Los tecnólogos de alimentos reclaman un hueco en la Administración pública

Estudiantes y titulados en Tecnología de Alimentos. En el centro, María Áurea González. :: Casimiro M./
Estudiantes y titulados en Tecnología de Alimentos. En el centro, María Áurea González. :: Casimiro M.

Se quejan de que en la convocatoria de plazas solo pidan veterinarios y farmacéuticos para cuestiones que también desempeñan ellos

J. LÓPEZ-LAGO

Los alumnos de Ciencia y Tecnología de los Alimentos sienten que tienen algunas oportunidades menos que el resto de titulados extremeños. Por ser una región agrícola y ganadera consideran que deberían tener más salidas laborales. Sin embargo, el empleo público a través de la Junta de Extremadura, ayuntamientos y diputaciones es una puerta que tienen cerrada. Los tecnólogos en alimentos se quejan de que en la relación de puestos de trabajo de la Administración no tengan cabida como titulados, denuncia la Asociación de Licenciados y Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de Extremadura (Acytaex), creada en el año 2012 para defender los intereses de este colectivo y con ochenta miembros en la actualidad.

Sus competidores suelen ser titulados en Farmacia y Veterinaria, que son las especialidades que se exigen en muchas de las plazas públicas que se convocan, cuando ellos aseguran que los conocimientos que adquieren durante sus estudios los habilitan perfectamente para determinados puestos de la Administración. Otro hueco que han detectado es en programas relacionados con nutrición y dietas que desarrollan fundamentalmente enfermeras.

«Es una carrera preciosa que cada vez tiene más demanda pero los tecnólogos en alimentos no pueden presentarse a ningún puesto público. No pedimos que creen nuestra especialidad, simplemente que en determinadas plazas relacionadas con la inspección, además de exigir ser veterinario o farmacéutico, que también pongan tecnólogo de los alimentos. En otras comunidades sí se coge a estos titulados, pero aquí no», explica María Áurea González, presidenta de Acytaex.

La licenciatura de Ciencia y Tecnología de los Alimentos se imparte en la Universidad de Extremadura desde 1998 en Badajoz, por lo que cuenta con 16 promociones; mientras que una vez convertida en grado esta será la tercera promoción, explica María Áurea González.

Según sus cuentas, en la región debe de haber entre 200 y 250 tecnólogos de los alimentos, pero entre quienes tienen peor perspectivas se encuentran los titulados más recientes que solo han realizado este grado, ya que cuando estos estudios eran licenciatura mucha gente los culminó tras acabar otra carrera, principalmente Ingeniería Técnica Agrícola, Biología, Medicina, Veterinaria o Farmacia, entre otras. «El problema se da sobre todo entre quienes solo son tecnólogos, y va más allá del ámbito público porque está ocurriendo que en la empresa privada cuando el empresario requiere un perfil, como está acostumbrado que de la Administración venga un farmacéutico o un veterinario, pues también pide esta formación, no la de tecnólogo de los alimentos. Es que ni en la facultad donde se imparte este grado hay apenas tecnólogos», relata la presidenta de Acytaex para describir la espiral sin salida en la que se encuentran.

Contactos con políticos

Su preocupación la han llevado hasta la Asamblea de Extremadura dos veces. Allí han trasladado su situación a los grupos políticos sin éxito, según María Áurea González, que recuerda cómo en el año 2013 Izquierda Unida hizo una propuesta de impulso y el año pasado Podemos retomó su reivindicación, pero en ninguno de los casos les ha servido para nada.

Otras reuniones que han mantenido en Acytaex han sido con los responsables de Función Pública de la Junta de Extremadura del SES. «Pero se pasan la pelota unos a otros»

En el documento que han trasladado a los diputados extremeños como legisladores recuerdan las competencias que tienen: procesado de alimentos: asesoría legal, científica y técnica; comercialización, comunicación y marketing; nutrición clínica; nutrición comunitaria y salud pública; restauración colectiva; seguridad alimentaria; desarrollo e innovación de procesos y productos; y gestión y control de calidad de procesos y productos.

Sin embargo, no pueden desempeñar ningún tipo de trabajo dentro de la Junta de Extremadura, ni siquiera optar a las plazas de inspección de sanidad del Servicio Extremeño de Salud (SES), subrayan.

Asimismo, en el escrito dirigido a los diputados pregunta «por qué aún no se han creado las plazas en los centros sanitarios y por qué no se han convocado plazas de dietistas para licenciados y graduados en Ciencias y Tecnología de los Alimentos en los hospitales para poner dietas, ya que en la actualidad están desempeñadas por otros titulados menos cualificados».

Y añaden que la intervención de los tecnólogos es fundamental en la prevención y el tratamiento de enfermedades a través de la alimentación, así como que sería positivo aumentar el número de nutricionistas en la sanidad pública para que la tasa de obesidad infantil, entre otras cuestiones, disminuya en la comunidad extremeña, donde Acytaex afirma que hay mayor prevalencia de esta enfermedad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos