ELECCIONES 22M

Pedro Escobar no se deja querer

L. EXPÓSITO Y J. L. AROCABADAJOZ./MÉRIDA
IU se reúne mañana para tomar una postura, pero su coordinador dice que no es partidario de pactos estables
Vídeo

Seguro que el maestro que iba en bicicleta al trabajo jamás pensó que de él iba a depender el futuro del Gobierno extremeño durante los próximos cuatro años.

Después de vagar por el desierto, de no tener representación en la Asamblea, Izquierda Unida vuelve con fuerza al Parlamento regional. Los tres escaños conseguidos el domingo le dan la llave del poder en la Junta, toda vez que ni PP ni el PSOE tienen mayoría absoluta.

La formación se enfrenta a un escenario con cuatro posibles opciones. Sin embargo, Pedro Escobar aseguró ayer a HOY que no quiere pactos estables ni coaliciones con el PSOE. De mantener su postura, todo quedaría reducido a dos escenarios.

La primera sería permitir que Vara sea presidente votando por él en la sesión de investidura en la Asamblea, pero sin cerrar ningún otro acuerdo. En este escenario, los socialistas deberían pactar con los tres diputados de Izquierda Unida para sacar adelante cualquier iniciativa parlamentaria. Sería una situación parecida por tanto a la del Congreso de los Diputados, donde el PSOE gobierna actualmente en minoría.

Las segunda opción que ayer Escobar dejó entreabierta pasa por permitir que Monago alcanzara la Presidencia de la Junta, para lo que valdría su simple abstención.

Hay que tener en cuenta que el candidato popular podría ser investido solo con los votos de sus diputados por mayoría simple en segunda votación. Para ello sería necesario que IU no votara en contra, con independencia de lo que hiciera el PSOE. Vara en cambio necesita del apoyo de Escobar y sus compañeros Alejandro Nogales y Víctor Casco, puesto que sus 30 escaños siempre estarían en minoría frente a los 32 del PP. A este respecto habló ayer la portavoz socialista María Ascensión Murillo. Consideró que «con la que está cayendo en España, no sería razonable que IU le diese el poder a la derecha». Además, reconoció que tras las elecciones del 22 de mayo, Izquierda Unida «tiene que elegir entre que gobierne el PSOE o el PP» en la región.

En la rueda de prensa recogida por Europa Press, Murillo resaltó que tras las elecciones «claramente hay una mayoría social de izquierdas en esta región», ya que PSOE e IU suman 33 diputados frente a los del PP.

Por eso resaltó que en los próximos días el PSOE mantendrá conversaciones con IU para componer un gobierno de izquierdas y mostró su deseo de que ambos partidos sean «capaces de firmar acuerdos que vayan bien y que cumplan con ese deseo que tiene el conjunto de la sociedad extremeña».

Sin embargo, el PP no descarta entenderse con IU. Su portavoz Luis Alfonso Hernández Carrón recordó ayer que a su partido, al ser el más votado, le corresponde iniciar la ronda de contactos para comenzar con las negociaciones parlamentarias, en las que vaticinó que a Monago «no le va a faltar su capacidad de dialogar, que ha demostrado en su tiempo de oposición». Para Hernández los resultados obtenidos demuestran «el cambio en el idioma político» que se ha producido en la región.

Así pues, quedan en segundo lugar otras dos posibilidades. La primera se la puso en bandeja el candidato socialista la propia noche electoral. Que IU apoyara a Guillermo Fernández Vara para que siguiera en el poder.

Podría hacerlo a través de un gobierno de coalición (en el que IU ocupara alguna consejería), o a través de un pacto global, sin presencia en el Ejecutivo pero con una serie de compromisos que habría que cumplir a lo largo de esta legislatura.

El propio Vara aseguró ayer que no contempla otro pacto para gobernar Extremadura, porque es el natural y es la única salida, y abogó por extenderlo también al ámbito municipal. «Eso parece», contestó también el candidato popular, José Antonio Monago, en una entrevista readiofónica cuando fue preguntado sobre si cree que habrá un pacto de gobierno entre PSOE e IU.

Para decantarse por este camino ambas formaciones tienen mucho de qué hablar. Si bien es cierto que IU ha dirigido la mayoría de sus dardos en los últimos tiempos al Gobierno de España y al giro neoliberal que -a su juicio- ha dado Rodríguez Zapatero, lo cierto es que tienen todavía muchos desacuerdos que limar.

Quizás uno de los más visibles sea el proyecto de Refinería Balboa, apoyado por unos y rechazados por otros. El mayor punto de discusión está en la participación que en el mismo tiene la empresa pública regional Avante.

Existe una cuarta alternativa, la menos plausible. IU votaría en contra de cualquier investidura y provocaría la disolución del Asamblea y la convocatoria de nuevas elecciones regionales.

Pistas

Ante este dilema, lo cierto es que la coalición de izquierdas no ha dado, a excepción de las palabras de Escobar de ayer, demasiadas pistas de lo que puede hacer. Durante la campaña el propio líder de IU se ha cansado de repetir que no piensa ser la 'muleta' que salve a ninguna otra formación. En una entrevista concedida a HOY y publicada el pasado día 17 aseguraba que no se veía «firmando un pacto de ningún tipo porque ofrezca una consejería o media consejería, o dos». El domingo por la noche se mostró más flexible. «En principio, no tenemos ganas de participar. La voluntad de la formación es reacia a ese tipo de acuerdos, aunque hablaremos», aseguraba respecto a la posibilidad de pactar con el PSOE.

Tampoco aportó mucha más luz ayer el coordinador general de IU a nivel nacional, Cayo Lara. Desde Madrid, aseveró que no hay nada decidido sobre lo que harán en Extremadura, pero al mismo tiempo insistió en que la «decisión política es que no habrá gobierno del PP ni por activa ni por pasiva» con su voto.

Sin embargo, no hay que olvidar que IU es una formación de carácter confederal, por lo que sus direcciones regionales tienen una libertad mucho mayor para decidir que las de los dos grandes partidos españoles.

Quien ya se ha significado, y de manera muy clara, ha sido el concejal de la coalición en Navalmoral de la Mata, Paulino Luna. Ayer anunció públicamente que dimitirá en el caso de que los dirigentes regionales de su partido pacten con el PSOE en la Asamblea. «Los socialistas han traicionado estos años a la izquierda y no debemos ser nosotros quienes facilitemos que sigan gobernando», aseveró ayer.

Opina

* campos obligatorios


Listado de Comentarios

En Directo

Desde dentro

Sondeo Electoral

Si yo fuera alcalde...

La Frase del día

Nuestros Debates

Vocento
rss
Elecciones 2007