«Ya no seré noticia si repito como concejal»

Eduardo Castro, primer edil de Vox en la región. /Abel Martínez
Eduardo Castro, primer edil de Vox en la región. / Abel Martínez

Eduardo Castro, que vive en Talavera de la Reina, logró en 2015 ser edil en Helechosa por Vox, el único del partido en la región

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

«Ahora seguro que ya no soy noticia si repito como concejal, que voy a repetir, seguro. Fui pionero pero ahora vamos a estar muy bien implantados en Extremadura». Eduardo Castro Castro (12-9-1959, Bohonal de los Montes, Badajoz) tiene una empresa de instalación de gas y climatización en el municipio toledano de Talavera de la Reina y cuando dice 'vamos' no se refiere a su negocio sino al partido en el que milita.

Hace cuatro años, su nombre tuvo cierto eco en Extremadura porque fue el único edil que obtuvo Vox en la región. Ahora sigue al frente a la candidatura que la formación que preside Santiago Abascal presenta en Helechosa de los Montes, el municipio del que forma parte la pedanía de Bohonal. Su pueblo (60 vecinos) y su municipio (650) están junto al límite provincial con Ciudad Real. A casi 250 kilómetros de la capital provincial pacense. Incrustados en La Siberia, en un hermosísimo paraje del entorno de Cijara, con sus montes y su pantano.

De ahí salió a los 17 años junto a su familia para ganarse la vida. Como muchos helechoseños. Casado con una talaverana, con un hijo que trabaja en su empresa en Talavera y con una hija que lo hace en Reino Unido desde hace siete años, Eduardo se conoce de sobra los 115 kilómetros que separan su lugar habitual de residencia y de trabajo con el que pisa cada periodo de vacaciones y los fines de semana: su casa de campo de Bohonal. Helechosa y Bohonal están a 21 kilómetros.

«Soy una persona inquieta y luchadora. Por eso decidí crear una asociación de vecinos que agrupase a gente de Helechosa y Bohonal para hacer cosas para los dos sitios porque me fui de aquí pero no me olvidé de ellos ni dejé de venir», afirma.

Del colectivo vecinal pasó a la política, «algo que ya se conocía en mi familia porque un tío fue alcalde pedáneo de Bohonal durante 12 años. Y aquí sigo, por vocación» resume este empresario, que asegura estar al día la actualidad de su pueblo «a través de las redes sociales y de la gente que tengo de contacto allí, que hace que conozca las necesidades».

Castro fue presidente del PP local y concejal hace dos legislaturas, cuando la derecha recuperó el Gobierno local. Abandonó el grupo popular a los dos años. «En Helechosa siempre ha ganado más la derecha que la izquierda. Me fui del PP porque me impidieron hacer las cosas bien y por sus intereses personales. Me empujaron a irme a otro partido. La elección fue clara, Vox», incide.

En las elecciones de 2015 encabezó la lista de ese partido. Le votaron 73 vecinos. El 13,52% del censo. Suficiente para ser edil en Helechosa y ser pionero en Vox en conseguir representación en un Consistorio extremeño.

«Quería seguir echando una mano a mis vecinos, aunque mi mujer me dice que si tuviera poco con la empresa, ahora me meto más trabajo. Logré los apoyos suficientes para ser concejal. Sabía que con 70 era suficiente. Ahora se necesitarán menos votos porque el censo es menor. Estoy seguro que Vox sacará un concejal, quizás dos en Helechosa. En las elecciones generales hemos sacado 75 votos», agrega.

En los últimos cuatro años, Eduardo Castro ha asistido a los plenos que cada tres meses se celebran en Helechosa de forma ordinaria y también a los extraordinarios. «Ya tengo preparado el mitin que daré el 24 en la plaza. Ahí contaré a los vecinos mis propuestas, básicamente la de potenciar el turismo rural porque nuestra zona es preciosa. Esa es nuestra gran industria aparte del aprovechamiento forestal. No voy a buzonear nada ni mandar cartas. Ya me conocen», explica. Castro está convencido de que podría compatibilizar «perfectamente» su trabajo en su empresa de instalaciones, que da empleo a 47 personas, con el de alcalde si los helechoseños lo decidieran así.

Reconoce que en su candidatura no van solo personas de Helechosa que no residen allí sino personas de otros municipios sin relación alguna con este de La Siberia. «Es complicado hacer una lista aunque te encuentres con gente afín que luego te vota», indica.

Castro defiende que, aunque la «ideología es importante a la hora de elegir al alcalde, lo es también la persona que va de candidato. Por eso gente de una determinada ideología puede votar a otro candidato». En todo caso, recalca que esa aseveración tiene su límite. Nunca apoyará al candidato del PSOE para ocupar la Alcaldía de Helechosa.