Isla Valdecañas suma varias condenas por vender chalés durante el proceso judicial

Una de las viviendas que durante años estuvieron vendiéndose en el complejo residencial de lujo. :: HOY/
Una de las viviendas que durante años estuvieron vendiéndose en el complejo residencial de lujo. :: HOY

La promotora del complejo de ocio ha sido sentenciada a pagar casi un millón de euros a varios compradores

ANTONIO J. ARMEROCáceres

Marina Isla Valdecañas S.A., la empresa promotora del complejo residencial de lujo ubicado en el norte de la región y declarado ilegal, acumula varias condenas por vender chalés sin informar a sus compradores de que el proyecto había sido denunciado. La suma de las cantidades que la empresa debe pagar a compradores de varias viviendas porque así lo ordenan distintas sentencias se acerca al millón de euros. La mayor parte de ese montante corresponde a la devolución de cantidades entregadas por los clientes antes de recibir sus propiedades, mientras que otra porción es en concepto de indemnización por los daños y perjuicios causados.

ARCHIVO

Una de las últimas sentencias condenatorias la firmó la Audiencia Provincial de Sevilla el pasado mes de junio. En ella, revoca parcialmente el fallo del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número diez de la capital hispalense, en el que se condenaba a Marina Isla Valdecañas a abonar a los compradores de una futura vivienda la cantidad de 169.656 euros más 36.686 de indemnización por daños y perjuicios. Ese fallo de primera instancia eximía de responsabilidad a Asefa S.A. Seguros y Reaseguros, la empresa que garantizaba mediante contrato la devolución del dinero entregado en el caso de que la vivienda no estuviera terminada a tiempo. Los compradores recurrieron este fallo, y la Audiencia de Sevilla les ha dado la razón, al sentenciar que la aseguradora y la promotora del complejo deben pagarles 187.565 euros de forma solidaria. Los fallos judiciales contrarios a los intereses de Marina Isla Valdecañas se han sucedido durante los últimos dos años. A la de junio de este año hay que sumar tres del año pasado (publicadas en febrero, mayo y septiembre) y una de mayo de 2013, todas de un tenor similar, en el sentido de condenar a la promotora a devolver el dinero (en torno a doscientos mil euros como media), y en ocasiones también a indemnizar, a los compradores.

Una de las claves en las que las distintas sentencias basan sus fallos condenatorios a Marina Isla Valdecañas es el hecho de que esos contratos de compraventa se firmaron cuando ya se había denunciado el PIR (Proyecto de Interés Regional) que permitió sacar adelante el complejo ubicado en los términos municipales de Berrocalejo y El Gordo, cerca de Navalmoral de La Mata. «La existencia de ese recurso contencioso administrativo expone la Audiencia de Sevilla en una sentencia de hace un año debe considerarse un dato relevante y de suma importancia, cuyo conocimiento era esencial para que el comprador pudiera emitir su consentimiento con pleno conocimiento de lo que se adquiría y de los riesgos que comportaba la existencia de esa demanda, particularmente el que se revocara la calificación urbanística de la zona y se ordenara la demolición de la vivienda». Y esto último es precisamente lo que acabó ocurriendo, pues sobre el complejo pesa la orden de que los terrenos que ocupa deben ser restituidos a su estado original.

Que finalmente el complejo que incluye viviendas, un hotel, una playa artificial, un campo de gol y numerosas instalaciones deportivas, entre otras infraestructuras sea o no demolido está por ver. El último paso en este proceso judicial que comenzó hace ocho años es la orden del TSJEx (Tribunal Superior de Justicia de Extremadura) de encargar a la estación biológica de Doñana un estudio que aclare si lo mejor desde el punto de vista medioambiental es echar abajo lo construido o dejar el paraje tal como está. La elaboración de ese informe detallado se demorará más de un año.