El SES convocará nuevas oposiciones en 2017 con un mínimo de 890 plazas

Aspirantes aspiran para entrar a realizar un examen de acceso al SES/
Aspirantes aspiran para entrar a realizar un examen de acceso al SES

Los sindicatos rechazan la oferta pública de empleo que ayer se presentó con 486 vacantes para este año

ANA B. HERNÁNDEZ

El Servicio Extremeño de Salud (SES) convocará nuevas oposiciones el próximo año con un mínimo de 890 plazas, correspondientes a las ofertas públicas de empleo (OPE) de 2014, 2015 y 2016. La de este año fue presentada en la sectorial celebrada ayer y es la más alta de las tres con 486 plazas. Un número, además, que podría incrementarse hasta que la oferta sea aprobada de forma definitiva en la Mesa General de Función Pública.

Más información

La convocatoria debe realizarse el próximo año porque el SES está obligado a hacerlo antes de que transcurran tres años desde la primera OPE que se incluya en la misma y esa primera oferta es la de 2014. Entonces, con una tasa de reposición del 10%, se aprobaron solo 38 plazas. La tasa se incrementó hasta el 50% el pasado año, en 2015, por lo que el número de plazas aumentó hasta las 366. En este año como el Gobierno central permite una tasa de reposición del 100%, esto es que se pueden convocar todas las plazas que se queden vacantes por jubilaciones y fallecimientos, el número asciende hasta 486, según los datos que ayer facilitaron responsables del SES a los representantes de los seis sindicatos con presencia en el ámbito sanitario.

En la convocatoria de 2017 cuando se tendrán que desglosar las plazas por categorías se deberían incluir también las ofertas referentes a los años 2012 y 2013, teniendo en cuenta que la última convocatoria de oposiciones por parte del SES tuvo lugar en 2011, precisamente cuando el anterior gobierno de Guillermo Fernández Vara ya estaba en funciones. Entonces salieron a concurso 1.542 plazas referentes a las ofertas aprobadas desde 2007 hasta 2011.

Sin embargo, en la que se convocará el próximo año no se incluyen las de 2012 y 2013, porque en el primero el Gobierno central no permitió la aprobación de ninguna oferta, estableciendo una tasa de reposición del 0%, y en el segundo, en 2013, cuando la tasa se elevó hasta el 10% el SES cedió sus plazas a la Consejería de Educación.

Los sindicatos rechazaron ayer en la sectorial la OPE de 2016 por considerarla insuficiente. Mantienen que las 486 plazas fijadas por el momento no atienden las necesidades de la sanidad pública extremeña.

«Es una oferta escasa, no podemos decir otra cosa, pero entendemos que la de 2016 es la que puede ser con una tasa de reposición del 100% en cuanto a fallecimientos y jubilaciones», valora María José Rodríguez Villalón, del Sindicato Médico Simex.

«Es claramente insuficiente y no podemos estar a favor, porque hay muchas más vacantes en el SES que las plazas que se sacan; nosotros consideramos que se debería convocar la totalidad sin tasa de reposición», afirma Felipe Bachiller, representante de UGT.

Mantiene que el número de plazas fijadas para la convocatoria de oposiciones en 2017, no reducirá la alta temporalidad en el SES. «Esta tasa supera el 20% en todos los colectivos sanitarios y está muy lejos del 5% que se establece como idóneo», señala. «Es el motivo por el que mantenemos que el número de plazas de la convocatoria debería ser el doble, en torno a las 1.500 plazas si de verdad se quiere reducir la temporalidad y dar estabilidad a las plantillas», agregó.

En la misma línea, Emilia Montero, de CSI-F, expresó ayer su disconformidad al término de la sectorial de sanidad celebrada. «Es un número insuficiente que no atiende la necesidad real del SES y que no servirá, por tanto, para reducir la tasa de temporalidad».

Según sus datos, esa tasa supera el 30%. «En una plantilla global de 15.500 trabajadores, tenemos 5.256 temporales de los que 3.984 son interinidades y vacantes puras que están dotadas presupuestariamente y que, sin embargo, no están cubiertas». Por ello mantiene que la convocatoria de 2017 debería ser muy superior a las 890 plazas fijadas de salida.

«No tiene sentido si de verdad se quiere apostar por una sanidad de calidad, porque lógicamente la estabilidad en el puesto de trabajo tiene una repercusión directa en ella, porque quien está estable se responsabiliza con los objetivos de la empresa para la que trabaja».

Reducir los tiempos

Las centrales consideran, además, que es preciso que se sepan las plazas afectadas que saldrán a oposición, con el fin de que quien oposite sepa a qué plazas concursa y también que quienes las ocupan sepan asimismo que pueden perderlas. «Pero nos encontramos con que esto se sabe en el momento de la elección de las plazas y esto no puede seguir siendo así», critica Emilia Montero.

Por otro lado, este sindicato reclamó ayer un pacto sobre los procesos selectivos del SES que permita reducir los tiempos entre unos y otros. «No puede ser que se haga una convocatoria, que las pruebas se realicen tres años después y que otros tantos más tarde siga sin resolverse como está ocurriendo». En el caso de la última oposición, fue convocada en 2011, se desarrolló en 2013 y aún no están cerradas todas las categorías.

Tampoco están resueltas las bolsas de empleo ni hay fecha para ello en función del pacto de 2013, que firmó el PP hace tres años ya con cuatro de los seis sindicatos sanitarios. Las modificaciones introducidas por los actuales responsables de Sanidad no solo no han logrado más apoyos sino que han restado. CSI-F, que lo había firmado, anunció ayer que rechaza el nuevo pacto porque establece que los últimos interinos sean los primeros en cesar.

 

Fotos

Vídeos