No podrán venderse como D. O. Dehesa de Extremadura

J. LÓPEZ-LAGOBadajoz

Dice el gerente de Señorío de Olivenza, Jaime Martín, que a ellos les gustaría vender no solo las patas de jamón sino también la imagen de Extremadura en Estados Unidos a través de este producto. Pero no pueden.

Se debe a que para poder etiquetar sus mejores piezas ibéricas de bellota como Denominación de Origen Dehesa de Extremadura, el consejo regulador de este sello obliga a que los animales sean sacrificados en la región. Señorío de Olivenza, afirma, cría los cerdos en dehesas extremeñas y los cura después en sus instalaciones de Olivenza (Badajoz), pero justo el sacrificio lo realizan en sus instalaciones de Salamanca porque éstas son las que ha autorizado Estados Unidos para matar.

Según pide Jaime Martín, «se podría hacer una excepción porque si el cerdo es criado en Extremadura porque lo matemos un día en Salamanca y luego vuelva a curarse en Olivenza la calidad del jamón no pierde nada , y así podríamos vender la imagen de Extremadura y dar a conocer su denominación de origen en Estados Unidos, lo cual creo que sería importante».

 

Fotos

Vídeos