Educación propone suprimir 37 clases de Infantil y Primaria el próximo curso

Imagen de archivo de alumnos en el colegio rural de Romangordo/
Imagen de archivo de alumnos en el colegio rural de Romangordo

Los sindicatos reclaman que no se eliminen unidades en aquellas localidades donde haya centros concertados

ANA B. HERNÁNDEZ

La falta de matrícula, de alumnos por tanto, es el motivo que está detrás de la inmensa mayoría de supresiones de unidades que la Consejería de Educación ha propuesto a las centrales sindicales de cara al próximo curso, con el fin de ajustar la oferta y la demanda en la escuela pública.

En total, según la propuesta que ayer se comenzó a negociar en las delegaciones provinciales de Badajoz y Cáceres, se suprimirán 37 clases de Infantil y Primaria en Extremadura. En esta propuesta se diferencian unidades jurídicas, las que están creadas oficialmente, y unidades funcionales, que son las que se habilitan en función de las necesidades de cada curso y, por tanto, el número de clases que funcionan en realidad.

En la provincia pacense, se propone la creación de tres unidades jurídicas de Infantil y cinco de Primaria, pero se plantea la supresión de tres funcionales de Infantil y de 20 de Primaria, por lo que el cómputo global arroja la eliminación de quince unidades.

En la provincia cacereña, se contemplan supresiones tanto en las unidades jurídicas como en las funcionales. En total, desaparecen 22 entre Infantil y Primaria, que unidas a las 15 supresiones de Badajoz hacen que la propuesta oficial contemple la eliminación de 37 unidades en el conjunto de la región.

No obstante, se trata de una propuesta inicial que ahora, con las aportaciones realizadas ayer por los diferentes sindicatos, en las dos reuniones celebradas, se llevará a los servicios centrales de Mérida, donde se hará una global que volverá a ser negociada. En un marco, además, en el que se plantearán también los cambios que las supresiones de unidades conllevan en las plantillas de los centros educativos. Un ajuste que también se extenderá a los institutos.

Los sindicatos rechazan las supresiones propuestas hasta el momento. Consideran que no se deben eliminar unidades en centros ubicados en localidades donde haya colegios concertados.

«Es inconcebible y no podemos estar de acuerdo. No se pueden permitir supresiones en la enseñanza pública mientras se mantienen conciertos con la privada», afirma Mercedes Barrado, de CSI-F.

«No podemos estar de acuerdo con las eliminaciones en los centros públicos; lo suyo es que se lleven a cabo en la concertada», añade Rosa Martín, de UGT.

«Hemos pedido directamente por registro que se retire la propuesta de supresión de unidades en centros públicos de Infantil y Primaria, ya que el cierre de unidades por falta de alumnado debe aplicarse primeramente sobre las unidades concertadas y autorizadas en los centros privados», defiende Alfredo Aranda, de PIDE.

Por último, Antonio Vera, desde ANPE señala que más allá del descenso de la natalidad y los cambios migratorios por motivos laborales, «es difícil explicar cómo se cierran unidades en la escuela pública mientras se permite el aumento de ratio en la concertada, máxime cuando la legislación vigente obliga a la Administración a garantizar para todo el alumnado un puesto en la escuela pública». Esta central recuerda que «en una gran ciudad, ese aumento de ratio puede significar, dependiendo del número de líneas, la no poca cantidad de más de trescientos alumnos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos