PLANTACIÓN INCLUIDA EN LA PAC

En la actualidad la paulownia es un cultivo residual en España y en Extremadura. «Hay plantaciones en Cádiz y algunas empresas que se dedican a la producción de biomasa tienen terrenos destinados a este árbol, pero no están cuantificados ni sus estudios se conocen», comentan desde Cicytex.

Por este motivo, no existe un censo exacto de la superficie dedicada a la producción de paulownia en el conjunto de la región, pero su importancia está creciendo hasta el punto de que esta especie está recogida en los textos de la Política Agraria Común dentro de los árboles forestales de cultivo corto y en la categoría de cultivo energético.

La paulownia es un árbol que tiene una gran adaptabilidad, por lo que puede plantarse en zonas con suelos muy diferentes. Su madera se caracteriza por ser ligera, resistente y fácil de trabajar. En Asia se suele utilizar en la construcción de andamios y existen zonas de siembra que se rodean con paulownias, a modo de empalizada, para proteger el resto de la producción agraria en lugares de mucho viento. En Extremadura, lo que se pretende es que sea una posible solución para espacios marginales y que no se aprovechan de manera agrícola.