https://static.hoy.es/www/menu/img/emprende-desktop.jpg

La escuela profesional El Molino I de Villanueva culmina con la formación de 30 personas

Participantes en la escuela con el alcalde. :: f. h./
Participantes en la escuela con el alcalde. :: f. h.

FRAN HORRILLO

Con la entrega de diplomas ha finalizado su actividad la escuela profesional El Molino I, en la que se han formado un total de 30 personas en dos especialidades, albañilería y electricidad. Una escuela profesional que comenzó en diciembre del 2017.

A través de estas dos especialidades se han desarrollado diversos trabajos visibles en la localidad. Concretamente, en albañilería, se han realizado la limpieza y puesta a punto del antiguo molino ubicado en la Avenida Juan Antonio Dorado Segura, uno de los muchos molinos de aceite que la ciudad tuvo y que con el paso del tiempo cayó en desuso.

En estos meses los principales trabajos se han centrado en la zona exterior, con consolidación de muros, recuperando el cerramiento perimetral del molino y sus dependencias, así como de los espacios en los que se iban depositando las aceitunas para posteriormente pasar al molino. Gran parte de la maquinaria original del molino está y en la segunda fase de la escuela se recuperará.

También se han llevado a cabo trabajos como la construcción de un muro o la preparación de varios atrojes.

En cuanto a los alumnos de electricidad, han trabajado en la centralización de contadores, han instalado una línea subterránea para abastecer la corriente del molino que mide más de 300 metros, al tiempo que han llevado a cabo trabajos en el alumbrado navideño, en el espacio cultural Rufino Mendoza, en la antigua Cámara Agraria o la casa de la cultura, entre otras.

Al acto de clausura asistió el alcalde Miguel Ángel Gallardo, quien puso en valor el trabajo que han realizado cada uno de los componentes de esta escuela profesional. «Un trabajo que no se ve pero que es muy importante para que escuelas profesionales posteriores continúen el trabajo», afirma.

Segunda fase

De hecho, a principios de noviembre arrancó su actividad la escuela profesional El Molino II. Calderería, carpintería y montaje de construcciones metálicas, pintura decorativa en construcción y revestimiento con pasta de mortero en construcción. Esas son las tres especialidades que se están impartiendo en esta segunda parte de la escuela y en la que participan 45 alumnos repartidos en cada una de ellas.

El acto de clausura de esta primera fase finalizó con una visita al molino de aceite donde los propios alumnos explicaron al alcalde todas las actuaciones que han llevado a cabo desde que comenzó el año pasado.