https://static.hoy.es/www/menu/img/emprende-desktop.jpg

El Punto de Atención Empresarial ayuda a crear más de 300 empresas en Badajoz

Luis Gómez consulta dudas con una técnico del PAE de Badajoz./C. Moreno
Luis Gómez consulta dudas con una técnico del PAE de Badajoz. / C. Moreno

El servicio de la Junta se puso en marcha en mayo de 2013 en los nuevos edificios del campus universitario

A. GILGADOBadajoz

Alejandro Fernández. 28 años. DJ de profesión desde hace cuatro. La semana pasada se pasó por el Punto de Atención Empresarial del campus para firmar la constitución de su empresa.

Esa misma mañana también estaba citado en la oficina del campus Luis Gómez. Bajo el brazo, los últimos retoques a su plan de viabilidad. Acumula años como asalariado de productoras audiovisuales y se ve capacitado para tener la suya propia.

Alejandro y Luis reconocen que llegaron con determinación, pero llenos de dudas. José Juan González se encarga de resolverlas. Forma parte del equipo técnico de este servicio que abrió la Junta de Extremadura en Badajoz en mayo de 2013 como apoyo a los emprendedores.

Habla de un perfil muy variado, desde estudiantes en último curso a recién titulados o trabajadores en edad de jubilarse. El 2018 lo cerraron con más de 300 empresas constituidas. «Cada vez más gente nos va conociendo».

A Alejandro, por ejemplo, le habló de esta opción una amiga que se hizo autónoma antes que él. «Buscaba, sobre todo, que me ayudaran a solicitar la ayuda». Estudió magisterio de Educación Física en Badajoz y Ciencias del Deporte en León, pero su primer sueldo se lo ganó con la música.

Empezó hace cuatro años a pinchar en discotecas de la ciudad y en eventos. Era algo ocasional, pero fue ganando clientes y quiere encaminar su vida profesional en este mundo. El problema es que solo le contratan por horas cada viernes o sábado y a largo plazo apenas reza como cotizante. «No es una situación recomendable para alguien con perspectivas de futuro. Tienes que cotizar. No quiero llegar a los 40 años habiendo cotizado cinco».

En el Punto le han ayudado a tramitar la subvención de 7.500 euros a la que tienen derecho los nuevos autónomos de Extremadura. En parte, la dedicará a pagar las cuotas mensuales. Empieza con una asignación flexible de poco más de 70 euros que irá subiendo con los meses hasta llegar a los 300.

Dudas

A Alejandro le han bastado tres consultas con el técnico del PAE para echar a andar. Luis Gómez también ha resuelto sus dudas en poca citas para dar forma a su productora. Conoce el sector, el servicio que va a prestar y los posibles clientes. «Busco no depender de terceros». Agradece, sobre todo, la gestión burocrática. «Te das cuenta que lo de montar una empresa no es tan complicado como parece en un principio». Su subvención la dedicará a comprar material.

Alejandro y Luis han empezado desde cero, pero hasta el PAE también acuden empresarios ya consolidados para asesorarse de las nuevas líneas de financiación que van saliendo o para operar fuera de España, algo habitual entre los emprendedores de Badajoz con miras en Portugal. «Aunque el año pasado se constituyeron aquí 300 empresas, atendimos a muchas más gente. Algunos vienen con una idea que después no materializan y otros simplemente se asesoran pero luego siguen por su cuenta».

El acompañamiento, explica el responsable del PAE de Badajoz no se limita solo a la primera fase, hay también un seguimiento posterior. Cada cierto tiempo se reúnen con los usuarios para ver como se desarrolla la empresa. «No se trata de montar y olvidarnos de ellos, estamos en todas las fases».

Por su experiencia en estos seis años de servicio, José Juan distingue varios tipos de emprendedores. Hay quien lo hace por vocación, gente que deja su trabajo para cumplir su sueño.

Otros lo intentan por mera subsistencia. Tras varios años en el paro y sin prestación, de algo tienen que vivir. Algunos lo hacen antes de empezar a cobrar el subsidio y lo capitalizan como inversión. «Tenemos de todas las edades, desde gente mayor a chicos jóvenes. En los institutos y en la universidad se habla cada vez más del emprendimiento y eso se nota». En todos los casos, el esquema de trabajo se repite. Piden estudiar con detalle su plan de empresa. «No podemos hacer un negocio viable. Ojalá pudiéramos repartir modelos de negocio viable para todo el mundo, pero sí podemos hacer que su idea de negocio mejore». Insiste en que lo determinante no es siempre la idea, sino la persona que la ejecuta. Una misma idea, aclara, según quién la desarrolle, puede salir bien o mal. Y pone como ejemplo la acumulación de bares o fruterías en cualquier acera. Siempre hay quien tiene más cuota de mercado que los demás.