Los veterinarios acusan a la Junta de trato de favor a Tragsa y de disparar los costes

Representantes de la Asociación de Veterinarios de Extremadura, esta mañana en Mérida. /
Representantes de la Asociación de Veterinarios de Extremadura, esta mañana en Mérida.

La Asociación de Veterinarios de Extremadura denuncia que las ADS han visto reducida las ayudas de 3,2 millones en 2009 a 380.000 en este año

CELESTINO J. VINAGREMérida

Más costoso para el erario público, menos eficaces e incrementando el gasto para los ganaderos de la región. La Asociación de Veterinarios de Extremadura (AVE) interviene también en el caso Tragsa y lo hace para, en primer lugar, denunciar un trato de favor de la Administración regional en beneficio de la empresa pública para las obligadas campañas de saneamiento ganadero al adjudicárselas a dedo a la vez que incide en como las ADS (Agrupaciones de Defensa Sanitarias, asociaciones de ganaderos de varios municipios que se unen para compartir gastos para el saneamiento de sus cabezas de ganado) han visto reducidas drásticamente las ayudas que llegan desde la Junta. Si en 2009 el Gobierno regional destinó 3,2 millones para las ADS extremeñas, en los presupuestos de este año la partida se ha quedado en 380.000 euros. "La Consejería de Agricultura está siendo una marioneta en manos de Tragsa", apostilla José Carretero, secretario de AVE.

MÁS NOTICIAS

Pertrechados de cifras y gráficos, la asociación de veterinarios ha ofrecido una rueda de prensa para subrayar que Extremadura está "dando dinero a espuertas" a Tragsatec (filial de Tragsa) para el saneamiento ganadero, un trabajo que se podía hacer por la mitad del dinero, señala AVE, y alcanzando un mayor grado de eficacia y revisión de explotaciones. Al mismo tiempo, esa inyección millonaria de la Junta a la empresa pública no ha servido para detener EREs y despidos colectivos (59 despedidos en la región), matizan los veterinarios, que se solidarizan con los trabajadores de Tragsatec, en buena medida colegas suyos ante la situación actual.

Desde el colectivo recuerdan que durante 4 ó 5 años las ADS extremeñas, más de 200, se ocuparon de las campañas de saneamiento ganadero. "Se contribuyó de forma activa y casi sin dinero a rebajar la incidencia de la brucelosis en la población ovina y caprina en más de un 98%. Y se saneaban todos los efectivos". Desde finales de la década de 1990, con Tragsa, dicen, solo se sanea el 25%, "aunque se intuye que ha cobrado por el cien por cien", y la incidencia de la brucelosis en ese colectivo se ha reducido a un "pírrico 50% el año pasado, con el peligro que supone para la salud pública al tratarse de enfermedades que afectan al ser humano".

Carretero ha añadido que por qué desde las ADS no se siguen realizando esas labores, apoyados por personal de Tragsa, junto con los veterinarios de las oficinas de zona. En clave económica, incide que los costes reales del saneamiento encargado a Tragsa sonn casi el doble para las arcas públicos de lo que le suponen a otras comunidades vecinas como Castilla y León. "Y encima gran parte de ese dinero no se queda en Extremadura", aclara.

 

Fotos

Vídeos