20.000 extremeños dejarán de pagar los medicamentos en las farmacias

El copago que estudia eliminar el Gobierno se instauró hace seis años en el país./HOY
El copago que estudia eliminar el Gobierno se instauró hace seis años en el país. / HOY

El SES sigue adelante con la tramitación de ayudas para pensionistas y personas con más de un 33% de discapacidad con rentas menores de 18.000 euros

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Concesión directa de ayudas que permitan sufragar los gastos en fármacos a personas con más del 33% de discapacidad o pensionistas con rentas inferiores a 18.000 euros. Esta es la medida en la que la Consejería de Sanidad lleva meses trabajando para eliminar el copago farmacéutico a estos colectivos, a unos 20.000 extremeños aproximadamente según los datos facilitados por la Junta.

«La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales trabaja desde hace unos meses en una normativa que ampare esta exención del copago farmacéutico, al amparo de la competencia de la Junta de Extremadura en materia de acción social», explican desde el departamento que dirige José María Vergeles.

«Se está trabajando en la regulación del procedimiento debido a su complejidad jurídica, puesto que el copago es una norma nacional». Pero, independientemente del tiempo que requiera la tramitación, desde Sanidad se asegura que las ayudas serán una realidad y que la exención del copago a los colectivos señalados se aplicará con carácter retroactivo desde enero de este año.

Según los datos del SES, «la medida afectará a más de 20.000 personas que consumen regularmente medicamentos recetados por facultativos y la exención se producirá en farmacia cuando el usuario adquiera medicamentos». También detallan que el fin de la norma en la que se trabaja es establecer las bases reguladoras para la concesión de las ayudas directas de interés sociosanitario, «que estarían destinadas a facilitar la adherencia a los tratamientos farmacológicos prescritos por médicos que sean personal del Sistema Sanitario Público de Extremadura y que estén sujetos a financiación pública».

Desde la Junta se insiste en que estas ayudas llegarán independientemente de los cambios que vaya a introducir el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, que quiere devolver el carácter universal a la sanidad y, por tanto, eliminar el copago farmacéutico. Es decir, que seis años después de su instauración, pensionistas y discapacitados (sean o no pensionistas) no tendrán que volver a abonar nada por las medicinas que sacan de las farmacias a través de las recetas. Ahora pagan una parte de los fármacos, pero con un tope de seis euros mensuales, de tal modo que cuando alcanzan esa cantidad dejan de abonar por las medicinas en ese mismo mes.

Norma adicional

Ante la nueva hoja de ruta anunciada por el Ministerio de Sanidad en lo referente a la eliminación del copago de medicamentos, «estamos en pleno análisis, diálogo y colaboración con el ministerio y el resto de comunidades autónomas para abordar la política sanitaria nacional de forma global y para favorecer la cohesión del Sistema Nacional de Salud», afirma el SES. Por eso, añade, «estamos a la espera de conocer cómo diseña el Gobierno central esa eliminación del copago que ya está sobre la mesa». Pero, no obstante, también aclara que «si no se viese reflejado el compromiso de la Junta de Extremadura de exención en 2018, tendríamos una norma adicional a la del gobierno que tuviera carácter retroactivo desde enero de este año». Porque cabe recordar que fue en el debate del estado de la región del pasado año cuando el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, anunció la exención para pensionistas y personas con una discapacidad de más del 33% con rentas inferiores a los 18.000 euros anuales.

La decisión de eliminar el copago farmacéutico a estos colectivos llegó después de que el Ejecutivo regional liquidara toda la deuda que mantenía con los pensionistas por los excesos de cobro en la anterior legislatura, ya que no fue hasta mayo del 2016 cuando el sistema informático se modificó para que dejaran de pagar en las farmacias una vez habían alcanzado el tope en función de sus ingresos.

Los ciudadanos contribuyen al pago de los fármacos con unos 15 millones de euros anuales

La eliminación del copago supondría un incremento del gasto público farmacéutico, aunque aún no se sabe a cuánto ascendería el aumento con la exención a las rentas inferiores a los 18.000 euros. Sí que de los más de 300 millones de euros anuales en los se sitúa este gasto, unos 15 millones de euros es lo que corresponde al copago, lo que abonan los ciudadanos por las medicinas en las farmacias, según los datos del SES. Es lo que abonan los colectivos sujetos al copago, que no es el caso de las personas con rentas no contributivas, los parados de larga duración sin prestación, los perceptores de rentas de integración social y personas con discapacidad y afectados del síndrome tóxico, además de aquellos que siguen un tratamiento derivado de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos