"Como no salga, traigo a 50 policías"

Un agente de la Guardia Civil declara en la sesión de hoy. /
Un agente de la Guardia Civil declara en la sesión de hoy.

El policía local que rescató a la menor prostituida en Arroyo narra en el juicio su actuación

JUAN SORIANOMérida

A primera hora del 4 de diciembre de 2010 un policía local de Arroyo de San Serván acudió a una vivienda de la calle de la Sierra para rescatar a una menor española que había desaparecido dos meses antes en Madrid. No sabía ni que estaba siendo retenida ni obligada a prostituirse, según denunció después la chica, que en aquel momento tenía 14 años. El agente ha declarado hoy en el juicio que se celebra en Mérida contra la familia de rumanos con la que vivía la joven y contra cinco acusados de mantener relaciones sexuales con ella a cambio de dinero.

NOTICIAS RELACIONADAS

El agente ha declarado que cuando iba a iniciar su turno en la mañana del 4 de diciembre encontró en el fax un escrito con la denuncia de la desaparición, una fotografía de la menor y una información sobre el lugar donde podía encontrarse. De uniforme, pero sin pistola, ya que se dedicaba a labores administrativas, acudió a la vivienda. Contactó con M. L., a quien conocía. Es uno de los imputados y hermano de F. L., el principal acusado de retener y prostituir a la chica. Según ha dicho, primero le negó que la joven estuviera con ellos, pero luego lo reconoció. Regresó a la casa, y al cabo de media hora volvió para decirle al agente que la niña no quería irse.

El policía ha indicado que a continuación le dijo que como no salga, traigo a 50 policías; va a ser por las buenas o por las malas. En un tercer encuentro con M. L. el rumano accedió a entregar a la menor. El agente cortó la calle al tráfico, situó el coche patrulla frente a la casa y acompañó a la chica hasta el vehículo. Después fue a la Jefatura de la Policía Local y habló con los padres de la víctima. Por último, la puso a disposición de la Guardia Civil.

La actuación del policía local frustró una operación que, según han dicho dos agentes de la Guardia Civil que también han comparecido hoy, estaba prevista para el 5 de diciembre, un día después de la salida de la menor de la casa. Según han indicado, fueron ellos los que mandaron la información al puesto de Arroyo de San Serván, pero que la destinaron a un fax del Ayuntamiento. Así cayó en manos del municipal, que decidió actuar por su cuenta.

Estos dos agentes de la Guardia Civil han indicado que cuando se recibió la denuncia sobre una menor española prostituyéndose, a mediados de noviembre, iniciaron una investigación con un dispositivo de vigilancia mientras corroboraban datos sobre menores desaparecidas. Cuando las gestiones avanzaron dieron un último paso para solicitar al Juzgado de Montijo una orden de entrada y registro, pero entonces tuvo lugar la intervención del policía local.

Según uno de los agentes, la menor parecía que tenía 12 o 13 años y estaba muy delgada y con piojos. Respecto a la implicación de los acusados, ha indicado que pienso que todos sabían lo que había. Su compañero ha aseverado que se notaba claramente que era menor de edad y que, según su opinión, estaba totalmente victimizada y subyugada.

En la sesión de hoy también han intervenido médicos y forenses que atendieron a la menor tanto el día que salió de la casa como en los meses posteriores. Uno de ellos ha indicado que no presenta secuelas psicológicas ni traumas.