'A fala', la lengua común de 6.000 extremeños, llega al Nuevo Testamento

'A fala', la lengua común de 6.000 extremeños, llega al Nuevo Testamento

Aunque en esta obra han participado un traductor católico, otro evangélico y un consultor de traducción y exégesis, buena parte del peso de este trabajo ha recaído en Domingo Frades Gaspar, vecino de San Martín y expresidente de la asociación "Fala i Cultura"

Los alrededor de 6.000 españoles -todos ellos extremeños- que hablan en "fala", recogida en la Carta Europea de Lenguas Minoritarias, ya pueden leer el Nuevo Testamento en su lengua común, la que utilizan diariamente para hablar y dialogar.

"Benaventuraus os que tenin fomi i sé de xusticia, porque elis serán saciaus" (Mateo 5,6) e "I tomó pan i dó gracias, i o partí i le dó, idendu: Esti é o mei corpu, que por vós é dau, fei istu en memoria miña" (Lucas 22,19) son algunos de los versículos del Nuevo Testamento que pueden leerse en "a fala".

Declarada Bien de Interés Cultural (BIC) Inmaterial por la Junta de Extremadura, la fala constituye el único caso de bilingüismo en esta comunidad autónoma y su uso sólo se localiza en los pueblos cacereños de Valverdi du Fresnu (Valverde del Fresno), As Ellas (Eljas) y Sa Martín de Trevellu (San Martín de Trevejo).

Aunque mucho se ha debatido sobre su origen, los estudiosos de este dialecto o habla, según afirman unos u otros lingüistas, sostienen que "A fala" posee sustratos lingüísticos del portugués, gallego, castellano e, incluso, leonés, que conformaron este habla en la Edad Media.

"Es una lengua que se ha transmitido oralmente de padres a hijos, y es ahora, varios siglos después, cuando se está trabajando en una norma gramatical y de escritura", ha explicado a EFE el coordinador del Área de Comunicación de la asociación "A Nosa Fala", Francisco José Antúnez.

Si hace poco esta asociación lideró la publicación de "El Principito" en esta lengua, ahora es el turno del Nuevo Testamento, cuya traducción en "a fala" ha exigido diez años de trabajo, merced a la labor emprendida por la citada asociación en colaboración con la Promotora Española de Lingüística (PROEL) y la Sociedad Bíblica de España (SBE).

La Sociedad Bíblica trabaja para que las Escrituras circulen alrededor del mundo, que lleguen a las iglesias, pero también a las personas en sus distintas culturas y cosmovisiones, mientras que PROEL, organización registrada en el Ministerio del Interior, colabora con varias entidades para impulsar el desarrollo lingüístico de las lenguas minoritarias.

Aunque en esta obra han participado un traductor católico, otro evangélico y un consultor de traducción y exégesis, buena parte del peso de este trabajo ha recaído en Domingo Frades Gaspar, vecino de San Martín y expresidente de la asociación "Fala i Cultura".

Si bien es cierto que la publicación del Nuevo Testamento en "fala" es un camino para divulgar "la palabra de Dios entre los hablantes de esta lengua", como señalan desde SBE, esta obra es una pieza importante en el reto marcado por las citadas asociaciones de elaborar una gramática, "una ortografía".

De hecho, y "para más inri", la fala presenta variaciones en función del pueblo en el que el hablante se encuentre. "A fala" se denomina "valverdeiru" en Valverde del Fresno: "lagarteiru" en Eljas y "mañegu" en San Martín de Trevejo.

"Es necesario redactar una ortografía común y oficial", ha dicho Antúnez. Sin embargo, hay quienes mantienen que no existe una base científica, ni elementos suficientes para constituir esa gramática común "con un lenguaje mixturado".

Al margen de estas cuestiones, la fala se oye en comercios y bares de estos tres municipios, se lee en los rótulos de las calles y se refleja en bandos e instancias municipales.

La Diputación de Cáceres destina este año 148.400 euros a desarrollar actuaciones en el Parque Cultural Sierra de Gata, entre las que se incluye la puesta en marcha de un centro de difusión de A Fala.

La presentación del Nuevo Testamento en "a fala" tendrá lugar mañana por la tarde en la iglesia parroquial de San Martín de Trevejo, y a la misma asistirá el obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro.