Gata pide respuestas a los organismos que actuaron en el incendio de 2015

La Sierra de Gata, un año después de los incendios. :: HOY/
La Sierra de Gata, un año después de los incendios. :: HOY

Una plataforma vecinal remite a las instituciones una serie de preguntas planteadas por los afectados

EFE

La Plataforma Sierra de Gata remitió a varias instituciones extremeñas un listado de preguntas en las que los ciudadanos les interpelan sobre las actuaciones realizadas tras el incendio, que arrasó 8.000 hectáreas en esta comarca cacereña el pasado verano, y pidió que se respondan. En un comunicado, la entidad vecinal afirmó que las víctimas del incendio, las cientos de personas que han firmado su manifiesto y la población de la Sierra de Gata en general, precisan respuestas que ayuden a aclarar dudas referidas a la situación actual de la comarca y permitan afrontar el futuro con confianza.

La Plataforma convocó a principios de junio a responsables de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, la Diputación Provincial de Cáceres, la Mancomunidad de Municipios de Sierra de Gata y al Grupo de Acción Local Adisgata a un acto público con el objetivo de hacerles llegar sus interrogantes, pero ninguno acudió a la cita. El colectivo remitió un nuevo escrito a esas instituciones en el que les ha hecho llegar las dudas planteadas por los afectados por el incendio.

Además, los vecinos recordaron que tras el suceso redactaron un manifiesto en el que relacionaban los incendios de la Sierra de Gata con una mala política de gestión forestal y con el abandono de la cultura del campo. «Agradecíamos y valorábamos la profesionalidad, colaboración y entrega de la mayoría de las personas de los cuerpos de extinción que trabajaron para sofocar el incendio, y denunciábamos las incomprensibles actuaciones de los mandos de algunos cuerpos de extinción», explicó la Plataforma en su nota. También exigieron un cambio en la política de gestión forestal y el desarrollo de una política activa de recuperación de la cultura del campo que haga rentable el trabajo de las huertas, la limpieza de las fincas y el mantenimiento de los montes y cambios en la regulación legal de la gestión de los incendios.