Educación registró el curso pasado 270 casos de acoso escolar por internet

Varios escolares consultan sus teléfonos móviles a la salida de clase/
Varios escolares consultan sus teléfonos móviles a la salida de clase

Dos de cada tres víctimas son chicas, suelen tener entre 12 y 14 años y lo más habitual es usar un servicio de mensajería para insultar

NATALIA REIGADASBadajoz

La semana pasada una niña de 16 años se suicidó en Madrid. Un compañero de su instituto la había estado acosando con mensajes de móvil en los que le pedía dinero y la amenazaba con agredirla. Este caso ha vuelto a poner de actualidad el miedo de muchos padres a que sus hijos se conviertan en víctimas dentro de las aulas.

Insultos, comentarios difamatorios, amenazas y ataques al aspecto personal a través de los servicios de mensajería y las redes sociales. El curso pasado 267 alumnos extremeños fueron víctimas de este tipo de acoso escolar.

Los datos proceden del Servicio de Inspección Educativa de la Junta de Extremadura que, sin embargo, indica que no son muchos. «Si bien es cierto que en Extremadura no tenemos constancia de un elevado número de casos, no deja de ser un problema real que cada vez cobra mayor protagonismo gracias a la expansión de las nuevas tecnologías, a las que los alumnos se incorporan cada vez a edades más tempranas debido a las mayores posibilidades de accesibilidad y portabilidad de medios que permiten el uso de las redes sociales», indica el informe de la Consejería de Educación.

Uno de los datos más llamativos es que dos de cada tres casos están protagonizados por chicas. Hay más víctimas femeninas y también más agresoras en este tipo de acoso.

La etapa en la que los escolares son más vulnerables es la primera etapa de la Educación Secundaria Obligatorio (ESO), es decir, entre los 12 y los 14 años. La mitad de los casos se producen en estos cursos.

En cuanto al medio. Lo más común es que los agresores utilicen la mensajería instantánea. Un 46% de los ataques son a través de este servicio. Otro 33% se producen en las redes sociales.

«La conducta acosadora que se repite con más frecuencia son las etiquetas peyorativas, que suponen el 33% de los casos. Con un 27%, el segundo caso más frecuente son lose comentarios o expresiones difamatorias. También son bastantes habituales las amenazas y los ataques al aspecto personal, que se dan en el 23% por ciento de los casos», añade el informe de Educación.

Ante esta situación la Junta ha elaborado un Manual del buen uso educativo de las TIC (Tecnologías de la información y la comunicación) en Extremadura. Se trata de una guía de prevención de problemas con sugerencias para el alumnado, la familia y el personal docente. Esta herramienta pretende que los implicados identifiquen los riesgos del uso inapropiado de las nuevas tecnologías y sepan actuar en caso de ciberdelito.

Conductas habituales

Más allá de los casos relacionados con Internet, el último informe del Observatorio de la Convivencia Escolar de Extremadura asegura que el ambiente en las aulas de la región es de elevada normalidad. Solo un 10% de los expedientes contra alumnos por violar las normas son por conductas graves.

Además, el acoso escolar no está entre los incidentes más numerosos. El comportamiento que más se castiga entre los alumnos es perturbar el normal desarrollo de las clases. Un 25% de los expedientes son de este tipo. Otro 23% es por negarse a realizar las actividades o no seguir las orientaciones del profesorado.

Un 15% es por impedir el estudio a los compañeros, un 13% por mostrar desconsideración hacia los profesores y otro 20% se reparte entre faltas injustificadas e impuntualidad. Solo en un 1,5% de los casos hay daños en las instalaciones o las pertenencias del centro.

El informe del Observatorio de la Convivencia Escolar propuso la creación de tres comisiones de trabajo con grupos de expertos. La primera estará especializada en la mediación escolar y la resolución pacífica de conflictos. La segunda buscará medidas preventivas contra la violencia de género y las actuaciones sexistas en las aulas. La tercera se centrará en el buen uso de las redes sociales en la lucha contra el ciberacoso.