UGT dice que actuó correctamente en los cursos y estudia querellarse contra la Junta

El dirigente de UGT ha mostrado su sorpresa ante la acusación del gobierno regional

EFE

El secretario general de UGT-Extremadura, Francisco Capilla, ha dicho que por parte de su sindicato "todo está hecho de forma correcta" en los cursos de formación y ha anunciado que estudian querellarse contra el Gobierno de José Antonio Monago por sus "falsas" denuncias.

Capilla ha comparecido en rueda de prensa después de que el Gobierno extremeño haya hecho público hoy que ha trasladado a la Fiscalía Anticorrupción un presunto fraude "a gran escala" con los cursos de formación de ocupados por parte de la patronal regional (CREEX), los sindicatos CC.OO y UGT, y la Confederación de Entidades para la Economía Social y Autónomos de Extremadura.

El dirigente de UGT ha mostrado su sorpresa y su "gran preocupación, no ya por las acusaciones tan graves que se hacen a los agentes económicos y sociales de la región, sino por la utilización torticera, pisoteando a quien sea necesario, para ganar un puñado de votos".

A su juicio, el Gobierno de José Antonio Monago actúa de manera "claramente electoralista", ya que, antes de la convocatoria el lunes de las elecciones, se "ha apresurado a meter una denuncia en la Fiscalía, saltándose la vía administrativa".

Francisco Capilla ha explicado que se les hizo una auditoría del 10 por ciento del plan de formación 2011, que supone auditar concretamente 180.000 euros, para lo que entregaron toda la documentación que se les requería en noviembre de 2014.

El pasado 7 de enero, según Capilla, recibieron otra notificación de la Administración regional en la que se les pedía ampliar información, un requerimiento al que atendió el sindicato, sin que desde entonces hubiera vuelto a tener noticia del asunto.

El dirigente sindical ha acusado a la consejera de Empleo, María Ángeles Muñoz, de haber actuado con "mala fe" por "no haber tenido, ni siquiera la decencia de comunicarnos a las organizaciones afectadas" en este caso el resultado de la auditoría, ni que pensaban acudir a la Fiscalía Anticorrupción.

"Como no sabemos de que se nos acusa tampoco lógicamente sabemos como defendernos", ha dicho Capilla, quien ha acusado al Gobierno extremeño de mantener una "postura cobarde".

En ese sentido, ha dicho que "si realmente tienen pruebas y elementos de juicio suficientes para decir lo que han dicho hoy públicamente, lo mínimo que tendrían que haber hecho es irse al juzgado y denunciar a las organizaciones afectadas", lo que daría pie a éstas a "querellarse" contra la Junta por poner "una denuncia falsa".

Capilla ha acusado a Monago de pretender "desmembrar" a las organizaciones sindicales, porque no admite "ni una sola crítica", y ha destacado que UGT se pone a disposición de la Justicia para "aclarar toda esta situación".

Por otra parte, el secretario general de UGT Extremadura ha denunciado que la Administración les debe una "parte muy importante" del montante correspondiente al Plan de Formación de 2011, más del doble de los 180.000 euros que se auditaron, ha precisado a preguntas de los periodistas.

Además, ha especificado que este plan de formación en el que supuestamente se hubiera producido el fraude, correspondiente a 2011, se convocó, se realizó y justificó durante el mandato del actual Gobierno de José Antonio Monago, ya que existía retraso en las convocatorias, por lo que se llevó a cabo en 2012 y se justificó en 2013.