ENTREVISTA A FERNÁNDEZ VARA

«Lo intocable es la calidad en la educación y la sanidad»

JUAN DOMINGO FERNÁNDEZ Y M. MARTÍN CÁCERES.
Guillermo Fernández Vara insiste en la responsabilidad de los mensajes: «Engañar a la gente sería decir ahora todo lo que los ciudadanos quieran oír»
Guillermo Fernández Vara en las proximidades del paseo de las esculturas del parque del Príncipe. :: Cordero
Vídeo

Junta de Extremadura | Guillermo Fernández Vara (PSOE) Junta de Extremadura | Guillermo Fernández Vara (PSOE)
  • Nacimiento: Olivenza (52 años)
  • Estado civil: Casado y con dos hijos
  • Trayectoria política: Actual presidente de la Junta de Extremadura desde 2007 y miembro del PSOE desde 1995
  • Trayectoria profesional: Médico forense

Médico forense, secretario regional del PSOE y candidato por segunda vez a la Presidencia de la Junta, charlamos con Guillermo Fernández Vara (Olivenza, 1958) en la sede cacereña de su partido. Con traje, deja sobre la mesa su móvil y el Ipad. Está seguro de su victoria pero no se ufana. Argumenta sin un mal gesto y no deja de mirarte a los ojos cuando habla. Se le nota algo la fatiga de estas semanas agotadoras de campaña y a ratos hasta cierto nerviosismo, como si fuera un joven estudiante que se enfrenta a un examen.

-El empleo, la economía y los jóvenes es el primer punto de su programa electoral. ¿Qué medida resultaría decisiva a corto plazo para reducir el alarmante índice de paro actual?

-Yo creo que la circulación del crédito. Nadie tiene la mínima duda ¿no? Esta mañana he estado con una empresa que tiene idea de promover 200 viviendas, que tiene 400 posibles compradores y a falta de que le concedan el crédito. El que diga ahora que tiene la solución a todos los problemas, será el próximo Nobel de Economía, que nadie lo dude.

-Ha reconocido muchas veces que ofreció 60.000 empleos y que se ha encontrado con 50.000 parados. No hay fórmulas mágicas, ¿hay que ir por tanteo, dando palos de ciego?

-No, yo ofrecí creación de empleo en una economía que crecía al 4 por ciento, y luego en la legislatura nos hemos encontrado con una crisis mundial, europea, nacional y nuestra que en vez de presentar crecimiento ha significado decrecimiento y en vez de crear empleo, se ha destruido. Lo que he dicho desde el principio es que yo no eludo la responsabilidad. Yo no le puedo mirar a la gente a la cara diciéndoles: «Oye, lo que yo hago no vale para nada», como están haciendo en otros sitios donde ellos parece que no tienen ninguna responsabilidad. O algún alcalde, que por lo visto ellos no tienen nada que ver con el gran problema que los ciudadanos tienen ahora.

-Ha dicho en alguna ocasión que el programa de empleo del PP extremeño es un 'corta y pega' del programa del PP de Valencia y Murcia...

-No lo he dicho yo, lo ha dicho el candidato, que el PP se presenta con un programa muy parecido en toda España. Eso pone de manifiesto que no estamos comparando un programa que tiene detrás una gestión con algo que solo son promesas. Estamos comparando programas que son reales ambos, que se han llevado a cabo en Extremadura y políticas que se han llevado a cabo en otros sitios, por ejemplo en comunidades como la valenciana o la murciana. Yo vengo diciendo que de haberse aplicado a una región como Extremadura las políticas económicas que se están haciendo allí habría 40.000 desempleados más.

-¿Y por qué?

-Porque esas políticas económicas estaban basadas en el crecimiento especulativo, basadas en esa idea que algunos tienen de que solo tributan las rentas, que el capital no tiene que tributar; según el Partido Popular, en España y en Extremadura han decidido que el futuro del país y de la región recae sobre la espalda de la gente que trabaja, no sobre la espalda de la gente que tiene capital.

