Educación mantiene el mínimo de 10 alumnos para actividades extraescolares en los colegios

El número de solicitantes se reduce a seis en los centros de educación especial para que puedan ofertarlas a más niños

C. J. VINAGRE MÉRIDA.

«Era una petición muy demandada y la hemos atendido». La vicepresidenta de la Junta, Cristina Teniente, indicó ayer que el próximo curso será más fácil para que los padres tengan a sus hijos en una actividad formativa complementaria (AFC) en centros de educación especial. Será menos problemático porque se rebaja la barrera mínima de alumnos apuntados para ofrecer esa actividad extraescolar.

Si hasta ahora ese tope era de 10 niños, a partir de septiembre será de 6. Sin embargo, esa rebaja no se extenderá a los centros de educación infantil y primaria. Sigue el tope mínimo en diez inscritos.

El Consejo de Gobierno dio ayer vía libre al decreto que regula las próximas AFC, gestionadas por la Consejería de Educación. Simplifica el procedimiento para los centros, vinculando estas actividades gratuitas a la adquisición de «competencias clave», resaltó la portavoz del Ejecutivo regional. Esta normativa también establece las bases reguladoras de las subvenciones para la financiación de las AFC en los centros concertados y se aprueba la convocatoria para el curso 2014-2015.

A partir del próximo curso, según Teniente, el proyecto que presenten los centros educativos debe incluir los objetivos generales y específicos de las diferentes actividades, teniendo en cuenta su relación con las competencias clave que se busca fomentar.

Además, el proyecto de actividades complementarias pasará a formar parte del proyecto educativo de cada centro. Tanto las solicitudes como el proyecto se deberán cumplimentar obligatoriamente a través de la plataforma digital Rayuela.

Asimismo, en este decreto también se aprueba la convocatoria de subvenciones destinada a centros concertados para que desarrollen estas actividades el próximo curso académico. Su montante asciende a 685.730 euros.

Según ha resaltado la portavoz del Ejecutivo extremeño, la reducción del número de solicitantes para que se conceda la actividad en los centros de educación especial no supone ninguna modificación respecto a las condiciones laborales y salariales de los monitores, cuya jornada seguirá siendo de doce horas semanales con un horario lectivo de dos horas impartidas de lunes a jueves.

En este curso, la Consejería de Educación y Cultura ha contado con 792 monitores de actividades extraescolares, 683 en centros públicos y 109 en concertados. El año pasado fueron 881. Hace cuatro la cifra alcanzó los 1.700 en el conjunto de la región.

Como actividades extraescolares se ha ofertado ajedrez, estudio dirigido/refuerzo de las destrezas instrumentales, fomento de la lectura, inglés, francés; portugués, iniciativa emprendedora, inteligencia emocional, plástica-manualidades, psicomotricidad, teatro y tecnologías de la información y la comunicación. Todas, en principio, se repetirán el próximo curso educativo.

Además, para las poblaciones de menos de 10.000 habitantes también se ha añadido la oferta de música y educación física.