La garganta más famosa de La Vera se abona a los sustos

Un joven se lanza al agua con una cámara de vídeo en la mano. :: /
Un joven se lanza al agua con una cámara de vídeo en la mano. ::

Nada logra evitar los saltos desde el puente de Cuartos, en Losar

ANTONIO J. ARMEROCáceres

Lo último entre quienes se lo pasan bien saltando al agua desde el puente medieval de la garganta de Cuartos, probablemente la más conocida de la comarca cacereña de La Vera, es hacerlo sosteniendo en la mano una GoPro, que es un modelo de cámara de vídeo lo suficientemente pequeño como para poder colocarla casi en cualquier sitio, que ha hecho multimillonario a su inventor y que está al cabo de la calle entre ciclistas, motoristas y aficionados a los deportes de aventura o a las gamberradas. Zambullirse en el agua transparente de la famosa garganta está prohibido. Bien claro lo pone en un generoso cartel que hay en el lugar. Y también en la ordenanza municipal de policía, buen gobierno y convivencia ciudadana del ayuntamiento de Losar de La Vera -a unos tres kilómetros-, que incluye una mención específica a los saltos desde ese puente de dos ojos, conducta catalogada como infracción muy grave, que significa arriesgarse a una multa de entre 1.501 y 3.000 euros. Pero da igual. Los hay que siguen saltando. Para regocijo del ego propio y susto de más de un tranquilo bañista.

NOTICIAS RELACIONADAS

Ocurre a diario, desde hace años, pero la popularización de las redes sociales y las webs a las que subir las hazañas propias o ajenas ha amplificado el eco de esta gamberrada que conoce bien Germán Domínguez, alcalde socialista de Losar de La Vera al que le toca lidiar con un problema que no es reponsabilidad del Ayuntamiento. «Tirarse es peligroso, pero nos preocupa más la gente que está tranquilamente en el agua y le caen al lado», apunta el regidor, que tiene un margen de maniobra muy limitado para intentar impedir este tipo de prácticas. «En esta época -amplía el alcalde-, hay siempre un trabajador municipal en la zona, que se ocupa de estar atento a este tipo de conductas y a otras que también perjudican al entorno y que son habituales, como tirar basuras o que haya perros bañándose». «Además -amplía-, la policía local se pasa por allí dos veces al día, también para intentar controlar este tipo de actos».

Hay que tener en cuenta que la garganta de Cuartos es un reclamo turístico de primer orden no solo para Losar, sino para el conjunto de la comarca, que está salpicada de pozas y charcos ubicados en entornos naturales privilegiados. «Todos los años hay algún susto -asegura Germán Domínguez-, y sobre todo, lo que hay son discusiones entre gente que está bañándose y se lleva un susto importante cuando le cae al lado alguien que se ha tirado desde el puente». El pretil de la construcción está situado a unos cinco metros de altura desde el agua, una distancia que no asusta a algunos. Otros, los que están en el agua, turistas o paisanos, lo ven desde abajo, con una perspectiva diferente.

 

Fotos

Vídeos