :: L. c.

Desde abril recibirán una ayuda mensual de 430 euros que podrán percibir, tras cumplir una serie de requisitos, hasta que se jubilen

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Unos 2.500 parados extremeños de larga duración podrán cobrar una ayuda de 430 euros mensuales para mitigar su situación. Esa es la estimación de nuevos beneficiarios que, a falta de datos oficiales del Servicio Público Estatal de Empleo, ofrecen los sindicatos tras la entrada en vigor de un real decreto que viene a recuperar la normativa que estaba vigente en 2012. Entonces, el Gobierno de Rajoy subió de 52 a 55 años la edad con derecho a recibir subsidios tras agotar las prestaciones por desempleo, una decisión que perjudicó a decenas de extremeños. No solo subió la edad para poder percibir la ayuda sino que modificó otros criterios para poder percibirla fuera de esa franja. Ahora también se han flexibilizado.

Más información

Uno de los damnificados fue Ignacio Bermejo. Tiene ahora 61 años. Hace siete, tras quedarse sin empleo, echó la solicitud para cobrar el subsidio al que tenían derecho entonces los menores de 55 años. «Pero me quedé sin esa ayuda en un momento en el que especialmente lo estábamos pasando mal en la familia. Fue un buen golpe», relata a este diario este cacereño que tiene dos hijos aunque ya están independizados.

A SABER

Requisitos
Entre otros, ser mayor de 52 años que han agotado ya sus prestaciones, tener al menos seis años cotizados por desempleo y estar inscritos como demandante de empleo. El beneficiario no puede tener ingresos de más de 675 euros brutos al mes.
Cuantía
Ahora son 430,27 euros al mes lo que podrán cobrar. Además del pago del subsidio, entre los días 10 y 15 de cada mes, el Servicio Público de Empleo Estatal ingresará las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a la jubilación.
Hasta cuándo
Hasta que se alcance la edad ordinaria que se le exija para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación en el sistema de la Seguridad Social. En este 2019 la edad de jubilación está fijada en 65 años y 8 meses.

Bermejo es uno de los nuevos beneficiarios del cambio de normativa no por encontrarse solo en la franja de edad de 52 a los 55 años sino por otra situación. Lo mismo le ocurre a Luis Sendín, cacereño de 59 años. No tenía derecho a esa prestación porque su mujer, con trabajo, superaba el nivel de ingresos familiar. Ahora sí puede recibir la ayuda al cambiar el requisito. «Es un ayuda que facilita la vida», resume.

«Para los que teníamos 55 años cumplidos, con el anterior decreto tampoco podíamos percibir subsidio los que figurábamos como autónomos y no habíamos estado dado de alta por alguna empresa durante al menos tres meses. Algo muy difícil de conseguir para la gente de mayor edad», agrega Bermejo.

«Con el nuevo decreto de Sánchez ese impedimento para los autónomos desaparece y podemos cobrar la ayuda. Conozco mucha gente en esa situación». En el conjunto de España, son más de 114.000 beneficiarios los que se pueden acoger a la ampliación a 52 años del subsidio para parados una vez que ha entrado en vigor el decreto.

«Es algo justo para las personas mayores que se quedan sin empleo, las que más sufrimos cuando salimos del mercado laboral», indica Luis Sendín, que ya ha registrado su solicitud de ayuda. A partir de abril empezará a recibir 430,27 euros al mes hasta que se jubile o encuentre un trabajo y paralice esta prestación.

Avances

Esos nuevos beneficiarios, como los 266.000 actuales por encima de 55 años (unos 9.000 en Extremadura), deben esperar hasta el próximo 1 de abril para que su cotización se eleve hasta el 125% del Salario Mínimo Interprofesional, establecido para 2019 en 900 euros al mes.

Es es otra de las ventajas que trae el real decreto del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Una norma que, además, elimina el requisito de considerar la renta de la unidad familiar para su acceso en lugar de la individual, recortes que aplicó en 2012 el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

«Se hace justicia para las personas mayores que se quedan sin empleo. Somos las más desamparadas»

«Es un avance muy significativo dentro de las medidas de protección a los parados», agrega Francisco Rodríguez Corbacho, secretario de Organización de CC OO Extremadura. «Se centra en las personas más desamparadas una vez que son expulsadas del mercado laboral, las que difícilmente logran trabajo a partir de 52-55 años». Destaca que se trata de un cambio normativo «muy técnico pero con mejoras evidentes que todos entienden».

Explica que la ayuda mensual de 430 euros podrá percibirse hasta el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación, frente a la regulación anterior, que obligaba a dejar de cobrarlo en el momento en el que se pudiera acceder a cualquier pensión, lo que provocaba jubilaciones anticipadas forzosas y merma en las pensiones contributivas.

«Es muy importante evitar penalizar las pensiones por la vía de la imposición de la jubilación anticipada y que se recupere el 125% de la base mínima de cotización. Ambas medidas paliarán, aunque sea parcialmente, la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones de estos trabajadores desempleados en edades avanzadas», se subraya desde UGT Extremadura.

Otro aspecto novedoso es que para poder acceder a este subsidio únicamente se tendrán en cuenta las rentas de la persona solicitante. No más de 675 euros al mes. Por último todos verán aumentada su base de cotización, pasando del 100% de la mínima a 125%, es decir, cotizarán por el total de los ingresos.

«Mi mujer y yo nos quedamos en el paro hace siete años. Ahora trabaja en una lavandería. Es una ayuda importante para la unidad familiar porque yo no tengo trabajo. Solo recibo unos 250/300 euros como mucho al mes vendiendo cupones de discapacitados. Es una colaboración. Con la ayuda de 430 se podrá vivir algo mejor», relata Ignacio Bermejo.