-¿Usted cree que las encuestas que dan el triunfo al PP se equivocan?

-Yo digo lo mismo que dije hace cuatro años, que la encuesta al final son unas preguntas que se le hacen a los ciudadanos, que no se le hacen a todos, y en muchos casos como ocurre ahora hay mucho porcentaje de gente que no manifiesta su opinión. Ya se han repartido todos los cargos y te contestan en el twitter: «Vete preparando que te quedan cuatro días». Ahora ya se han repartido todo y no les queda nada por repartir, veremos la noche del domingo qué les pasa.

-¿Pero no cree que después de 28 años la necesidad de un cambio es lógica, natural e incluso saludable democráticamente? Que haya una alternancia.

-Que haya posibilidad de alternancia. Aceptar que la alternancia es obligatoria no es aceptar el juego democrático. ¿Nadie se ha parado a pensar que si llevamos tanto tiempo es porque nosotros también hemos cambiado? ¿Nadie piensa que seguramente al PSOE de los años ochenta, los ciudadanos de la Extremadura del año 2011 no lo votarían? ¡Es que hemos cambiado porque ha cambiado Extremadura!

-¿Y qué les ofrecería a los indecisos, a los cabreados, para que no hiciesen real esa alternancia del poder?

-Aquí hay dos cosas. A mí me conoce muy bien la gente. No engaño a nadie si digo que a mí me conocen perfectamente. Llevo ya 16 años en política, los cuatro años como presidente he estado en contacto con más de 500.000 personas directamente a lo largo de esta legislatura y eso hace que sea difícil que yo tenga que mostrarle más. Me comprometo a poner lo que he puesto hasta ahora: alma, corazón y vida en la defensa de los intereses de esta tierra y de los que aquí viven. Y por otra parte tengo un programa con unas prioridades, un desarrollo y unos contenidos que están básicamente destinados a lo principal en este momento, que es generar nuevas empresas y consolidar las existentes, porque el empleo no viene solo, para que haya empleo tiene que haber empresa, y para que haya empresa hay que resolver cuatro puntos.

-¿Cuáles?

-Que haya suelo donde instalarse, que haya créditos para propiciarlo, que les resolvamos los problemas de autorizaciones en el menor tiempo posible y luego que les acompañemos en todo lo que es buscar nuevos consumidores, lo que significa poder vender.

-¿Qué les dice entonces a los indecisos?

-Les digo: con nosotros tiene usted garantizado que la educación y la sanidad van a seguir siendo lo que son. ¿Por qué? Porque nosotros no hemos decidido irnos a vivir al barrio del liberalismo, seguimos viviendo donde vivimos: en la calle de la igualdad de oportunidades, y en esa calle no vamos a permitir nunca que la educación y la sanidad quiebren. Y claro, si usted está diciendo que va a disminuir los impuestos y con ello los ingresos, algo tendrá que dejar de hacer. Y ese algo puede que llegue un día que sea aquello que nos hace iguales, y que son las políticas de bienestar.

-¿Cuantificar una cifra como hace cuatro años y decir voy a crear 60.000 puestos de trabajo sería ingenuidad, engañar a la gente, qué sería?

-Sería engañar a la gente. Engañar a la gente sería decir ahora todo lo que los ciudadanos quieran oír. Yo creo que en estas elecciones más que nunca hay que decir lo que hay que decir. Hay que hablar de derechos de los ciudadanos y hay que hablar también de deberes.

-¿Si pierde las elecciones se retirará de la Asamblea o continuará?

-No es algo que entre ahora mismo en mi pensamiento. Tanto si gano como si pierdo, entraremos en una fase de reflexión. Si gano también. Y como creo que es lo que va a ocurrir, pues tendré también que dar muchas vueltas a cómo se plantean esos cuatro años, de qué gente me rodeo, cuál es el grupo de personas que va a formar parte del Gobierno.

