https://static.hoy.es/www/menu/img/emprende-desktop.jpg

Sorapán trabajará para que 75 jóvenes que abandonaron vuelvan a estudiar

Isabel Gómez, Valle Gómez y Aida Pérez, de Sorapán./J. V. Arnelas
Isabel Gómez, Valle Gómez y Aida Pérez, de Sorapán. / J. V. Arnelas

El programa de motivación juvenil tiene continuidad tras el éxito de la experiencia piloto del año pasado

ANTONIO GILGADOBadajoz

Al abandonar los libros, la primera puerta a la que llaman es a la del Sexpe. Pero apuntarse como demandante de empleo con menos de 18 años y sin la ESO equivale a meterse en un callejón sin salida.

No cumplen el requisito mínimo para las ofertas y quedan fuera de los itinerarios para aprender un oficio. Lo más recomendable es volver a clase e intentarlo de nuevo.

El Sexpe puso en marcha el año pasado un programa piloto de orientación personal para los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Tuvo tanto éxito que ahora se repite.

La Fundación Sorapán de Rieros trabajará durante este año con 75 jóvenes de la ciudad que fracasaron en el instituto, no tienen trabajo y corren serio riesgo de caer en la exclusión social, según el programa regional diseñado por la Consejería de Educación y Empleo.

La coordinadora, Aida Pérez, y las técnicas de orientación, Isabel Gómez y Valle Gómez, son las encargadas de Sorapán que trabajan en este programa. Las tres huyen del termino 'ni ni' que tanto ha estigmatizado al colectivo. Creen que muchas veces, detrás de un joven que no quiere estudiar ni trabajar hay problemas serios de desmotivación por problemas familiares.

Atraviesan una edad complicada y el sistema educativo reglado expulsa a los que no encajan.

Argumento del proyecto

Javier Luna, secretario general de empleo, explica el argumento que les llevó a idear el proyecto Itaca. «Nuestros orientadores detectaban al hablar con ellos que con 18 años ya se sentían fracasados cuando se inscribía en nuestro servicio. Necesitaban un itinerario de motivación antes que de formación».

Más del 40% de los 300 jóvenes del programa piloto regresaron al sistema educativo. Volvieron a la ESO o se matricularon en la FP básica con la voluntad de acabarla. Luna se convenció el día que asistió a la clausura del programa y uno de los participantes tomó la palabra para decir que ya sabía lo que quería hacer en su vida. «Entendí que la iniciativa merecía la pena», aseveró.

Para extender el proyecto, el Sexpe sacó recientemente una convocatoria para que organizaciones que trabajan habitualmente con población juvenil diseñen un itinerario de refuerzo y motivación tras el fracaso escolar. Radio ECCA lo hará en Cáceres, Sorapán en Badajoz y Fundación Atenea en Mérida y el resto de la provincia de Badajoz.

Irene Orejas es una de las monitoras que estuvo en la primera edición con Atenea. «Sin la ESO no van a poder trabajar de nada. Se sienten incapaces, se ven fuera del sistema y no hacen nada por despejar su futuro».

La primera tarea, por tanto, pasa por motivarles para que encuentren algo que les interese. Trabajo psicológico a partir de talleres dinámicos y entretenidos. Música, vídeo, cómics o deporte para reforzar habilidades sociales básicas. También hay visitas a empresas, cursos para aprender algún oficio o charlas de profesionales para que conozcan las opciones del mercado laboral. En todo este proceso, explica Javier Luna, se busca el momento clave en el que los chicos se sientan con un monitor de confianza y diseñan su plan de vida. En el momento en que son capaces de redactar qué quieren hacer y hacia dónde van a dirigir sus esfuerzos ya han dado un paso adelante decisivo. «Algunos necesitan un mes y otros varios meses. Cada uno madura a su ritmo, por eso trabajamos durante un año con ellos». Irene Orejas coincide en ese mismo diagnóstico. Depende de cada caso.

El año pasado, recuerda, alguno dejó el programa a medias y después se reenganchó con éxito. «Hay que ser muy constante con ellos». Desde la Junta avalan el éxito porque parten de un diagnóstico personalizado y buscan acomodo a cada caso en los diferentes itinerarios de formación que tiene el Sexpe. La experiencia del año pasado, aclaran desde la consejería, demuestra que la dinámica con grupos reducidos tiene más posibilidades de éxito. En Sorapán apuestan por una doble vía. Por un lado rescatan competencias genéricas como la creatividad, la toma de decisiones o la resolución de problemas. Y por otro, cumplir objetivos a corto plazo de cara a un empleo futuro. Luna cree que el paro juvenil se ataja con medidas preventivas e innovadoras.