La galesa que susurra a los caballos

Lucy Rees, el pasado miércoles en una pradera placentina . :: E.R./
Lucy Rees, el pasado miércoles en una pradera placentina . :: E.R.

Lucy Rees es una eminencia mundial en lo equino que cuida pottokas salvajes en Piornal

J. R. ALONSO DE LA TORRE

Llevaba años buscando a Lucy Rees y el pasado miércoles la encontré. La primera persona que me habló de ella fue un filósofo que había hallado la plenitud en Jerte. «Es una mujer galesa muy interesante, que se entiende mejor con los caballos que con las personas. Se llama Lucy Rees y vive con sus potros salvajes en las cumbres, entre el Jerte y la Vera», me contó.

Desde ese día, hace ya tres o cuatro años, no he parado de preguntar por Lucy Rees hasta que este miércoles me enteré de que iba a pasar la tarde en Eduquina, una singular explotación de caballos cercana a Plasencia. En cuanto acabé de comer, salí pitando y, efectivamente, allí estaba Lucy, en medio de una pradera verde y rodeada de caballos.

Describir a Lucy Rees es fácil porque sus rasgos son tan característicos que nos puede echar una mano Pablo Milanés cuando canta a «esa delgadez extrema» o el modisto Adolfo Domínguez cuando nos convence de que «la arruga es bella». Lo demás, una larga y descuidada cabellera blanca y un machadiano «torpe aliño indumentario». Para lo que no hay palabras escritas es para explicar su mirada profundísima, sus ojos azulísimos y su carácter insumiso: no se calla nada y cuando llegamos al picadero de Eduquina, no tarda ni un segundo en manifestar sus opiniones apasionadas sobre un caballo y su domador.

Lucy Rees nació en Gales y estudió Zoología en la Universidad de Londres, realizando el posgrado en Sussex. Empezó a domar caballos salvajes y problemáticos en las montañas galesas de Snowdonia y fue allí donde escribió sus primeros libros. El más conocido de todos ellos, una especie de biblia de la doma natural, es 'La mente del caballo', donde se cuentan de manera sencilla los aspectos más complejos del comportamiento equino. Ha escrito también 'La lógica del caballo' y otras obras no traducidas al castellano como 'Wild Pony', 'The Maze', 'Horse of Air' o 'Riding'. Además de estos libros sobre cuestiones ecuestres, ha editado durante años la revista de escalada 'Mountain' y ha sido protagonista de dos películas documentales, una para la televisión autonómica catalana y otra para la HTV.

Lucy ha recorrido mucho mundo en su vieja caravana para conocer las diferentes culturas equinas. Imparte cursos en Colombia, Venezuela o Estados Unidos sobre doma natural. Acaban de proponerle un proyecto en Rusia, enseña en diversas universidades y escribe regularmente en revistas inglesas y españolas. Pero siempre regresa a su casa de Arroyomolinos de la Vera, a su paraíso secreto en Extremadura.

Aquí no se la conoce mucho. Tampoco se valora su sabiduría ni ella lo pretende. Es más, a veces parece más un incordio que una de las personas más prestigiosas del mundo del caballo. Porque Lucy tiene problemas con la Guardia Civil, con los paisanos, con las administraciones, que más que ver en ella a una eminencia mundial, ven una preocupación provocada por esa señora excéntrica que tiene 200 caballos salvajes y raros, que a veces se escapan, pastando libremente por los prados serranos de Piornal y Garganta la Olla.

El caso es que un buen día Lucy llegó a las sierras de la Vera y Jerte, entendió que eran el lugar ideal para su proyecto y alquiló un millar de hectáreas donde, a mil metros de altura, viven en libertad sus dos centenares de caballos de la raza pottoka, la más antigua que se conoce. Para entender la singularidad de su aventura, hay que saber que en el mundo solo se pueden ver manadas de caballos pottokas salvajes criados de manera natural en Mongolia, en Estados Unidos y en Piornal.

Lucy imparte cursos de doma natural en Piornal y enseña a comunicarse con los caballos y a aprender de estos animales que siguen a un líder calmado, confiado y sabio, que detestan la dominancia y las peleas y procuran vivir en armonía. O sea, como nosotros, pero al revés.