-¿Tiene ya gobierno en la cabeza?

-Tengo estructura. Yo nunca pienso en las personas hasta después de haber pensado en las estructuras.

-Usted hizo un gobierno en 2007 para gestionar la abundancia y después no lo cambió en 2008 cuando empezó la crisis, y era de un perfil más bien técnico. ¿No se ha arrepentido de no haberlo cambiado?

-En absoluto. Nadie mejor que yo sabe lo que este gobierno ha hecho, nadie mejor que yo sabe lo que ha sido gestionar no inauguraciones de empresas, sino apuntalamiento de empresas, nadie mejor que yo sabe lo que es gestionar una sanidad sin poder decir que sí a todo lo que te pida, nadie sabe mejor que yo lo que es gestionar una educación sin poder complacer a todo el mundo sus deseos, y en ese sentido estoy muy contento del trabajo que el gobierno ha hecho a lo largo de estos años.

-Antes de que se iniciase la campaña usted anunció que iba a demandar a Monago por acusarle de presionar a una candidata de su partido. ¿Lo hará al fin o se da por satisfecho al no presentar el PP pruebas de que lo hiciera?

-Sí, sí, lo haré sin ruido, lo voy a hacer además yo, personalmente. No quiero que haya ninguna sombra de duda a este respecto. Yo no le deseo ningún daño, lo único que quiero sencillamente es que se aclare una cosa. Si dijo la verdad o mintió. ¿Por qué? No por Monago, sino por mi hijo. Es que me preguntó si era verdad o no. Quiero demostrarle a mi hijo que era una mentira, que es falso. Y que además se dijo a sabiendas de que era falso.

-Propone en el programa una «agricultura rentable, competitiva y sostenible». ¿Cómo piensa influir desde la Junta para fijar por ejemplo el precio de los productos del campo?

-La agricultura esta próxima legislatura se llama PAC. Entre el mes de junio y el mes de febrero va a quedar casi todo decidido. En una Europa distinta, donde hay codecisión, no lo olvidemos, no solo la Comisión, el Parlamento Europeo también interviene. ¿Cómo? Con la fuerza que me den los votos, entre otras cosas. Cuanto más fuerza tienes, cuanto más respaldo popular tienes, más capacidad de influir tienes. Influyendo ante España, influyendo ante Europa para cuatro cosas muy concretas: tiene que haber recursos económicos, tiene que haber necesariamente producción, es decir, tenemos que decirle bien claro a Europa que tiene que pagarse por producir, que no se puede pagar por no producir; tiene que generar empleo y jornales y tiene que generar innovación. Más otra condición, la gestión de precios.

-¿Si gobierna nuevamente veremos parques eólicos en Extremadura?

-Estoy convencido que sí.

-¿Y qué propone para potenciar una industrialización compatible con el medio ambiente?

-El consejero de Industria y Medio Ambiente daba ayer los datos. Tenemos unos datos de huella ecológica en el que se demuestra que estamos aportando mucho más de lo que recibimos en el sentido de lo que significa la absorción de gases de efecto invernadero. La industria agroalimentaria tiene un potencial enorme. Hoy día lo reconoce todo el mundo. Hoy el turismo es una industria, hoy lo que se fabrican son productos turísticos, que luego van vendiendo juntos, o por paquetes. Tenemos la necesidad deindustrias basadas en la alta tecnología y en la innovación, que las que tenemos en Extremadura están dando buen resultado, y luego los grandes proyectos industriales que están en la mente de todos y que vamos a intentar seguir defendiendo para que lo que otros tienen lo podamos tener también nosotros.

-Dos cosas. Al hilo de esto de la agroindustria hemos vivido la crisis de Nueva Rumasa, por desgracia, y luego lo de la refinería, que hay un nuevo aplazamiento. ¿Qué se puede hacer desde la Administración?

