CC OO y CSI-F pedirán al TSJEx que paralice las oposiciones de laborales

Solicitudes para optar a las plazas de la Junta, acumuladas en Administración Pública::/
Solicitudes para optar a las plazas de la Junta, acumuladas en Administración Pública::

Creen que no deben seguir hasta que el Supremo se pronuncie sobre el recurso de la Junta; el fallo podría ser «irreparable» para los opositores

CELESTINO J. VINAGRE

En pocos días, quizás en menos de una semana, CC OO y CSI-F reclamarán a la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que suspenda cautelarmente las oposiciones de laborales convocadas por la Junta. Unas pruebas para las que todavía no hay ni lista de admitidos ni fecha de exámenes pero que, en teoría, deberían desarrollarse a lo largo del próximo año.

Los sindicatos pedirán esa medida porque consideran que es de sentido común esperar al fallo del Tribunal Supremo sobre este asunto. Al Supremo ha acudido el Gabinete de Monago porque no asume la sentencia del TSJEx que da la razón a CC OO y CSI-F al ordenar la paralización del proceso hasta que se convoquen los puestos vacantes para turno de ascenso como marca el convenio colectivo de la propia Junta de Extremadura.

Como adelantó HOY el pasado 15 de octubre , el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha fijado la suspensión de las oposiciones de 306 puestos de personal laboral hasta que se saquen en las vacantes para turno de ascenso. En cambio, su medida no interfiere para nada el proceso de oposiciones para la convocatoria de 270 de funcionarios (de ellas 38 de promoción interna, y 23 para discapacitados).

CC OO y CSI-F acudieron el 26 de junio al TSJEx por el incumplimiento de sacar antes que las plazas de turno de ascenso las de turno libre de personal laboral. Consiguieron que el tribunal extremeño les diese la razón aunque este dejaba la puerta abierta a que la Junta recurriese ante el Supremo y, con ello, siguieran adelante esas oposiciones de laborales. Es lo que decidió el Ejecutivo. Los sindicatos criticaron hace quince días esa postura, pero del rechazo verbal han decidido pasar a la acción jurídica.

Fuentes de CC OO y CSI-F consultadas por este periódico coincidieron ayer en señalar que la inseguridad laboral y jurídica a la que se enfrentan los 306 opositores que saquen su plaza. Ese es el gran motivo de peso para intentar impedir que se celebren de manera inmediata. «Hay miles de personas esperanzadas en conseguir un puesto de laboral en la Junta y lo mínimo que hay que darles es certeza jurídica», dicen representantes de los trabajadores, a la vez que alertan sobre el «daño irreparable» que se podía causar cuando años después, el Supremo pudiese anular el proceso de laborales de la Junta.

El recurso del Gobierno regional, «una huida hacia adelante, supone todo lo contrario», indicó ayer un sindicalista de CC OO. «Por coherencia, por lógica debemos seguir defendiendo no solo los derechos de los 10.000 laborales que hay ahora en la Junta sino de los 306 futuros», agregó otro portavoz de CSI-F.

CC OO y CSI-F insisten en que, «por supuesto», persiguen que haya exámenes de laborales en turno libre, pero «las cosas se deben hacer bien y todavía estamos a tiempo de ello». En la convocatoria de funcionario así ha sido, subraya, y por eso no han mostrado rechazo alguno al proceso administrativo de la Junta.