«Ansiedad y depresión son los principales problemas psicológicos de los extremeños»

Rosa María Redondo sentada en una pelota de pilates. :: marisa núñez/
Rosa María Redondo sentada en una pelota de pilates. :: marisa núñez

«Se recetan fármacos cuando aprender una serie de estrategias o afrontar la realidad de una manera distinta es más eficaz a largo plazo», afirma

FLORIÁN RECIOBADAJOZ.

Rosa María Redondo no necesita dormir más de cuatro horas diarias y confiesa entre risas que le gustaría tener muchísimo dinero para coleccionar arte, pero que se conforma con ver exposiciones. Esa es sólo una de caras del caleidoscopio que conforma a esta mujer que pasó buena parte de su infancia en el viejo campo de fútbol de San Calixto en Plasencia, del que su abuelo era responsable de mantenimiento. Allí se forjó una de sus pasiones: el deporte. Y acabó por sumarlo a su vocación: la psicología. Decana del Colegio Oficial de Psicólogos de Extremadura, coach deportivo en el Centro de Evolución Deportiva Kaizen y terapeuta en la Asociación Extremeña de Fibrosis Quística, es una firme convencida del potencial de los seres humanos para mejorar y lamenta que no se destinen más recursos a enseñarnos a conocer y manejar nuestras emociones, en el convencimiento de que eso contribuiría a una sociedad mejor.

-A bocajarro, ¿la crisis económica son las vacas gordas del psicólogo?

-No, en absoluto. Es verdad que se produce un mayor malestar entre la población y que probablemente haya una mayor demanda a los servicios públicos, pero claro, alguien que tiene que dar de comer a una familia, o pagar la luz, la hipoteca. no se lo gasta en salud privada. La práctica de la psicología también se ve afectada por la crisis, porque hay una menor afluencia y los tratamientos, o se hacen más cortos, o no se espera a consolidar las mejoras conseguidas.

-¿Cómo llega Rosa María a la psicología?

-Yo iba a hacer Medicina, lo tenía muy claro, pero en tercero de BUP tuve un profesor de Filosofía que utilizaba muchos conocimientos y conceptos de psicología, muchísima lógica, procesos deductivos y del pensamiento. Aquello me gustó tanto que me dije que tal vez debía replantearme mi orientación.

-¿Qué opinión le merece ese dicho popular de que quienes estudian Psicología es porque necesitan terapia?

Puedes leer la entrevista completa en Kiosko y Más

 

Fotos

Vídeos