-No qué vamos a hacer, sino qué estamos haciendo. Nosotros estamos empeñados en salvar Carcesa, como nos empeñamos en su día en salvar Montprint, como nos empeñamos en su día en salvar Lusográfica, como nos empeñamos en su día en salvar Caval, como nos empeñamos en su día en salvar Mafresa, como nos hemos empeñado en salvar todas y cada una de las empresas. Hay muchas cosas de esta legislatura que no he contado, un día las contaré para que se sepa hasta qué punto ha sido duro y difícil cuando ha habido que tomar decisiones.

-Gane quien gane, habrá recortes. Si gobierna el PSOE, ¿dónde metería más tijera? Va a decir que en los aspectos sociales, no.

-Ya hemos metido tijera. Si comparamos el gasto de los primeros años de legislatura con el último, por el camino se han quedado 600 millones de euros; hay 600 millones de euros menos. Así que ya hemos metido la tijera de manera notable. Primero las estructuras. A partir del 1 de julio hay que reducir la estructura un 20 por ciento. Hay que reducir Patronatos, Consorcios y Fundaciones a la mitad de lo que en estos momentos hay, y luego, en todas las partidas. Lo que no es tocable es mantener la calidad en la educación y la sanidad. Pero en lo demás hay que seguir viendo y buscar nuevas fórmulas.

-¿Si ahora tuviera 20 años y fuera universitario se apuntaría a una plataforma como la de Democracia real ya?

-Muy probablemente lo que intentaría, si tuviera veinte años, es que nadie escribiera el libro de mi vida. Y yo lo digo muy claro. Me hace gracia cómo rápidamente los partidos políticos nos posicionamos porque en el fondo nos da un poco de respeto y de miedo. Estoy convencido de que la mayor parte de los chicos que van a esas manifestaciones son de izquierda. Y la izquierda tiene que oír a la izquierda.

-¿Y no teme precisamente que muchos chicos de esos identifiquen al PSOE y al PP como los representantes de un sistema en el que el mercado es el dios supremo y los bancos sus ministros?

-Yo acostumbro a decir siempre lo que creo que debo decir. Y hace quince días me manifestaba radicalmente en contra con lo que había ocurrido con el asesinato o la muerte de Bin Laden, y con esto exactamente igual: aquí el statu quo en el que nos hemos organizado no es inmutable. Se puede cambiar. Basta que haya voluntad política para que se cambie. Lo que ocurre es que el mundo está girando hacia la derecha, y girar hacia la derecha significa girar hacia el liberalismo, que ha sido quien ha producido todo lo que ha ocurrido, y lo que ha ocurrido no ha sido fruto de la casualidad, ha sido fruto de un mundo en el que las reglas económicas no existen, los mercados no tienen más reglas que las que ellos imponen.

-¿Y el bipartidismo cree que es un sistema propio de una sociedad arteriosclerótica?

-Es producto de una sociedad que decide. Los bipartidismos los deciden los ciudadanos, y los tripartidismos y los cuatripartidismos, lo que los ciudadanos decidan. Yo no tengo la posibilidad de decir a los ciudadanos: «Oigan ustedes, decidan que haya bipartidismo». Lo deciden ellos. Hay países en los que no, países en los que hay partidos liberales, partidos de centro...

-¿Cree que IU va a volver a la Asamblea?

-No lo sé, ahí no tengo... Se quedó fuera por muy poco en las anteriores elecciones. Lo que sí es verdad es que yo a lo largo de esta legislatura, sin IU, he sabido manejar bien la mayoría absoluta y estoy convencido que si sigo gobernando con mayoría absoluta la seguiré gobernando bien.

Opina

* campos obligatorios


Listado de Comentarios

En Directo

Desde dentro

Sondeo Electoral

Si yo fuera alcalde...

La Frase del día

Nuestros Debates

Vocento
rss
Elecciones 2007