Portugal da luz verde a un tren de pasajeros entre Badajoz y Lisboa

Tren de pasajeros a su paso por Badajoz:: HOY/
Tren de pasajeros a su paso por Badajoz:: HOY

El gobierno del socialista António Costa cambia el rumbo de su predecesor y abre la puerta a que en la línea no solo se transporten mercancías

MIGUEL VERÍSSIMO

Portugal retoma el interés por el tren de pasajeros entre Lisboa y Badajoz. El gobierno del socialista António Costa abre la puerta a que convoyes de viajeros puedan utilizar la línea que unirá la capital portuguesa con la frontera de Caya, a pesar de que esta fue concebida originariamente para el transporte de mercancías.

archivo

La información fue publicada ayer por el diario luso Público y ha sido confirmada a HOY por fuentes del Ministerio de Planeamiento e Infraestructuras portugués. Según estas fuentes, la intención del gobierno luso es que una vez que concluya la construcción de la vía entre Évora y Caya, algún operador ofrezca el servicio de transporte de pasajeros. Las dos empresas que podrían realizar esta tarea serían Renfe y la portuguesa Comboios de Portugal.

Una vez que el trazado esté completo y los trenes de pasajeros comiencen a circular, el servicio podría conectar Badajoz con Lisboa en dos horas y podría llegar desde la capital pacense hasta Évora en apenas 30 minutos. Estas cifras están aún lejos del primer proyecto de alta velocidad Madrid-Lisboa, que pretendía unir por tren ambas capitales en dos horas y 45 minutos.

Para que esta declaración de intenciones del gobierno del primer ministro António Costa pueda hacerse realidad, primero será preciso terminar de construir la vía. El Ejecutivo vecino baraja un plazo entre 2020 y 2022 para finalizar las obras. Actualmente existe una línea de pasajeros que conecta Lisboa y Évora en aproximadamente una hora y media. Esta ciudad es la capital de la región del Alentejo y el mayor núcleo de población entre Lisboa y Caya. A ese trazado habría que sumar la construcción de otros dos tramos que serían necesarios para llegar desde Évora a la capital pacense. El primero de ellos sería el Évora-Évora Norte, con un coste estimado de 20,2 millones de euros de los que 8,1 pertenecerían a la coparticipación de la Unión Europea y el resto, 12,1, a las arcas portuguesas. Las obras de este tramo deberían comenzar en el último trimestre de este año y finalizar a mediados de 2017.

El segundo de los tramos que faltan por construir es el que uniría Évora Norte con Elvas y la frontera con España. El coste total está estimado en 456 millones de euros, de los cuales 246,4 procederían de fondos europeos y 209,6 del estado portugués. En este tramo se integrarían dos subtramos. Por un lado, habría que construir una vía electrificada entre Évora Norte y Elvas de 79 kilómetros de extensión. Comenzaría a construirse a principios de 2018 y terminaría en el tercer trimestre de 2019.

Por otro, se modificaría y electrificaría la línea entre el este de Elvas y la frontera con España, que tendría una extensión de nueve kilómetros. Los trabajos en este tramo comenzarían en el segundo trimestre de 2017 y concluirían a finales de ese mismo año.

Casi cuatro años sin tren

Los trenes de pasajeros con destino Lisboa hace casi cuatro años que no pasan por la región. El 15 de agosto de 2012, el trenhotel Lusitania, única conexión de pasajeros entre Madrid y Lisboa por vía férrea, realizaba su última parada en Extremadura. Desde entonces, el trayecto transita por la provincia de Salamanca.

El Lusitania parte de la madrileña estación de Chamartín a las 21.50 horas. Recorre Ávila, Medina del Campo, Salamanca, Ciudad Rodrigo, Fuentes de Oñoro, Vilar Formoso, Guarda, Celorico da Beira, Mangualde, Santa Comba Dão, Coimbra, Pombal, Caxarias, Entroncamento y concluye su trayecto en las estaciones lisboetas de Oriente y Santa Apolónia pasadas las 7 de la mañana del día siguiente. En total, el trenhotel realiza más de nueve horas de viaje entre las capitales de ambos países.

Con la nueva política del gobierno portugués, se abre la vía a una conexión entre Madrid y Lisboa que discurra por Extremadura. El gesto del Ejecutivo de António Costa supone un cambio radical con respecto a la postura que mantuvo el anterior gobierno, el del conservador Pedro Passos Coelho.

El exprimer ministro renunció en 2011 a construir su parte del tren de alta velocidad Madrid-Lisboa debido a la crisis económica. En su lugar, Passos Coelho planteó la construcción de un tren de mercancías que llegara hasta Sines, un puerto que se presupone estratégico en el comercio con los países asiáticos cuando entre en funcionamiento la ampliación del Canal de Panamá , que se inaugurará el mismo día de las elecciones generales españolas, el próximo 26 de junio.

El pasado mes de marzo, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se reunió con el primer ministro luso en Lisboa. Entonces, el presidente del Gobierno regional dio por hecho que el trazado de mercancías transportaría pasajeros, ya que se supone que la línea estará electrificada por completo.