Robe Iniesta y Adolfo Suárez, premiados con la Medalla de Extremadura

Robe Iniesta (izquierda) y Adolfo Suárez (derecha) /
Robe Iniesta (izquierda) y Adolfo Suárez (derecha)

La UNED, la Jefatura Superior de Policía de Extremadura y la Asociación Donación Médula Ósea y Cordón Umbilical en Extremadura, también recibirán el galardón

JUAN SORIANOMérida

Personalidades y entidades de la cultura, la política, la salud, la educación y la seguridad protagonizan las Medallas de Extremadura en su edición 2014. Robe Iniesta (cantante de Extremoduro), Adolfo Suárez (a título póstumo), la Asociación para la Donación de la Médula Ósea, la Universidad Nacional de Educación a Distancia y la Jefatura Superior de Policía Nacional recibirán el próximo 7 de septiembre en el Teatro Romano de Mérida el galardón más importante que concede la comunidad autónoma.

La gala estará amenizada por el cantante catalán Loquillo, quien actuará en una noche marcada por la música gracias a la presencia de Robe Iniesta, el líder de la banda más conocida de la región.

La vicepresidenta y portavoz de la Junta, Cristina Teniente, destacó ayer tras la reunión del Consejo de Gobierno en la que se acordó la concesión de las Medallas de Extremadura que los galardonados son «ejemplos sobresalientes de la promoción de un conjunto de principios y de valores estrechamente ligados no sólo a la identidad extremeña, sino también a las sociedades democráticas fuertes y seguras, que miran por la solidaridad y la igualdad».

En este marco, afirmó que la entrega de la Medalla de Extremadura a Roberto Iniesta «ha sido durante muchos años una aclamación popular» y que ahora se concede «a propuesta del presidente Monago». Teniente afirmó que Extremoduro es la banda de música más importante de la región y su líder, nacido en Plasencia en 1962, es un «creador, fuente de inspiración de otros grupos nacionales e internacionales». Según dijo, en sus 27 años de trayectoria «ha llevado el nombre y el espíritu de nuestra tierra dentro y fuera de nuestras fronteras», por lo que considera «de justicia» este reconocimiento. HOY trató de obtener una valoración oficial de Roberto Iniesta, pero no fue posible.

El líder de Extremoduro compartirá protagonismo con Adolfo Suárez, quien recibirá la Medalla de Extremadura a título póstumo, como se acordó pocos días después de su fallecimiento el pasado 23 de marzo. La vicepresidenta de la Junta destacó que encarna los valores de defensa de la democracia y desarrollo de las libertades públicas, y «demostró que es posible el entendimiento entre los partidos de la izquierda y de la derecha, y casi 40 años después ese legado lo hemos tenido muy presente en Extremadura».

Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno, hizo ayer un alto en sus obligaciones laborales para indicar a HOY que la familia agradece tanto al Ejecutivo autonómico como a toda la región «la concesión de un honor de tamaña magnitud» que estará «encantado de recibir». Asimismo, apuntó que, aunque aquí no se encuentran sus orígenes, Extremadura «es una tierra a la que voy con cierta frecuencia» y que forma parte de su historia personal.

Salud, educación y seguridad

La Asociación para la Donación de Médula Ósea y Cordón Umbilical de Extremadura (Admo) recibe el galardón por tratarse de «una muestra incesante de solidaridad ciudadana, lucha contra la enfermedad y esfuerzo por procurar la calidad y la esperanza de vida». Nació en 1996 centrada en enfermos de leucemia y otras patologías de la sangre, y seis años después se puso en marcha «bajo su impulso» la primera unidad de médula ósea de Extremadura en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. En los últimos cinco años promueve también la donación de sangre de cordón umbilical.

La presidenta de Admo, Virtudes Carrasco, señala que con este premio la entidad celebrará por todo lo alto el próximo mes de noviembre una fecha muy especial. «Vamos a celebrar los 18 años, edad a la que ya se puede donar, y encima con un galardón de este tamaño». Y llega además en un momento dulce, ya que en el primer semestre del 2014 se ha logrado duplicar la cifra de donantes en la región respecto al mismo periodo del pasado ejercicio. En la actualidad hay 321 personas que se comprometen a que, cuando sea necesario, acudirán a un hospital a donar células madre de su organismo. Sin contratiempos, con un proceso sencillo y ambulatorio que salvará vidas, como resalta Carrasco. Pero Admo es mucho más, ya que también se dedica a acompañar a enfermos y trasplantados en una labor que ahora tiene por delante el reto de aumentar las donaciones de sangre de cordón umbilical.

El fomento de la igualdad de oportunidades y la defensa del acceso a una educación superior de calidad para todos los ciudadanos son motivos para conceder la Medalla de Extremadura a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned). Cristina Teniente destacó que la institución creada en 1972 ha instaurado un modelo que «garantiza la igualdad de oportunidades». A la región llegó dos años después con el centro de Mérida y en la actualidad cuenta con otro centro en Plasencia y aulas adscritas por toda la comunidad. Desde 1974 ha atendido a más de 30.000 personas y «ha posibilitado el acceso a una educación superior a quienes no podían hacerlo por motivos personales o laborales, o que vivían alejados de los grandes núcleos de población», en muchos casos mujeres.

La directora de la Uned en la capital autonómica, Irene Mañas, se muestra muy orgullosa por un reconocimiento que siente que procede de toda Extremadura. Como indica, en 40 años de actividad se ha conseguido formar a 4.000 licenciados o graduados y permitir el paso a estudios superiores a 6.000 personas, en su mayor parte «gente que no podía acceder a la universidad de otra manera». Mañas destaca la labor de los profesores-tutores, por su compromiso constante con los alumnos; así como la apuesta de las localidades que acogen aulas universitarias (desde Badajoz a Puebla de Alcocer) y el apoyo de la ciudad de Mérida desde los inicios del centro.

El compromiso por la protección y el auxilio de las personas, así como la salvaguardia de la seguridad y la convivencia pacífica, justifican para el Ejecutivo autonómico la entrega del máximo galardón regional a la Jefatura Superior de Policía de Extremadura. Creada en 1997 y con sede en Badajoz, cuenta con más de mil agentes y funcionarios «que trabajan día a día al servicio de todos los extremeños». Para la vicepresidenta de la Junta, «los ciudadanos conocen de sobra el importante papel de este cuerpo y su comprometida tarea», destacando el auxilio en accidentes y catástrofes, la desarticulación de redes de prostitución y la lucha contra la droga.

Miguel García Izquierdo, jefe Superior de Policía en la región, recalca sobre la Medalla de Extremadura que «un eco social tan importante es una satisfacción» para unos profesionales que en ocasiones van más allá de su labor y «ponen en riesgo la propia integridad física». Según indica, la plantilla policial en la comunidad está cubierta en un 92%, una cifra que considera muy satisfactoria, con una media de edad joven. «Llevamos tres años como la comunidad autónoma con el índice delincuencial más bajo», resalta, con especial éxito en la resolución de casos tan graves como el triple homicidio que tuvo lugar en Don Benito en marzo de 2012. «Todos forman parte de la carpeta de esclarecidos, y además en un tiempo casi récord».

 

Fotos

Vídeos