La tasa de extremeños que llegan a fin de mes con dificultad baja hasta el 65%

La tasa de extremeños que llegan a fin de mes con dificultad baja hasta el 65%

La ratio de la comunidad autónoma es la quinta más alta de España y supera a la media nacional en tres puntos

ANTONIO J. ARMEROCáceres

Llegar a fin de mes no es siempre una tarea sencilla. De hecho, hay más extremeños que tienen que esforzarse para conseguirlo que los que lo hacen sin apreturas. Lo acaba de constatar el INE (Instituto Nacional de Estadística), que asegura que de cada cien ciudadanos que viven en la comunidad autónoma, 28 llegan a fin de mes con cierta dificultad, 19 con dificultad y 18 con mucha dificultad. O sea: el 65 por ciento declara que tiene problemas para lograrlo.

Ese porcentaje sitúa a la comunidad autónoma en una posición de inferioridad con respecto al común de las regiones españolas. La tasa extremeña es 2,8 puntos más alta que la media nacional, y la quinta más elevada del país. Presentan números peores la Comunidad Valenciana -donde 69 de cada cien aseguran que les cuesta llegar a fin de mes-, Murcia (72 por ciento), Canarias (76) y Andalucía (78). En el otro lado de la balanza aparece el País Vasco, donde esta tasa se sitúa por debajo del cuarenta por ciento.

La evolución

Un año antes, la situación de Extremadura en este capítulo era peor. Y dos, más negativa aún. Y tres, también. El 65,4 por ciento de ratio para el pasado ejercicio, que es al que se refiere el informe del INE, es la mejor cifra desde 2012. De hecho, los 2,8 puntos de diferencia entre la ratio de la comunidad autónoma y la española constituyen una de las distancias más cortas de la última década, que comenzó con los peores números de toda la serie histórica.

En 2006, casi tres de cuatro extremeños declaraban tener problemas para alcanzar el último día del mes con dinero en la cuenta corriente o en los bolsillos. La tasa regional de entonces superaba a la nacional en casi doce puntos, según la Encuesta de Condiciones de Vida, que se publicó ayer e incluye otra serie de indicadores que tratan de tomar la temperatura a la economía de los españoles.

Una de esas variables es la capacidad para afrontar los gastos ordinarios de la vivienda principal, esto es, la letra de la hipoteca o el alquiler, el recibo de la comunidad de vecinos, el del gas, el de la luz... El año pasado, seis de cada cien extremeños se retrasaron alguna vez en el abono de algunos de estos conceptos. Ese porcentaje es de los más bajos del país. En concreto, lo mejoran en unas décimas Navarra y Castilla y León. Esa situación de que pasen un recibo y no haya dinero para que la compañía de turno se cobre la padeció el año pasado casi uno de cada diez ciudadanos en España, o sea, casi el doble que en Extremadura.

Otra de las preguntas que el INE hace para calibrar cómo está la cuenta corriente de los ciudadanos de las distintas autonomías es si pueden permitirse al menos una semana de vacaciones al año. A escala nacional, responden que no 40 de cada cien. Y en Extremadura, 47.

Y una pista más la aporta la capacidad para afrontar gastos imprevistos. No la tienen 43 de cada cien extremeños y el 39% de los españoles. En este sentido, los más desahogados vuelven a ser los vascos (no llegan a dos de cada diez los que aseguran tener problemas para pagar imprevistos), y los que peor lo tienen, los canarios (al 61 por ciento le cuesta afrontar gastos no contemplados).

 

Fotos

Vídeos